Mercedes Milá: "Hablar de caca todavía cuesta cuando en realidad a través de ella he sabido lo que me pasa"

Por Paula Olvera.-Mercedes Milá ha regresado a la televisión y lo ha hecho por todo lo alto en Movistar+. La veterana periodista se encuentra al frente de Scott & Milá, el nuevo programa de la plataforma de pago que tiene como protagonista a la inolvidable presentadora de Gran Hermano, desnudando sus sentimientos delante de los espectadores como nunca antes, y su perro, un schnauzer de casi cinco años que le ha robado el corazón. Esto fue lo que nos contó a los medios congregados en la presentación de este nuevo formato dirigido por David Moncasi.

Mercedes Milá (©Movistar+)

-Lo primero de todo. ¿Cómo te encuentras?
Estoy bien. Si me hubierais visto hace un tiempo comprenderíais lo contenta que estoy de estar así. Lo contenta que estoy de encontrarme bien, de tener fuerza, de tener energía, ilusión y curiosidad otra vez. Estoy súper ilusionada con esta nueva aventura en Movistar+.

-¿En algún momento del proceso de creación del programa llegaste a temer que no llegase a buen puerto?
Temer no porque es un programa grabado que no tienes el límite del tiempo, no tienes que entrar en directo un día sino que puedes permitirte trabajar y pensar y reunirte. Lo que no entendía bien es lo que María (Ruiz) me decía, o sea, lo que ella quería de emoción. No os podéis imaginar lo horrorosa que estoy porque no me daba cuenta e iba con leggings y una camisa con las petacas marcando y con el pelo ni se sabe cómo. Mi estilista de Telecinco, de Gran Hermano, cuando vea el programa me dirá: “¿Pero tú de qué vas?”. Es que es esto la esencia del programa, por lo tanto para adelante.  Estoy al servicio del formato que, vuelvo a decir, al principio me costaba pero la confianza en esta mujer es muy grande.

-Con lo mal que empezasteis ¿no?
Empezamos fatal en la librería + Bernat cuando estábamos Jesús (Calleja) y yo grabando para el programa del Polo Norte. De repente aparece una tía y dice “el guion está para algo”. Yo pensé: “¿esta borde quién es?”. Nadie me la había presentado. Llegamos al aeropuerto y veía que venía con nosotros. Subimos al avión y estaba sentada a mi lado. Empezamos a hablar y fuimos encontrando que su vida y la mía se parecían una barbaridad: catalanas, menorquinas de adopción… y nos fuimos acoplando hasta hoy. Ahí empezó una amistad que yo estoy feliz de tener porque es muy difícil conseguir amigos tan íntimos cuando eres ya muy mayor y encima trabajar.

-¿Cómo te ves tú en Scott & Milá?
Me emocionó la primera vez que me vi. Y le dije a María: “¿Así soy?”. Porque yo me he visto mucho en televisión, me he corregido cantidad de cosas y me veía los programas. Y me emocionó porque pensé que es bonita esta imagen distinta, tan comprometida con los espectadores y tan desnuda. En general yo creo que se consigue enseñar emoción y contagiar ganas.

-¿Cuál ha sido el momento más especial que has vivido en lo que lleváis rodado?
Lo más emocionante fue el día que fui a ver a mi ahijada chimpancé. A mí me habían dicho que no te podías acercar a ese animal porque te tiraba piedras. Ella está acostumbrada a ser la reina del mambo, pero ese día yo me acerqué a la jaula y ella sacaba la mano, con las uñas negras, yo se la cogía y le hablaba. Estuve explicándole: “yo no soy la que era cuando vine aquí la primera vez” y el bicho se quedó pegadito a la jaula y le empecé a acariciar. Fue extraordinario, un momento que no me olvidaré en mi vida.

-¿Qué has aportado tú al programa?
David Moncasi, que es el director del programa, va pillando cosas. Yo aporto lo que puedo. Prefieren que yo lo viva en primera persona. Por ejemplo, Xevi Verdaguer es un genio de la vida y lo que hace es análisis de heces y, a partir de ese análisis, es cuando te dice “tienes que cambiar esto”. Es el último grito de la Medicina, la neuropsicoinmunología. Dije qué mejor que mi propia caca para que vea que quiero que realmente tome en cuenta lo que le voy a decir y escuchar. No se lo dije a nadie y me imagino al equipo cuando yo, de repente, cojo de la bolsita y saco un chori y lo pongo. No se lo podía creer. Pensé que era lo más coherente. Es verdad que hablar de caca es un tema que todavía cuesta cuando en realidad a través de ella he sabido mucho de lo que me pasa. Es la medicina puntera que ahora mismo está abriendo caminos nuevos.

-¿Cuál es tu idea para el programa que preparas sobre mujeres?
El hecho de hacer un programa de mujeres, con una apuesta tan clara, de decir no es el momento para que ellos digan nada sino que es el momento para escucharlas a ellas.

-Anteriormente habías trabajado en formatos más largos. ¿Qué ventajas le encuentras a un programa mucho más reducido?
No tiene nada que ver hacer un directo de 4 horas con un programa de 50 minutos grabado. La suerte es que el programa de 50 minutos tiene red, o sea, tienes a unos geniales editores que van colocando las cosas donde tienen que ir y si te equivocas, o dices una bestiada, la gente no lo va a ver porque me cuidan mucho evidentemente.

-¿No te da la sensación de que el programa se queda corto, de que quedan cosas por contar ya que no caben?
Sí, quedan cosas. Yo echo de menos cosas porque las he hecho y no las veo. Pero como tampoco estoy en edición ya me he mentalizado. La grabación del cementerio, donde me dio un ataque horroroso, no está porque era un cementerio de perros y yo en la tumba 1 ya empecé a llorar. Me acuerdo que había un chico que estaba limpiando la tumba de su perro y lloraba y yo lloraba más que él.

-¿Te gustaría seguir explorando este camino en televisión?
No lo sé. Hay que dejar que las cosas fluyan de forma natural. Nosotros tenemos el compromiso con Movistar+ de hacer 8 entregas y cuando pasen esas entregas será cuando ellos digan si les interesa más o lo que sea. Yo en este momento me siento de Movistar+ así que si estoy contenta no me muevo.

-¿Qué crees que le está pasando a la televisión que adolece de los formatos que no son novedosos?
Soy muy mala teorizando sobre la televisión, entre otras cosas porque para poder hablar en serio de esto tendría que ver mucha televisión y no es el caso. Yo soy de las personas que se ha traspasado al iPad o al ordenador para ver televisión. La televisión en mi casa, lo que es propiamente el televisor, no lo enciendo casi nunca. Lo que sí creo es que hay una oferta inmensa, que además se amplía a todos los canales de otros países.

-¿Qué consumes en tu iPad?
A (Jordi) Évole lo veo asiduamente y a Andreu (Buenafuente). Al golfo de (David) Broncano lo veo y a Jorge (Javier Vázquez) me gusta verlo. Me gusta seguir lo que hace y cómo evoluciona. Y la serie por excelencia: Merlí. Ha sido mi gran descubrimiento y pasé a ser fan del actor. Me lo encontré un día en Barcelona y me tuve que apoyar en la pared porque casi me mareo. Me parece una serie extraordinaria.

Para seguir leyendo:
Mercedes Milá llega a la televisión de pago: así es el programa Scott & Milá
Mercedes Milá vuelve a la televisión con más energía que nunca: “El miedo hay que desterrarlo”

Imagen: ©Movistar+