Menchu, la abuela de Letizia, confiesa su mayor vicio

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos


El 16 de enero, Menchu Álvarez del Valle cumple 92 años. Ante la cercanía de una fecha tan especial, la abuela de la reina Letizia ha concedido una entrevista muy especial a Carmen Duerto en la que desvela cuál es su mayor vicio y cómo es su vida en la pequeña aldea asturiana de Sardéu. A pesar de su avanzada edad, la locutora de radio sigue siendo una mujer independiente, cargada de vitalidad que no renuncia ni a vivir sola, ni a seguir conduciendo, ni a disfrutar de esas pequeñas cosas que le hacen feliz.

Photo credit: Gtres

La abuela de Letizia siempre ha demostrado ser una mujer de carácter y por eso quizás no extrañan sus palabras a la hora de confesar cuál es su mayor vicio. “Sigo fumando porque me gusta y a estas alturas... Lo he intentado dejar porque mi hijo me regaña. Fíjate dónde llego a veces, que si está mi hijo, fumo a escondidas, que es el colmo”, confiesa Menchu.

Photo credit: Gtres

La bisabuela de Leonor y Sofía es feliz viviendo sola en la aldea asturiana de Sardéu aunque habla por teléfono a diario con su hijo Jesús, el padre de la reina. A sus 92 años, Menchu presume de independencia: “mi familia está muy pendiente de mí, demasiado diría yo, porque soy muy independiente. Siempre lo he sido y aún puedo seguir siéndolo”.

Una de las cosas que le ayudan a seguir siendo independiente es su coche. A pesar de su edad, la abuela de Letizia conduce un pequeño Clío que le permite seguir haciendo una de las cosa que más alegrías le da, ir a Ribadesella a participar en la tertulia que organiza con sus amigas. Además, como mujer moderna, se conecta a internet con su tablet y confiesa que le gustan cosas tan sencillas como disfrutar del paisaje que se ve desde su casa o las flores.

Photo credit: Gtres

Para celebrar su cumpleaños, Menchu se conforma con una tarta de chocolate que, cada año, encarga porque se reconoce muy golosa. La abuela de la reina cuenta también cómo llega a los 92: “Es precioso cumplir esa cantidad de años y más en buenas condiciones. Es cierto que he perdido algo de movilidad y, a veces, por falta de uso, pierdo agilidad con las palabras y tengo que buscar algunas porque las olvid0”.