La mentira de un pizzero condena a todo un estado australiano a un confinamiento

M. J. Arias
·3 min de lectura

El estado de South Australia (Australia Meridional) lleva confinado varios días por culpa de la mentira del trabajador de una pizzería en Adelaide que dio positivo por coronavirus y al ser preguntado aseguró que solo había ido al local como cliente. Su mentira complicó el trabajo de los rastreadores, según informa la BBC citando medios australianos.

El hombre dijo que solo había ido a la pizzería a comprar una pizza en lugar de explicar que trabajaba allí por turnos.  (Foto: Getty Images)
El hombre dijo que solo había ido a la pizzería a comprar una pizza en lugar de explicar que trabajaba allí por turnos. (Foto: Getty Images)

Australia es uno de los países donde se han tomado medidas más restrictivas para frenar el avance del coronavirus y donde sus autoridades han apostado por un sistema de rastreo potente que ha funcionado. Desde que fue declarada la pandemia, el país ha registrado cerca de 900 muertes y 28.000 infecciones. Unos números muy alejados de las cifras dramáticas de otros países, que han llegado a alcanzar esa cifra solo en un día.

Por eso ha molestado tanto la mentira de este pizzero. Porque, como han explicado las autoridades, de haber contado la verdad los rastreadores habrían dado mucho antes con sus contactos atajando una situación que ha provocado el confinamiento del estado desde este miércoles después de registrar 36 positivos por coronavirus en unos pocos días tras jornadas libres de casos.

Estamos absolutamente furiosos con las acciones de este individuo y observaremos con mucho cuidado las consecuencias que habrá”, ha avisado el premier de South Australia, Steven Marshall. No ha dado más detalles sobre si la mentira tendrá consecuencias para quien la dijo, pero el comisionado de policía de Australia Meridional Grant Steven ha señalado en este sentido que no existe una “pena asociada a decir mentiras”.

De momento, quienes han pagado las consecuencias de la misma han sido todos los ciudadanos del estado al verse confinados. “Si esta persona hubiera sido sincera con los equipos de rastreo de contactos, no hubiéramos entrado en un bloqueo de seis días”, ha sentenciado Marshall.

El problema ha sido, como indica Stevens en las declaraciones recogidas por la BBC, que las autoridades partían de una premisa falsa, la de que “esta persona simplemente había ido a una pizzería, con una exposición muy corta y se había marchado habiendo contraído el virus”.

Sin embargo, la realidad era otra y el escenario distinto. “Ahora sabemos que es un contacto muy cercano de otra persona que ha sido confirmada como positiva con COVID. Ha cambiado sustancialmente la dinámica”, ha comentado el responsable policial.

El cierre del estado se impuso el miércoles con la idea de prolongarlo durante seis días, aunque las autoridades han anunciado que será levantando este mismo sábado ya que en el último día solo han sido detectados tres nuevos positivos.

Ante la posibilidad de que algún ciudadano molesto acuda al local donde trabaja este hombre después de que algunos medios publicasen cuál era y puedan darse represalias de algún tipo, Stevens reconoció que “hay todo tipo de cosas que estamos considerando en este momento".

EN VÍDEO | La crisis climática alargará temporadas de incendios extremos en Australia