Las mejores películas de robos

Por Rafael Galán
·7 min de lectura
Photo credit: FilmNation
Photo credit: FilmNation

From Esquire

¿Quieres saber por qué nos apasionan las películas de grandes robos? No nos preguntes a nosotros, pregúntale a Arthur Conan Doyle. Él te lo va a responder, medium periodísitco mediante. Arthur Conan Doyle estaba encantado con el éxito literario de su cuñado, E. W. Hornung. Encantado, en serio. Mientras que él había creado a Sherlock Holmes, el más apasionante detective de la Historia de la Literatura, elevándolo el tiempo al status de icono de la cultura pop, su cuñado había hecho lo propio con un ladrón, el gran A. J. Raffles, con el que el tiempo no ha sido tan justo, pero que se merecería estar a la misma altura de Holmes, salvo que en la otra punta del espectro. Sin embargo para Conan Doyle había un problema: mientras que él exaltaba a un hombre en el lado luminoso de la Ley, su cuñado ensalzaba a un ladrón. Al principio no cayó en la cuenta, pero a medida que aumentaba la popularidad de las novelas de Hornung, sir Arthur Conan Doyle empezó a preocuparse. "... debo confesar que sus historias son peligrosas. Nunca debes convertir al criminal en el héroe". Qué equivocado estaba el amigo Conan Doyle. Esa es precisamente la gracia de todas esas historias: meterse en la piel de personajes fuera de la ley durante 90, 120, 160 minutos, sabiendo perfectamente que lo que hacen, ejem, no está nada bien. Y es la posibilidad de meternos en esos mundos peligrosos que recrean lo que nos llama la atención, lo que nos seduce.

Cuando en Esquire hablamos de las mejores películas de robos o las mejores películas de atraco no nos fijamos en la espectacularidad del atraco, sino en si la película cumple con lo que promete: un mundo peligroso con personajes que se mueven en él como pez en el agua, justo como no lo haríamos nunca nosotros. A la hora de la verdad, una gran película sobre un robo es esa que la puedes ver 1.000 veces, da igual que la pilles empezada, que te sigue enganchando igual, y eso que sabes perfectamente cómo acaba, lo que en un drama puede dar igual, pero en una película de este tipo es la guinda del pastel. El robo puede ser más o menos elaborado, pero a ti lo que te encandila es toda la historia del antes, del durante y del después.

No vas a encontrar las películas ordenadas de mejor a peor ni de peor a mejor porque todas ellas merecen la pena. Las que creemos que no te van a gustar, sencillamente, no las hemos metido. Habrá quien las eche de menos en una lista de mejores películas de robos, pero nosotros, lo que son las cosas, no.

1.Tarde de perros (Sidney Lumet)

Aunque las películas de atracos suelen centrarse en la planificación de elaborado golpe, la mayoría suelen resolver con musiquita y montaje paralelo la ejecución del mismo. Además, el truquito de que algo salga mal para, al final, salir bien y aportar algo de emoción al plan perfecto está demasiado visto. Lumet nos arrastró a través del sudor y cansancio de Al Pacino en una de sus mejores interpretaciones, a la dureza de un atraco y un secuestro con rehenes. Mucho menos glamuroso que ‘La casa de papel’, es sin duda una de las mejores películas de los años 70.

2. Con la poli en los talones (Howard Franklin y Bill Murray)

Bill Murray vestido de payaso debería ser un argumento, por sí solo, ganador. Pero si todavía quieres seguir leyendo te diremos que esta original cinta trata más sobre la escapada que sobre el atraco. Es la huida, con cosas tan simples como el tráfico, donde se complica el plan perfecto de los ladrones que encabeza Murray en su única incursión como director.

3. Lazos ardientes (Hermanas Wachowski)

Antes de sorprender al mundo con Matrix, las Wachowski conquistaron al público con este atípico y femenino thriller de atracos con gran carga erótica, representación LGTBI y mucha, mucha emoción. Un soplo de aire fresco al género que, irónicamente, es de lo más caliente.

4. Atraco perfecto (Stanley Kubrik)

Ay, señor Conan Doyle, cómo no íbamos a vibrar con Johnny Clay y su último golpe antes de retirarse. ¿Un francotirador que dispara a un caballo en un hipódromo para llamar la atención? Venga, a ver quién supera eso.

VER EN FILMIN

5. Banda aparte (Jean-Luc Godard)

El cine negro estadounidense reimaginado por Jean-Luc Godard en un peliculón, quintaesencia de las pelis de robos. No se puede decir más. Bueno, sí: Anna Karina.

VER EN FILMIN

6. La jungla de asfalto (John Huston)

La obra maestra del cine de Huston es la plantilla original para todas esas películas en las que un atraco parece que sale bien, pero luego resulta que no. Aquí los policías nunca son tontos y los 'héroes' que tanto temía Conan Doyle tienen mala suerte.

7. Ocean's Eleven (Steven Soderbergh)

Por supuesto, pero ¿qué te habías pensado? No sobra ni un solo personaje, ni una sola frase, ni una sola secuencia.

VER EN AMAZON PRIME VIDEO

8. Rififi (Jules Dassin)

Ay, Tony, tú que te las prometías felices al salir del trullo. Y, venga, otra vez a delinquir. Una joyería inaccesible, un golpe que nunca debió organizarse...

VER EN AMAZON PRIME VIDEO

9. Heat (Michael Mann)

Si una película de robos, tiene además un robo fantabuloso, mejor que mejor. Así se roba un camión, hombre ya. Y si encima tienes una escena de cafetería como mandan los cánones, con el Ying y el Yang, frente a frente en una mesa, con el humillo del café nublándoles la vista, mejor que mejor. Si no la has visto, presta también mucha atención a Val Kilmer. Oro puro.

VER EN AMAZON PRIME VIDEO

10. Plan oculto (Spike Lee)

Disfrazada de blockbuster de cirujía estética hollywoodiense está esta joya. Si no la has visto, que es la típica película que se te pasa, no sabes la suerte que tienes. Te va a encantar. Y desde ese momento en adelante, Esquire va a ser tu prescriptor de películas favorito. No te contamos nada: un robo, un negociador, luego otra, muchas prisas...

VER EN NETFLIX

11. Viudas

Y lo mismo de Plan Oculto se puede decir de Viudas. Es un secreto oculto a simple vista en todos los catálogos. Si te la perdiste en el cine y la ves porque has leído esto, nos vas a adorar (nosotros ya te adoramos solo por tener la paciencia de llegar hasta aquí y haberte leído lo de Arthur Conan Doyle). Aquí el golpe se hereda. La decisión de cambiar Londres por Chicago para incluir otros temas y darle otra dimensión a la película es un acierto.

VER VIUDAS

12. Ocean's 12


Hombre, claro que sí. Solo por los padres de Linus (Matt Damon) ya merecería subirla un par de puestos. Venga, y Andy García y su sonrisa, y esas chaquetonas de Luis Pi III XIV XVI que le acogotan el cuello.

VER EN AMAZON PRIME VIDEO

13. Ocean's 13

Mira, qué quieres que te diga. Me van a llover collejas. No sé si será mi pasión por Carl Reiner o que llevo enamorado perdido de Ellen Barkin desde que la vi en Melodía de seducción, pero sí, la incluyo en esta lista. Es otra de esas joyas del cine de robos que puedes ver empezada, a la mitad o a punto de terminar, que te va a encantar. Y Conan Doyle no se esperaba que pudiéramos empatizar, sobre todo, con el personaje de David Paymer, ese crítico que encuentra la recompensa que se mereceen una tragaperras.

VER EN AMAZON PRIME VIDEO

Y, sí, queridos y queridas... pasamos de puntillas de Ocean's 8 y no os podéis imaginar cuánto nos habría gustado que nos gustara... vosotros ya me entendéis.

14. El último golpe (David Mamet)

Algo que sale de la mente de David Mamet y el grandioso/magnífico/superlativo/increíble mago Ricky Jay, que tiene un papelito (Pinky) en la película (era un colaborador habitual de Mamet desde que dio el salto a la dirección), no puede ser más que una genialidad, la ponga como la ponga la crítica. ¡Por los clavos de San Lee Strasberg, si Gene Hackman es imposible que haga algo mal! Y Delroy Lindo, ay mi Delroy Lindo del alma, está en su salsa. Un último encarguito que parecía que había salido a pedir de boca, y vaya...

15. La suerte de los Logan (Steven Soderbergh)

¿Por qué esta película no consiguió convertirse en un taquillazo es de esas cosas que en Esquire no entendemos? Es una peli de atracos de las buenas. Steven Soderbergh es el maestro moderno del género. Y el escenario son las carreras de NASCAR. Es una versión chusca de Ocean's Eleven, y vale no es igual de buena, pero si no la has visto, vas a pasar un buen rato.

VER EN FILMIN