Melanie Griffith fue multada con 80.000€ por ir ebria a rodar

(Photo by Rachel Luna/FilmMagic)

La ex esposa de Antonio Banderas, Melanie Griffith se pasó con el alcohol durante el rodaje de uno de sus films y la irresponsabilidad le salió muy cara aunque, para ella, fue algo positivo.

Hoy en día cualquier persona amante del cine sabe quién es Melanie Griffith pero, por aquel entonces corría el año 1988 y poca gente la conocía más allá de películas de serie B y ficciones low cost.

Su gran oportunidad llegó (además de por ser hija de Tippi Hendren) con la película “Armas de mujer” (Working Girl) que todavía hoy se recuerda. Esta fue la cinta que la lanzó al estrellato de Hollywood y también a ser reconocida a nivel internacional.

Sin embargo y a pesar de la enorme ocasión que Melanie tuvo de compartir cartel con actores de la talla de Harrison Ford, Alec Baldwin y Sigourney Weaver, su mala cabeza y su falta de responsabilidad por aquel entonces, casi lo echan todo a perder.

En el libro “Life Isn’t Everything: Mike Nichols as Remembered by 150 of his Closest Friends” que es un tributo a la figura del director que murió ahora hace cinco años, Melanie habla sobre un asunto que la marcó para siempre durante el rodaje de dicho film.

Honesta y sincera, Melanie recuerda que Mike le cantó las cuarenta un día que llegó al rodaje ebria por haberse pasado con la bebida. En sus propias declaraciones: “Mike se cabreó muchísimo conmigo y, de hecho, me retiró la palabra. El primer ayudante de dirección, Mike Haley, me dijo simplemente ‘vete a casa, hoy cerramos’ y supe que me había pasado tres pueblos.”


Jovencísima Melanie Griffith en 'Armas de Mujer'


Además, la artista prosigue: “Sabía que me había metido en problemas y a la mañana siguiente Nichols me llevó a desayunar y me dijo: Esto es lo que va a pasar, tu vas a pagar con tu dinero por todo lo que se perdió anoche al no poder rodar. Yo no le voy a contar nada al estudio, pero lo tienes que pagar tú.”

Melanie, avergonzada y ahora reflexiva con la distancia de las décadas recuerda que: “Fueron 80.000$, fue un enorme toque de atención para que me centrara y, desde luego, funcionó. Fue una experiencia humillante y muy desagradable pero, a la vez, positiva y aprendí muchísimo de aquello.”

De hecho, tanto aprendió Mel de aquella decisión del director que a las pocas semanas decidió entrar por su propio pie a una clínica de rehabilitación para curarse de su alcoholismo contra el cual ha seguido luchando varias décadas estando interna de nuevo en 2000 y en 2009.

¿Qué opinas de la multa por ir ebria que le puso el director? ¿Es realmente una lección de vida o un abuso? Sinceramente, en los rodajes el tiempo es dinero y si por culpa de una enfermedad -como es el alcoholismo- se pierde este dineral, veo positivo que Melanie lo desembolsara y aprendiera, además, la lección que eso al fin y al cabo es lo realmente importante.