Meryl Streep se sintió miserable durante el rodaje de El diablo viste de Prada

·2 min de lectura

No hay duda de que Meryl Streep es una de las actrices más admiradas y aclamadas de Hollywood. Si sus 21 nominaciones y tres victorias en los Oscars no son suficiente para demostrarlo, lo son la infinidad de míticos papeles que ha interpretado a lo largo de su longeva carrera. Pero a veces, los métodos para sacar a relucir sus dotes interpretativas y conquistarnos con sus personajes pueden ser un tanto extremos, como le ocurrió durante el rodaje de la mítica El diablo viste de Prada.

(Mark J. Terrill; Gtres)
(Mark J. Terrill; Gtres)

Streep fue el alma de aquella mítica comedia de 2006 interpretando el rol de Miranda Priestly, la diabólica jefa del personaje de Anne Hathaway que le valió una de sus muchas nominaciones a la estatuilla dorada. La actriz ha vuelto a recordar cómo fue su trabajo en esta cinta dirigida por David Frankel en un encuentro con sus compañeros para Entertaiment Weekly por el 15 aniversario de la película, donde ha desvelado varias anécdotas del rodaje y cómo fue su proceso de transformación en este icónico personaje del mundo de la moda.

La intérprete declara que se convirtió en una actriz de método para meterse de lleno en el papel y trabajarlo con la mayor veracidad posible, llevando a su día a día la frialdad y dureza de Miranda Priestly. Pero pese a que en pantalla el método se tradujo en excelentes resultados, la actriz calificó esta experiencia como “miserable” y “horrible”. Tanto que ni se volvió a plantear volver a usar esta técnica para preparar sus papeles.

“¡Fue horrible!”, comenzaba admitiendo Streep. “Me sentí miserable en mi tráiler. Podía escucharlos a todos tambalearse y reír. ¡Estaba tan deprimida! Dije: «Bueno, ¡es el precio que pagas por ser la jefe!». ¡Esa es la última vez que intenté algo con el Método!, explicaba.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Anne Hathaway, quien coprotagonizó El diablo viste de Prada interpretando al personaje de Andy Sachs, afirmó durante su intervención que se sintió “intimidada” por el método de Meryl Streep. No obstante, apreció mucho su trabajo conjunto en el set porque sabía que en el fondo la actriz se estaba preocupando por ella e intentando ayudarla a dar lo mejor de sí misma.

“Lo apreciaba porque también sabía que ella me estaba cuidando, declaraba Hathaway. “Hay una escena en la que ella dice: "Eres tan decepcionante como el resto de esas chicas tontas" en la que recuerdo que cuando la cámara me enfocó la presión me afectó. Ese día había tenido mucha fluidez emocional hasta ese momento, pero esa fluidez ya no estaba allí. Recuerdo haber tenido la experiencia de verla observarme, y ella alteró su actuación muy levemente, la hizo un poco diferente, sacó más de mí y me hizo romper cualquier barrera”, explica.

Algo parecido le ocurrió a Emily Blunt, quien pese a lo mucho que se cerró la actriz con ellos durante las grabaciones, nunca dejó de considerarla como una persona “sociable y divertida”. De hecho, admite que Streep no se volvió completamente inaccesible en el rodaje, puesto que la gente se acercaba a ella para hablar de sus experiencias más divertidas en el set mientras la actriz simplemente se limitaba a escuchar sin interactuar. 

Sin duda, un método muy extremo de actuación que incluso para alguien con una trayectoria como la de Meryl Streep habría sido demasiado exagerado.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente