Los mejores momentos de la semifinal de 'Got Talent'

Por Ignacio Herruzo Martínez

From Diez Minutos

Tras el Pase de Oro del pequeño Hugo y su tambor, Melanie, Pitu, Acrobarcelona y Hermes han sido las cuatro actuaciones más votadas de la primera semifinal de Got Talent, pero solo dos de ellos podían jugarse el todo por el todo en la gran final del talent. El jurado ha tenido claro que el talento de Pitu se merecía llegar hasta el final y el público se ha quedado fascinado con la sutileza y la elegancia del joven Hermes sobre la barra.

Hermes Pompa ha protagonizado, una vez más, un espectáculo de ‘pol dance aéreo’ casi hipnótico. Un ejercicio de movimientos delicados y elegantes a pesar de la fuerza que requiere en la actuación. Una barra móvil. El público coreaba “pase de oro” al término de su actuación y las caras del jurado, entre le asombro y el miedo, lo decían todo…

Santi Millán se ha colocado junto al jurado para ver en primera fila la actuación de Pitu, su Pase de Oro. Pitu ha vuelto a conseguir poner al público en pie con su arte y su ritmo. Ha comenzado su actuación bailando al ritmo de Manuel Carrasco y la ha terminado por todo lo alto bailando por Beyoncé y demostrando que es un grandísimo artista. Risto ha sentido que la capucha le había jugado una mala pasada, pero se queda con que Pitu ha callado la boca de todos aquellos que le dijeron “tú no puedes” o “no lo vas a conseguir”, “Les has dado un ¡Boom! In yours faces”.

Una tienda de ropa

Melanie ha convertido el plató de ‘Got Talent’ en una tienda de ropa y ha pedido a Dani, Risto, Edurne y Paz que le ayudaran a ir de compras. Entre todos tenían que vestir a un maniquí, Paz le ha elegido la camisa, Edurne el pantalón, Dani la corbata y Risto las zapatillas. Hasta ese momento todo parecía muy sencillo, pero nadie podía imaginar que antes de pedirles su ayuda Melanie ya supiera que prenda iban a elegir cada uno de ellos y el precio exacto de todo lo que iban a comprar. El jurado ha flipado ante semejante truco de magia.

Vestidos como gladiadores y luchando contra el fuego, así hemos visto a los protagonistas de Acrobarcelona. Nos han sorprendido con piruetas cada vez más complicadas, cada vez con más personas desafiando a la gravedad en figuras imposibles mientras otros les rodeaban con todo tipo de acrobacias. ¿El resultado? El público enfervorecido, el jurado en pie… Todos menos Risto Mejide, que aunque entiende el entusiasmo, cree que el escenario y la puesta en escena les ha sobrepasado.