"El mercado chino de acciones A cuenta con 8 billones de dólares de capitalización bursátil"

Estrategias de Inversión
·7 min de lectura

-Diferentes organismos han publicado previsiones bastante alentadoras sobre la economía china tras el coronavirus. De la mano de esos crecimientos, ¿la renta variable del gigante asiático puede ser uno de los activos más interesantes en los próximos años?

China va a ser de las pocas economías a nivel global que escapen de los números rojos durante este 2020. Estimamos que crecerá ligeramente por encima del 2% en este año, teniendo en cuenta que Estados Unidos caerá por encima del 3,5% y en Europa alrededor del 7,5%, es un diferencial muy importante. La razón es que China ha sido de las mejores economías en gestionar el impacto de la pandemia, lo que ha permitido caer menos y crecer más rápido que el resto a nivel global. 

Esto tiene un impacto directo sobre diferentes clases de activos. La renta variable probablemente sea el más destacado. Hemos visto que, como consecuencia de la pandemia, muchas de las dinámicas que habíamos detectado no han hecho más que acelerarse, por lo que es un contexto bastante interesante.

-¿La existencia de diferentes tipos de acciones,  la falta de transparencia o la poca presencia de inversores institucionales incrementan la volatilidad respecto a la renta variable de los países desarrollados? ¿En qué situación se encuentra respecto a otros países emergentes?

Efectivamente. El mercado chino es complejo. Tiene dinámicas muy específicas y una estructura muy particular. El hecho de que el mercado doméstico esté dominado por los inversores minoristas o retail hace que, en determinados momentos, la volatilidad de este mercado, sobre todo de las acciones A, pueda ser superior a la de otras partes del mercado chino o a nivel internacional.

Desde UBS Asset Management estimamos que, aproximadamente, un 85% de la rotación en el mercado de acciones A proviene de estos inversores, cuyo periodo de tenencia es mucho más corto que el de los institucionales, en algunos casos de solo algunos días. 

Esto genera volatilidad pero también, oportunidades de inversión. Con lo cual, tienes un equipo de gestión de análisis adecuado, con los recursos suficientes, sobre el mercado, es un terreno muy fértil para generar alfa de forma recurrente.

También es importante destacar que, precisamente porque las dinámicas de este mercado son diferentes a las de otras partes del mercado en China, el nivel de correlación de este mercado de acciones A en China es muy inferior al de otros.

Por ejemplo, si comparamos este mercado de acciones con respecto a la renta variable asiática, vemos un nivel de correlación de apenas el 0,40. Esto baja a niveles hasta 0,36 si lo comparamos frente al mercado de renta variable americano.

Es importante destacar que el tamaño de este mercado es de 8 billones de dólares de capitalización bursátil, con alrededor de 3.500 compañías cotizando allí. Desde ese punto de vista, las oportunidades de inversión, comparado con otros segmentos del mercado chino o con otros países dentro de mercados emergentes, son muy amplias e interesantes para el inversor tradicional.

-En los últimos años, el peso de China en los índices internacionales. ¿Se mantendrá esta tendencia en el futuro? ¿De qué manera afecta a los mercados?

Sin duda. El peso relativo de China en los índices internacionales no ha hecho más que crecer durante los últimos años, pero queda mucho camino por recorrer.

Si analizamos cuál es el peso relativo de la economía china a nivel global, tanto en términos de porcentaje de PIB, que es de un 18%, como en términos de aportación de China al crecimiento global, siendo el mayor contribuidor, vemos que China está claramente infrarrepresentado en los índices globales. A día de hoy, en el MSCI ACWI China pesa algo más de un 4%, mientras que EE.UU. pesa más del 55%.

Con lo cual, aunque se haya recorrido cierto camino, pensamos que queda más parte del camino por recorrer. Este efecto, si cabe, es más acusado en las acciones A. El MSCI empezó a incluir en junio de 2018 estas acciones en los índices internacionales, de forma muy gradual. A día de hoy, si tomamos un índice muy representativo de mercados emergentes como el MSCI Emerging Markets, las acciones chinas A pesan entre un 4-5%. Si verdaderamente se representase ese peso en términos de capitalización bursátil relativa, ese peso crecería hasta el 15%. Esto haría que China representase más de un 40% a nivel de MSCI Emerging Markets en términos globales.

-En UBS, ¿qué tipo de estrategia de inversión consideráis la más adecuada para un mercado como el chino en este momento?

China es un foco de oportunidades de inversión tremendamente importante. Dentro de China, el mercado de acciones locales A es uno de los más atractivos desde la perspectiva del inversor internacional.

Nosotros abogamos porque dentro de esa exposición a renta variable china, el segmento de acciones locales juegue una parte importante. Esto se puede hacer de dos maneras. Por un lado, elegir un vehículo que invierta específica y exclusivamente en acciones A o, por otro, elegir un vehículo que pueda moverse con libertad dentro de todo el mercado de renta variable chino, en el que las acciones A juegan un papel muy importante.

Si optamos por la primera opción, la solución dentro UBS Asset Management se llamaría UBS China A Oportunity. Es un fondo que hemos transformado hace un par de meses en formato UCITS pero que llevamos gestionando desde 2007, donde tenemos alrededor de 5.000 millones de dólares en activos bajo gestión. Es probablemente, dentro de nuestra gama de fondos de inversión, la estrategia que mayor capacidad de generación de alfa ha demostrado. 

Si tomamos los últimos cinco años, esta estrategia ha batido a su índice en un 20% en términos netos anualizados. Es difícil encontrar estrategias o clases de activos que tengan esa capacidad de generación de alfa y además con menor volatilidad que el mercado subyacente.

Si, al contrario, pensamos que una exposición específica a acciones chinas es demasiado concreto, podemos optar por dotar al equipo de gestión de la libertad de moverse entre diferentes segmentos del mercado de renta variable en China y, en ese caso, la solución dentro de UBS AM se llama UBS All China.

Es una estrategia más reciente, lanzada a mediados de 2018 que, en poco más de dos años y medio, ha logrado crecer hasta los 4.000 millones de dólares, cuya capacidad de generación de alfa está más que probada.

En términos anualizados desde el lanzamiento, hemos conseguido batir al índice en un 8% en términos netos y con menor volatilidad del mercado subyacente.

-UBS ha mejorado su oferta de inversión en acciones A de China. ¿Por qué consideráis este tipo de activos atractivo para el inversor?

Porque es un segmento del mercado poco explorado, poco analizado, infrarrepresentado en los índices internacionales. Solo a partir de ahora, los inversores internacionales están pudiendo acceder a él. El desarrollo de tecnología, como el Stock Connect, una plataforma tecnológica que conecta las bolsas de Hong Kong, Shanghai y Shenzhen, que es donde cotizan estas acciones A, es un avance. 

No solo basta con tener el activo, también se necesita el equipo, los recursos, el modelo de gestión adecuado, para gestionar este tipo de estrategias. A nosotros nos llena de satisfacción el poder ofrecer al mercado español e internacional una fuente de rentabilidad y de alfa tan relevante como son las acciones A en China.

-La estrategia, lanzada en 2007, está ahora disponible en formato UCITS a través del UBS (Lux) Investment SICAV - China A Opportunity. Con un enfoque bottom-up, ¿qué proceso de selección de valores sigue el fondo?

Esta estrategia no difiere mucho de cómo abordamos la inversión en renta variable china para otras de las que componen la familia de soluciones dentro de esta clase de activo. Nos apalancamos en un equipo de inversión y análisis local muy amplio con mucha experiencia a la hora de analizar, con el proceso bottom-up, y seleccionar los líderes en cada una de las industrias que están involucradas en grandes megatendencias a las que está asistiendo el mercado chino. Por ejemplo, el desarrollo del comercio online, la urbanización, el envejecimiento poblacional, la automatización, etc.

Es necesario tener una presencia local allí para poder explotar todas esas oportunidades de inversión y esto es lo que intentamos hacer a través de este fondo.