Melanie Griffith, en yate por la Costa Amalfitana y 'bikinazo' reivindicativo

·6 min de lectura

Ha estado más de un año sin salir de su casa de Los Ángeles y ahora Melanie Griffith está disfrutando al máximo de sus primeras vacaciones desde que se declarara la pandemia. La actriz no había querido moverse de Estados Unidos en los últimos tiempos por miedo al coronavirus (y también por las restricciones sanitarias impuestas en medio mundo) y para poder estar cerca de su madre Tipi Hedren, que el pasado mes de enero cumplió los 91 años. Pero por fin ha podido dar comienzo a sus esperadísimas vacaciones estivales. 

Hace algo más de una semana, la ex mujer de Antonio Banderas volaba a Francia para arrancar unos días de relax y merecida desconexión junto a unos amigos. La intérprete es una amante de la cultura europea y de sus lugares más turísticos y no es descartable que pueda pasar algunos días en Málaga, una de sus localidades favoritas y donde sin duda vivió los mejores momentos junto al padre de su hija Stella del Carmen, con el que sigue manteniendo una estupenda amistad tras su divorcio. El primer punto que ha visitado Melanie ha sido Saint-Jean-Cap-Ferrat, municipio ubicado en la Riviera Francesa y que lleva siendo punto de encuentro de actores de Hollywood y de la realeza europea desde finales del siglo XIX. Llamada coloquialmente la Península de los multimillonarios por el buen número de villas de lujo que se mezclan con casitas de pescadores, ha recibido a famosos y celebridades de la talla de Mick Jagger, Oscar Wilde o Henri Matisse, que se quedaron enamorados de su tiempo cálido, sus aguas cristalinas y la tranquilidad y discreción de sus vecinos.  

Sus compañeros de viaje

Melanie Griffith disfrutó de esta zona a bordo de un espectacular yate en el que ha compartido cenas, baños en el Mediterráneo y atardeceres de ensueño con algunos de sus grandes amigos. Entre ellos se encuentran el decorador británico Martyn Lawrence, que está afincado en Los Ángeles y es un habitual en la pandilla hollywoodiense de la actriz; Michael Coste, relaciones públicas de la firma de lujo Hermés y que tiene relación con los clientes VIP de la marca, y Loree Rodkin, joyera y creadora de algunas piezas ya icónicas como las que llevó Michelle Obama el día que Barack Obama tomó posesión de su cargo como Presidente de los Estados Unidos. "Mi mejor amiga para siempre", decía la intérprete junto a un selfi al lado de su leal escudera.

"Soy una mujer afortunada", escribía la actriz junto a una instantánea de un bonito atardecer desde la proa del barco que estos días es su hogar. El yate cuenta con todas las comodidades: camarotes a modo de suites, una gran terraza con cómodas hamacas para tomar el sol en alta mar y lejos de los paparazzi y todo lo necesario para no tener que salir de él si no quisieran durante todas las vacaciones. 

El "lugar favorito en el mundo" de David Beckham

Y de la Riviera Francesa, a la cosa italiana. Concretamente, Melanie y sus amigos llegaban a Capri, en la bahía de Nápoles, en el sur del país, y uno de los enclaves más glamurosos de Europa. En este mismo lugar estuvo hace unos días David Beckham junto a su familia también a bordo de un yate tan espectacular como el de Griffith. "Creo que es mi lugar favorito en el mundo", escribía el ex futbolista junto a una foto de la conocida Gruta Azul, una caverna natural donde el mar brilla con un color azul eléctrico como consecuencia del paso de la luz solar a través de una cueva submarina (lugar que también visitó Melanie, ya que es un place to be, junto a Los Faraglioni, tres peñones calizos que superan los 100 metros de altura, en cualquier viaje a esta zona). No es la primera vez (ni será la última) que los Beckham veranean en la costa italiana y cada año es habitual verles disfrutar de sus playas y de su gastronomía.

Precisamente en esto también han coincidido Melanie Griffith y el marido de Victoria Beckham. Hace unos días, el inglés relataba en sus stories de Instagram la 'comilona' a base de deliciosa pasta y mariscos que había disfrutado junto a su familia (solo faltaba su hijo Brooklyn). Lo hacía en el restaurante Lo Scoglio, en la localidad de Nerano, uno de los locales más top de la costa sorrentina. El establecimiento, que presume de contar con la mejor cocina local de la zona, recibe cada verano a decenas de rostros conocidos. Abierto desde 1958 y fundado por Tommaso De Simone ofrece a sus huéspedes (también tiene un hotel) el lujo de pasar un tiempo en su playa privada. 

En sus mesas se han sentado desde futbolistas italianos de fama internacional como Alessandro Del Piero, a estrellas del cine y la televisión como Can Yaman, Jessica Chastain o Samuel L. Jackson. La última en disfrutar de sus exquisitos platos tradicionales ha sido Melanie Griffith, que con sus amigos pasó una divertida comida en una mesa de madera con vistas al mar. "Viva Italia", decía la intérprete después de salir de Lo Scoglio, cuyo plato estrella son los espaguetis con almejas y mejillones (llamados en Italia spaguetti allo scoglio). 

El mensaje de Melanie a los paparazzi

Y siguiendo los pasos de Beckham, Melanie y sus amigos pusieron rumbo a Positano, uno de los pueblos más pintorescos de la Costa Amalfitana. Pero parece que el lugar que más ha impactado hasta el momento a la intérprete estadounidense ha sido Sorrento. "Uno de los lugares más bonitos que he visto en mi vida", comentaba con una foto del municipio desde lo alto de sus turísticas murallas. Con su puerto y sus vistas al Vesubio, Sorrento es un enclave clásico de veraneo al sur de la bahía de Nápoles. Melanie quedó impresionada con la belleza de este lugar en el que al pasear por sus calles empedradas entre sus casitas de colores parece que vuelves al pasado. 

La ganadora de un Globo de Oro en 1988 por Armas de Mujer celebrará este 9 de agosto su 64 cumpleaños y no duda en presumir de cuerpazo a su edad. Es más, Melanie ha querido responder a los paparazzi y algunos medios que han publicado una foto de ella en bikini en la que no salía demasiado favorecida. Con cierto enfado, la actriz publicaba en Instagram una foto suya sin ningún retoque y otra de las que se habían publicado en medios en las que su ombligo había 'desaparecido' como consecuencia de un retoque hecho con mala intención y que la hacía aparecer con unos kilitos de más. “En la primera foto claramente tengo ombligo. En la segunda, imagen de un paparazzi, claramente no lo tengo y mi tripa es enorme”, comentaba con toda la razón. “Me da igual, ¡que les den! ¡Lo pasamos genial!”, añadía tratando de restar importancia al percance. 

Melanie Griffith está feliz. Ha recuperado la sonrisa gracias a sus amigos y a sus hijos y presume del nuevo proyecto de su hija menor, Stella del Carmen, que acaba de lanzar al mercado su primer perfume. "Este proyecto es tan bello como ella", decía orgullosa junto a un video del perfume de su adorada niña. Por ahora, la actriz sigue de vacaciones y solo queda esperar si para su cumpleaños, que es solo un día antes que el de su ex Antonio Banderas, volverá a Estados Unidos para celebrarlo al lado de su familia o continuará con este viaje de ensueño en el que está disfrutando como una niña. 

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente