Meghan Trainor comparte qué pasos siguió para sentirse bien con su físico en el posparto

meghantrainor instagram
Meghan Trainor y sus nuevos hábitos en el posparto@meghantrainor/instagram

Cuando entre amigas se habla de algún embarazo, hay dos grandes preocupaciones en la cabeza: los cambios que se dan y se viven durante el embarazo y, por supuesto, el parto. Para muchas personas, el hecho de tener a tu bebé en brazos es el último paso; apenas se habla del posparto. Por eso, que las celebrities hablen con naturalidad de esta etapa visibiliza que, para la mujer, todos esos cambios hormonales y físicos no desaparecen al oír el primer llanto.

De esta manera, hace unas semanas, podíamos ver cómo Kylie Jenner se sinceraba sobre cómo está siendo su posparto o, por ejemplo, veíamos a Vikika mostrar su cuerpo en Instagram después de dar a luz visibilizando cambios, a Alexandra Pereira reflexionando sobre ello o, incluso, ver cómo Georgina Rodríguez lucía un auténtico tipazo y los pasos que había seguido para conseguirlo. Y la última en sumarse a este movimiento ha sido Meghan Trainor.

La cantante, a la que hace apenas unos días la podíamos ver presumir de ‘abs’ y piernas en sus redes sociales, ha hablado sobre cómo ha cambiado su relación con su imagen corporal desde que dio a luz el año pasado a su hijo, Riley. Meghan dio a luz por cesárea lo que provocó, como ella misma reflexionaba, que la cicatriz le causará cierto reparo en su actividad del día a día.

No obstante, la “preocupación”, como ella misma reflexionaba, no estuvo relacionada exclusivamente con la cicatriz sino con el peso. “No me sentía muy bien” matizó mientras hablaba de cómo esos kilos de más enfatizaron su mala relación consigo misma. De hecho, no era la primera vez que la cantante que habla de cómo no está a gusto con su imagen corporal; en 2014 ya lo hizo tras saltar a la fama con su exitosa canción ‘All about that Bass”.

Pasaron los meses y esa sensación de malestar con su silueta posparto no desaparecía. Al contrario, “comencé a sentirme poco sexy de inmediato. Estaba llena de cicatrices y estrías en lugares en los que no sabía que podían existir”, reflexionó.

Sin embargo, decidió hacerle frente. Cambiar algunos de sus hábitos para empezar a sentirse y verse mejor.

Los 3 hábitos con los que que Meghan Trainor mejoró su relación

Hice ejercicio todos los días (recuerda esperar lo estipulado antes de volver a entrenar después de dar a luz) y me desafié a mí misma. Pensé si he sobrevivido a la cesárea, puedo hacer cualquier cosa”.

Además de hacer ejercicio, Meghan Trainor sabía que tenía que cambiar algunos hábitos alimentarios. “Aprendí que me gusta la comida saludable y aprendí lo que significan las porciones. La verdad, siento que: ¡Estoy mejor que nunca!”

Y, aunque los cambios alimentarios y físicos fueron clave para recuperar su confianza, la terapia también jugó su papel. Y esto no acaba aquí, con cierta sorpresa, Meghan revelaba que le sentaba hacer muy bien deporte y que se había propuesto entre sus objetivos correr y seguir el ritmo a su hijo. “Quiero poder ponerme un bañador o subir a la casa del árbol con mi hijo, jugar con él y no estar pensando en mi aspecto”.