Las mejores canciones de Eurovisión: 21 temazos del siglo XXI

·7 min de lectura
Photo credit: Esquire.es
Photo credit: Esquire.es

Sí, Eurovisión es ABBA, es Domenico Modugno, es Massiel, es France Gall, es Mocedades, es Celine Dion y es Azúcar Moreno. Tienes todo tu derecho a reivindicar esos grandes momentos de gloria televisiva, pero sería injusto decir que el Festival ha perdido todo interés y que cualquier momento pasado fue mejor.

Es cierto que Eurovisión vivió una época complicada en términos de calidad entre finales de los noventa y la primera década de los 2000, con sobredosis de horteradas no irónicas, divas locales gritonas y frikismos varios. Sin embargo, en los últimos años se ha vivido un renacer musical con propuestas que tocan todos los géneros que, si bien no son el colmo de la originalidad, sí que reúnen los requisitos artísticos suficientes como para formar parte de la memoria colectiva del verano siguiente. Aquí van un puñado de nuestras favoritas:

Mejores canciones de Eurovisión: Fly on the Wings of Love - Olsen Brothers (Suecia, 2000)

Si logras que tu baladón sea convertido en hitazo techno, se puede decir que has triunfado. Nada más que decir.

Mejores canciones de Eurovisión: Ne Ver Ne Boysa Ne Prosi - t.A.T.u (Rusia, 2003)

Por si no lo recuerdas, este dúo de pizpiretas jovencitas confundidas revolucionó los inicios del siglo XXI a golpe de hits que mezclaban electrónica zapatillera a lo Prodigy –un recuerdo desde aquí a Keith Flint– con melodía pop y estudiadísima ambigüedad. Estuvieron a punto de alzarse con la victoria con un temazo de onda dark en ruso que pasó injustamente desapercibido entre sus grandes éxitos. Es todo lo que Rusia no podría ofrecer ahora en un festival.

Mejores canciones de Eurovisión: Beth - Dime (España, 2003)

Aunque a ella le espantaba el tema, no hace más que ganar con los años. Dime acierta en un uso racial pero no lolailo de la guitarra española unido a unas bases subidón y un rollo general muy pegadizo. Por cierto, ¿alguien se acuerda de Andermay, los compositores de la canción?

Mejores canciones de Eurovisión: Lordi - Hard Rock Hallelujah (Finlandia, 2006)

Que unos señores disfrazados de Uruk Hai de El señor de los anillos pegando guitarrazos consiguiesen arrasar en un certamen que tradicionalmente ha sido reserva espiritual de lo melódico merecía estar en lo más alto ya solo por los LoLs. Pero es que, además, su vena a lo The Darkness o Turbonegro convierten a Hard Rock Hallelujah en una canción rock estupenda.

Mejores canciones de Eurovisión: Dancing Lasha Tumbai – Verka Serduchka (Ucrania, 2007)

¿Has escuchado ‘Russia Goodbye’ en el estribillo? Aquel pullazo geopolítico es un ejemplo más del altavoz que Ucrania ha encontrado en Eurovisión en sus conflictos con Putin. Verka Serduchka lo hace además con gracia y techno-folk, casi a lo Gurruchaga.

Mejores canciones de Eurovisión: Divine - Sebastien Telllier (Francia, 2008)

Solo podemos fantasear con cómo sería Eurovisión hoy en día si hubiesen confluido en 2008 Sebastien Tellier y La Casa Azul cantando La Revolución Sexual. Roberto Chiquilicuatre nos robó esa posibilidad, pero no impidió que Tellier, con su carrito de golf, su balón de playa, su coro de barbudas y el hedonismo molón de Divine nos recordase que siempre hay otro camino.

Mejores canciones de Eurovisión: Satellite – Lena (Alemania, 2010)

Meghan Trainor debió tomar nota de este mix de pop juguetón con base de mambo, un tema súper radiado en aquel verano de 2010. El rollo dosmilero soft de Lena y su voz tan personal contribuyeron a ese éxito para Alemania.

Mejores canciones de Eurovisión: Euphoria - Loreen (Suecia, 2012)

Que Loreen lograse trascender el entorno meramente eurovisivo para convertir su Euphoria en un melocotonazo a nivel internacional da la medida de lo inspiradísima que resulta aún hoy esta joyita de pop electrónico. Su mérito y su condena es haber dado entrada sin complejos a la música de baile dentro del concurso, con un arrastre de émulos descafeinados que buscaban repetir éxito que dura hasta hoy en día. Probablemente la mejor canción eurovisiva del siglo y con una puesta en escena igual de icónica.

Mejores canciones de Eurovisión: Rise Like a Phoenix - Conchita Wurst (Austria, 2014)

Ganó Eurovisión 2014 pero podría haber servido de tema principal para una entrega de cualquier película de James Bond. Que Conchita Wurst arrasase supuso una reivindicación de todo lo bueno que atesora el festival televisivo de la canción por excelencia. Que, además, lo hiciese con un redondo homenaje a las divas de la canción más grandes, es una maravilla.

Mejores canciones de Eurovisión: Calm After The Storm – The Common Linnets (Países Bajos, 2014)

Vale, es inevitable pensar en que huele a plagio de Every Breath You Take, pero qué bien suena y qué acertada la puesta en escena. La conexión holandesa con el country se nos escapa, pero tiene la habilidad de sentirse auténtico pese a tanta referencia extrema.

Mejores canciones de Eurovisión: Heroes- Måns Zelmerlöw (Suecia, 2015)

La del salvapantallas mágico. La máxima entrada de Eurovisión en Los 40 Principales. Pop sueco con fórmula internacional, nada nuevo, nada mal.

Mejores canciones de Eurovisión: No Degree Of Separation – Francesca Michielin (Italia, 2016)

Dale al (Laura) Pausini para gozarte esta preciosa melodía. El directo le jugó alguna mala pasada a Francesca Michielin, pero la canción es una cucada estupenda. A ella le sigue yendo genial en Italia.

Mejores canciones de Eurovisión: Amar Pelos Dois - Salvador Sobral (Portugal, 2017)

La sencillez de la puesta en escena de Salvador Sobral en un evento tan dado al espectáculo de luces, el cuerpo de baile y la lentejuela como es Eurovisión fue quizá el remate que necesitaba para encumbrar su Amar pelos dois, esa deliciosa canción puro Henry Mancini. Un giro inesperado que ha animado a que cada vez más delegaciones apuesten por artistas menos prefabricados.

Mejores canciones de Eurovisión: Toy – Netta (Israel, 2018)

Cachondeo onomatopéyico con mensaje. Detrás de uno de los temas más pegadizos del verano de 2018 hay bases del K-pop y mensajes feministas, hay cacareo explícito y una personalidad arrolladora como la de Netta. Un producto redondo.

Mejores canciones de Eurovisión: Hatrid Mun Sigra - Hatari (Islandia, 2019)

Eurovisión como banda sonora del fin del mundo. Quizá en su día pasó desapercibida, pero ahora esta rareza brutalista electrónica islandesa se siente como el preludio perfecto a la pandemia que se llevó por delante, entre tantas cosas, la edición de 2020 del festival.

Mejores canciones de Eurovisión: Soldi – Mahmood (Italia, 2019)

Primera gran entrada de la música urbana en Eurovisión. ¿Llegó tarde? Obvio. Pero llegó bien. Alessandro Mahmood, nacido del Factor X italiano, le da todo el rollo del mundo a esta canción que combina esa base urbana con concesiones al pop melódico y algún apunte étnico.

Mejores canciones de Eurovisión: Think About Things - Daði og Gagnamagnið (Islandia, 2020)

El temazo que debería haber ganado la no-edición de 2020. Es una frikada, sí, pero sobre una base dance exquisita y un nivel vocal espléndido. Este tema queda de lujo en cualquier lista de reproducción de cualquier fiesta, haz el favor de apuntártelo. De nuestras favoritas con diferencia.

Mejores canciones de Eurovisión: Discoteque – The Roop (Lituania, 2021)

Seguimos en la línea de orgullo friki con base ultra cool. ¡Subidón!

Mejores canciones de Eurovisión: Voilà – Barbara Pravi (Francia, 2021)

Qué francés, qué gusto, que voilà. Muy en la onda de Salvador Sobral: una buena canción, una buena voz, una buena interpretación. Y sin renunciar a los ecos sonoros que definen a tu país. Tan atemporal como gustoso.

Mejores canciones de Eurovisión: Tout l’Univers – Gjon’s Tears (Suiza, 2021)

A menos que seas de esos seres humanos que dicen con orgullo que nunca ven la tele, esta canción te lleva a lo que te lleva. Más allá de eso, es un estándar épico-pop maravillosamente interpretado por un concursante de La voz.

Mejores canciones de Eurovisión: Zitti e Buoni – Måneskin (Italia, 2021)

¿Alguna prueba más de que Eurovisión está más viva que nunca? Zitti e Buoni es un tema glamrockero muy resultón que se olvidará pronto, pero Måneskin es posiblemente el grupo europeo con más proyección internacional un año después de su triunfo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente