La mejor serie del año sufre el olvido injusto de los Emmy

·7 min de lectura

Las ceremonias de premios nunca pueden contentar a todo el mundo pero lo que ha sucedido este año con El ferrocarril subterráneo en los Emmy es para hacer huelga. Esta maravillosa serie limitada, que se impuso como una obra maestra en el trato de la esclavitud y en su mensaje de esperanza enalteciendo la resistencia emocional del ser humano, se marchó de la gala celebrada el domingo con las manos vacías. Una injusticia para el derroche de talento que es esta obra de Amazon Prime Video.

El ferrocarril subterráneo (Atsushi Nishijima; cortesía de Amazon Prime)
El ferrocarril subterráneo (Atsushi Nishijima; cortesía de Amazon Prime)

El caso me recuerda a la misma decepción que los seriéfilos vivimos en 2020 con Normal People. La serie británica nos cautivó, enamoró y nos hizo vibrar con la nostalgia del amor a través de un retrato de la madurez emocional de dos personajes inolvidables. Fue aplaudida por el público y la crítica, pero solo obtuvo 4 nominaciones. No estuvo nominada a mejor serie limitada y la única candidatura interpretativa fue para Paul Mescal, la parte masculina de la historia, cuando él jamás habría dado su sentida interpretación sin el tándem que formó con su compañera, Daisy Edgar-Jones, y viceversa. Era el ejemplo perfecto de un trabajo de química y compenetración realizado al unísono, donde el uno no habría estado a la misma altura sin el otro. Si no lo recuerdan, fue de los olvidos que más enfadaron a los seriéfilos el año pasado. Esta escritora incluida.

Pues este año, más de lo mismo y con una de las series más destacadas del año. El ferrocarril subterráneo llegó a los Premios Emmy con siete nominaciones, incluyendo mejor serie limitada y mejor director para Barry Jenkins, pero los votantes de la Academia se decantaron por el fenómeno comercial de 2020, Gambito de dama, y el thriller más comentado durante la pandemia, Mare of Easttown, haciendo que esta joya dramática pase injustamente desapercibida.

El ferrocarril subterráneo es un drama de 10 episodios basado en la novela homónima de Jihan Crowther que retrata el viaje de Cora (Thuso Mbedu), la esclava de una plantación del sur estadounidense que logra escapar a través de un tren que transporta bajo tierra y en secreto a negros que logran huir de los horrores de la esclavitud. Su viaje es tan físico como emocional, escondiendo las cicatrices más profundas que alberga el corazón, viendo cómo la vida se niega a permitirle sanarlas. El acecho de un cazador de esclavos (Joel Edgerton), la tragedia constante que le rodea, la humillación que le persigue por su color de piel y el horror persistente de una realidad no tan lejana, hacen de esta serie un torbellino emocional que atrapa por dentro.

La serie es una composición coral que va más allá de la historia y sus intérpretes. Desde un guion cuidado hasta al más mínimo detalle, a un trabajo de dirección exquisito donde Barry Jenkins (Moonlight y El blues de Beale Street) vuelve a alardear de su talento para retratar emociones en imágenes. Y unas interpretaciones que cumplen al pie de la letra lo que pide la historia, desde los diálogos a los silencios, y los sentimientos transmitidos a través del cuerpo, los gestos, las miradas y esos momentos sin palabras donde hasta la luz incluso habla por sí misma. Aquí todo tiene una razón de ser, desde el pantano al fuego, la luz del sol, la oscuridad y las sombras, en unión a una puesta en escena digna de una superproducción cinematográfica. El ferrocarril subterráneo no escatima en detalles que la elevan como una apuesta imprescindible en las listas que haremos en diciembre sobre las mejores series del año, pero parece que los Emmy no han visto lo mismo.

En la categoría de mejor serie limitada competía con tres grandes favoritas que rebozan tintes más comerciales como son Mare of Easttown (HBO), WandaVision (Disney+) y Gambito de Dama (Netflix) más una serie destacable pero menos popular a nivel general como Podría destruirte (HBO). Es cierto, todas son series interesantes y merecedoras de sus nominaciones, con las tres primeras partiendo como posibles ganadoras si tenemos en cuenta el magnetismo comercial que las impregna pero, si El ferrocarril subterráneo es de las mejores series del año (y no lo digo solo yo, hay muchos críticos y espectadores que coinciden en su opinión), ¿cómo es posible que se haya marchado con las manos vacías?

Imagen de El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Studios)
Imagen de El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Studios)

Además de mejor serie limitada competía a mejor dirección para Barry Jenkins, fotografía, música, mezcla de sonido, edición de sonido y casting, aunque éste último se antojaba más como un premio de consolación después de que los Emmy se quedaran sin huecos en las categorías interpretativas. No quiero ser mal pensada, pero ante la ausencia de nominaciones a sus actores no puedo evitar preguntarme si los Emmy se habrían dejado llevar más por la faceta comercial del resto de series, los nombres que la componen y el atractivo que representa cada uno, que en nominar con un criterio amplio sin favoritismos comerciales.

El ferrocarril subterráneo ni siquiera estuvo nominada ea mejor guion pero sí lo estaba la competencia, con WandaVision sumando tres nominaciones. Como lo leen, de las seis candidaturas de la categoría de mejor guion de una serie limitada, tres eran para WandaVision por tres episodios diferentes, dejando a un lado la magia que también transmiten todos o la mayoría de episodios de El ferrocarril subterráneo. Es cierto que WandaVision ha sido uno de los fenómenos del último año que sirvió para colocar a Marvel en el centro del universo streaming con una apuesta inteligente e inesperada, pero ¿hacía falta nominarla con tantas opciones de guion, y dejar en cero las opciones de la serie de Amazon? He visto todas las series limitadas nominadas y no pretendo quitarle el mérito a ninguna, pero creo que El ferrocarril subterráneo lo tenía tanto o más que el resto. Y por eso su ausencia en varias categorías y la falta de premios llama mucho la atención.

Y es que tampoco habían nominado a sus actores, desconocidos para el gran público. Ni siquiera al único más reconocido, Joel Edgerton, como actor secundario cuando personifica el odio que embriaga al racismo desde un ego arrollador que traspasa la pantalla, ni al pequeño Chase Dillon que interpreta a un niño negro que vive en la mentira de la libertad comprada como sirviente contradictorio de ese cazador de esclavos. Y lo más curioso de todo es que en la sección de actores secundarios en serie limitada había tres nominaciones a actores de Hamilton, una obra de teatro filmada sobre el mismo escenario donde se interpretaba ante el público (y que muchos critican en redes que forme parte de los premios) pero que cuenta a su favor el formar parte del catálogo de Disney+.

El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Prime)
Chase Dillon y Joel Edgerton en El ferrocarril subterráneo (Kyle Kaplan; cortesía de Amazon Prime)

Y ni siquiera se han acordado de Thuso Mbedu, la encargada de dar vida a esa protagonista que carga con el dolor marcado en el rostro, en la sonrisa vergonzosa y en las lágrimas a flor de piel ante cada horror que le rodea. Esta sudafricana, hasta ahora desconocida en Hollywood, merecía estar junto a Kate Winslet, Anya Taylor-Joy y Elizabeth Olsen. No creo que hubiera podido superar a un terremoto dramático como fue Kate en Mare of Easttown, pero cualquiera que haya visto El ferrocarril subterráneo en Amazon sabe que merecía al menos intentarlo.

Tras devorar la historia y comprobar el gran trabajo artístico que la compone, resulta decepcionante ver cómo una serie que cuenta con un aprobado unánime (94% en RottenTomatoes, 92/100 en Metacritic) se quede a las puertas de dar la nota como merecía en los premios más importantes del sector, así como lo hizo Ted Lasso para Apple TV+ arrasando en la categoría de mejor serie de comedia, o The Crown y Gambito de dama en drama y serie limitada para Netflix. El ferrocarril subterráneo merecía más. Mucho más. Y desde aquí la reivindico para que todo aquel que todavía no la haya descubierto, haga oídos sordos a los premios de los Emmy.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente