1 / 15

Las mejores series de superhéroes de HBO y Netflix

Vaya, primero tuvimos que educar a nuestro jefe para que viera en orden las películas de Marvel, luego para que se aficionara a Star Wars y ahora para que le coja gusto a las series de superhéroes en HBO y Netflix. Primero le vamos a convencer sobre por qué son importantes y luego ya analizamos serie por serie. Para empezar, hay que tener presente que las series de superhéroes no son un fenómeno nuevo. Lynda Carter y Lou Ferrigno ayudaron a consolidar a Wonder Woman y Hulk en la cultura pop en la década de los setenta del siglo pasado a golpe de kitsch, mientras que el Batman de Adam West hizo lo propio una década antes con tela de rasete brillantísima. Si lo piensas, siempre ha tenido sentido que la televisión (que el entretenimiento en general, porque esto llega también al cine) haya puesto sus ojos en los cómics: los personajes de los tebeos tienen sus historias perfectamente serializadas, con sus cliffhangers, con sus arcos argumentales que se renuevan cada pocos números, algo que encaja a la perfección con la televisión, con la forma en la que se consume la televisión y con la necesidad que tiene la televisión (ahora ampliado al streaming) de que los espectadores vuelvan una y otra vez a consumir sus propuestas. Sus personajes y sus universos están pensados para durar en el tiempo. No es que no se puedan imaginar universos nuevos como estos, es que estos ya están inventados, ya han funcionado y se puede trabajar sobre ellos preocupándose más sobre las tramas, porque los personajes complejos ya los tienes creados y puedes ver cómo mejorarlos. Ahora las historias están mejor contadas, pero sobre todo se han sofisticado. Y lo que es mejor todavía se han vuelto más ambiciosas.

¿En qué orden ver las series de Marvel en Netflix antes de que desaparezcan de la plataforma de streaming?

Daredevil (Netflix) es una gran serie porque el mismo tiempo que se toman para construir y mostrarnos al personaje de Matt Murdock se lo toman para 'vendernos' a Kingpin, y vaya que si nos lo venden. Que sí, que se puede vender a Kingpin solo en una película, incluso de dibujos animados, como hace Spider-Man: Un nuevo universo. Pero cuando tienes veinte horas para construir un personaje, como que se nota. Son series, además, que no tienen prisa. Fíjate en Luke Cage (Netflix) o en Jessica Jones. Y eso es lo que permite que sean ambiciosas y puedan explorar grandes temas que antes no abordaban las series de superhéroes. Porque, señoras, señores, Smallville no exploraba nada y se parecía con cada temporada cada vez más a Agujetas de color de rosa. Fíjate en Jessica Jones, que sí, que es una superheroína cañera, muy cañera, pero es que la serie es una exploración seria sobre los supervivientes de abusos sexuales. Y esto era antes inconcebible en una serie de superhéroes.

Y luego está Legion (HBO) que ha marcado un antes y un después en la forma de contar una serie de superhéroes. Y contra todos los pronósticos, porque han utilizado a un personaje menor, Legion, el hijo loquito de Charles Xavier, un mutante que no era conocido por el gran público. Vamos, que no es una serie de Lobezno, que, bien hecha, ya te digo yo que sería un exitazo (a ver con qué nos sorprende Disney +).

Pero curiosamente no son las series de Marvel las que asumen riesgos. También las de DC Comics y las de Dark Horse. Empezando por DC, Greg Berlanti ha construido silenciosamente su propio universo de DC Comics en televisión, al margen, pero que muy al margen, del denostado universo del cine, que se ha empezado a recuperar un poquito con Aquaman y Shazam! Berlanti, un veterano de la serie Dawson Crece nos ha dado otra versión de Oliver Queen en Arrow, y de Barry Allen en The Flash. Supergirl explora la lucha de una mujer joven para encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal mientras trata de escapar de la sombra de un familiar con éxito. Luego está Legends Of Tomorrow, acerca de un equipo inadaptado que rebota y rebota en el tiempo para salvar el cosmos, un equipo de héroes irrelevantes que ya saben que son irrelevantes. Powerless abordó lo que ocurre en los márgenes civiles del universo de DC, con Vanessa Hudgens como agente de seguros que cubre los daños colaterales de Superman.

Y luego ha llegado Doom Patrol y The Umbrella Academy y ha sido la explosión creativa que necesitaba el género. Las dos llevan solo una temporada, pero han demostrado que se puede hablar sobre superhéroes desde otros puntos de vista.

Bueno, te ha quedado clara la importancia, ¿no? Y ahora vamos con las series. Somos conscientes de que tienes poco tiempo, así que hemos tratado de ser escrupulosos en el orden. Pero que muy escrupulosos.

Las mejores series de superhéroes de HBO y Netflix

Si te acabas de enganchar a las series de superhéroes, tenemos muy buenas noticias para ti. Hay mucho donde elegir.

From Esquire