Merche vuelve a tropezar con la misma piedra: Álex de OT y Arturo Requejo, dos perfiles con mucho en común

El amor es complicado y no siempre se elige a la persona más adecuada para vivir hasta el final de nuestros días a su lado. También es cierto que hay ocasiones en las que nos centramos en elegir ciertos perfiles como pareja que quizá no sean los más apropiados para una historia de amor de cuento de hadas. Algo así le podría haber sucedido a la cantante Merche, que parece empeñada en enamorarse de hombres que parecen cortados por un mismo patrón. Y la verdad es que visto el final de sus relaciones, quizá sea el momento de cambiarlo.

MADRID, SPAIN - MAY 09: Merche attends 'Bailando Con Las Estrellas' TVE photocall on May 9, 2018 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Siempre discreta con su vida privada, Merche ha luchado desde que era muy joven por hacerse un hueco en el mundo de la música gracias a su talento, su tesón y su profesionalidad. Siempre ha huido de los escándalos, las exclusivas y se ha cuidado mucho para no aparecer en las portadas de las revistas del corazón. Pero no siempre le ha sido posible mantenerse al margen. La primera vez que vimos a Merche con una pareja fue al lado de Álex Casademunt a principios de la década de los 2000.

En ese momento, Álex acababa de salir de la primera edición de Operación Triunfo y era todo un ídolo entre las jovencitas españolas. Su sonrisa picarona, su arte para la seducción, su simpatía, su aire ‘canalla’ y su manera de bailar, convirtieron al triunfito en todo un objeto de deseo para millones de españolas que querían acercarse a una de las estrellas emergentes salidas del concurso de talento de Televisión Española. Álex había mantenido un romance durante el programa con su compañera Verónica Romero, aunque ellos no lo confirmaron hasta años después durante el reencuentro de OT1 en TVE.

Cuando Merche y Casademunt se enamoraron ella ya era una estrella en el panorama musical. Su canción No me pidas más amor sonaba en todas las discotecas y verbenas populares a lo largo y ancho del país. Álex vivía también las mieles del éxito yendo de un lado a otro con conciertos y entrevistas en televisión. Los triunfitos copaban las revistas, programas y las listas de éxitos de las radios. Estuvieron juntos cuatro años pero lo suyo no tuvo un final feliz.

Aunque ella nunca ha querido hablar de esa relación, hace un par de años contaba en una entrevista que estando con Álex se hizo un tatuaje y que ya en ese mismo momento no veía clara la continuidad de su historia de amor. “Me he quitado la inicial de Álex, mi exnovio. Mientras me lo hacía ya sabía que me lo iba a borrar. Muchos 'merchitos' (nombre que reciben sus fans) se hicieron el mismo tatuaje y ahora también se lo han quitado”, explicaba. Nunca supimos los motivos de su ruptura aunque muchos rumores apuntaron entonces a las supuestas deslealtades del cantante, con fama de mujeriego, que es además siete años más joven que Merche.

De hecho, Álex no ha vuelto a encontrar la estabilidad en el amor. Años después mantuvo un romance con la modelo Noelia López tras concursar ambos en Expedición Imposible y en 2018 se enamoraba de una joven desconocida llamada Laia con la que ha tenido una hija, Bruna. Con Laia las cosas tampoco fueron un mar en calma, ya que se separaron durante el cuarto mes de embarazo de ella y volvieron al nacer la niña. Su amor apenas duró unos meses más. Pero es que Álex se ha visto envuelto en otras polémicas: desde un video sexual que circuló por los platós de televisión hasta una pelea en una fiesta tras la que terminó en comisaría.

Además, el excomponente de Fórmula Abierta se vio envuelto en un caso de supuestos malos tratos a su entonces pareja, Lucía Sánchez, que le denunciaba en 2014 por presuntos malos tratos, coacciones y amenazas. En un principio, la ex participante de Mujeres, Hombres y Viceversa reculó y retiró la denuncia pero finalmente decidió seguir adelante con ella. Álex pidió entonces para ella 4 años de cárcel por un total de seis delitos que incluían lesiones, amenazas e injurias. “Yo estaba en casa con una amiga, y Lucía, con la que solo me veía en plan rollete se presentó en casa y se lió una muy gorda. Ella me dijo: “Mi padre tiene los mejores abogados y hoy duermes en el calabozo”. Y así fue", relataba el cantante en una revista. "Es durísimo que te traten de maltratador. Yo siempre he respetado mucho a las mujeres. Han sido muy importantes en mi vida. Además, me he sentido juzgado. Se me han cerrado muchas puertas por esto", comentó.

Merche nunca habló de Álex y poco después comenzó a salir con Arturo Requejo, un personaje televisivo muy parecido al extriunfito en su forma de actuar. Arturo comenzó a ser conocido en Gran Hermano 11 por mantener una polémica relación con Indhira con la que vivió un tórrido romance lleno de edredoning, celos y peleas. Mujeriego como Álex, con un toque ‘macarrilla’ como el cantante, seductor, simpático y con algo muy claro en su vida: él siempre ha querido ser un hombre libre. Vamos, un perfil casi casi igualito al de Casademunt.

Pero Merche volvió a caer rendida ante el atractivo del concursante de GH y él se la ‘cameló’ con sus ojos verdes, su labia y su manera de disfrutar de la vida en absoluta libertad. “Recuerdo el inicio de la relación como una locura. Mi imagen era radicalmente distinta a la suya y fue duro porque en mi entorno laboral lo que querían, lo que parecía que me tocaba, era salir con un futbolista, que parecía más glamuroso. Arturo era un problema y un futbolista era un además. Pero yo es que a los futbolistas que he conocido... en cinco minutos me he aburrido”, decía la cantante.

Con el anuncio sorpresa de su ruptura el pasado fin de semana, algunas fuentes cercanas a Merche han comentado que las peleas con Arturo eran una constante en su día a día. “Arturo y Merche han durado siete años pero ambos tienen claro hoy en día que su relación realmente podría haberse terminado a los dos años. En los últimos tiempos todo eran discusiones, había mucha tensión en la casa y no se llevaban bien”, explicaban en El Español.

Él quería urdir un plan y estaba buscando la posibilidad de hacerse una revista o un Deluxe para contar su ruptura con Merche. Además, a mucha gente le ha dibujado una cara desconocida de Merche. Arturo habla de ella como una mujer que siempre está triste y con la que no tenía vida íntima”, añadían dando buena cuenta de que la historia idílica que ellos nos habían vendido no había sido así en la realidad. Dos historias muy distintas pero con dos hombres que comparten su fama de mujeriegos, un punto de chulería y un carácter fuerte y dado a las discusiones.

Fue nominada a un Grammy

Pero Merche es mucho más que sus relaciones sentimentales. Nacida en Cádiz hace 45 años, Mercedes Trujillo siempre tuvo claro que lo suyo era la música. Su padre era comparsista del Carnaval de Cádiz y le inculcó desde niña el amor a los escenarios. Sus primeros pasos los dio en el concurso Eurocanción, que tenía como objetivo encontrar al artista que representara a España en el Festival de Eurovisión del año 2001. En 2002 se daba a conocer con No me pidas más amor, una canción incluida en el disco Mi sueño que fue banda sonora de Gran Hermano y de la serie andaluza Arrayán.

En 2003 lanzaba Auténtica, luego llegaron Necesito Libertad, Cal y Arena y Acordes de mi diario, con el que debutó en el número uno en la lista de ventas. En total cuenta con siete álbumes de estudio y también ha sido jurado para seleccionar al representante de España en Eurovisión 2011y 2014 y en Tú sí que vales en Telecinco, además de haber sido la presentadora de Cerca de ti en Canal Sur.

Su carrera siempre ha ido sin prisa pero sin pausa y se le ha reconocido el trabajo. Tiene seis Premios Cadena Dial, varios Discos de Oro y fue nominada a los Grammy. Ha compuesto para muchos artistas españoles como Jorge González y ha hecho duetos con cantantes internacionales de la talla de Luis Fonsi o Alejandro Fernández. Merche es un icono para la comunidad homosexual que la venera y tararea sus canciones cada año en la fiesta del Orgullo.

Una gran deuda con Hacienda

También ha tenido momentos difíciles. En sus primeros años, Merche amasó una pequeña fortuna que invirtió en algunas propiedades, pero una mala gestión de su mano derecha en aquellos años hizo que tuviera que luchar para no perder su casa por la deuda contraída con Hacienda. Hasta un millón de euros llegó a deber al erario público y su empresa, La Merche de Cádiz, entró en un concurso de acreedores en 2017. Finalmente tuvo que vender su casa de más de 200 metros cuadrados en Villaviciosa de Odón e irse a vivir a la sierra madrileña a la casa de Arturo.

Sin duda, lo mejor de la vida para Merche es su hija Ambika, a la que adoptaba en la India en 2014, poco después de iniciar su relación con el exgran hermano. Seguro que en estos momentos en los que su nombre ha salido a la palestra, sin ella desearlo, por el Merlos Gate, la artista se habrá refugiado en el cariño de la pequeña y sus seres más queridos.

Más historias que te pueden interesar: