Meghan y Harry se la están colando a Netflix

·4 min de lectura

Cuando el príncipe Harry y Meghan Markle firmaron el acuerdo multimillonario con Netflix dijeron que serviría para producir documentales, series, películas, programas guionizados y programación infantil. No explicaron temáticas ni ideas en particular, pero no cabe duda que el fichaje suponía uno de los mayores bombazos para la plataforma aprovechando el fenómeno mediático del “Megxit”, la retirada oficial de los duques de Sussex de sus deberes como miembros activos de la Casa Real británica.

Después de contar su versión de los hechos en la polémica entrevista con Oprah (dándole el beneficio a otra cadena ajena al acuerdo con Netflix), la pareja dio a conocer su primer proyecto como parte del contrato que mantiene con el gigante del streaming.

Y cualquiera diría que les han vendido gato por liebre.

Harry y Meghan Markle (Dominic Lipinski; ©GTRESONLINE)
Harry y Meghan Markle (Dominic Lipinski; ©GTRESONLINE)

De momento no se ha confirmado oficialmente a cuánto asciende el acuerdo pero, según medios estadounidenses como Observer, podría superar los $100 millones. Si estos números son ciertos entonces supondrían la evidencia perfecta que confirmaría el interés de Netflix por aprovechar la notoriedad de la pareja en pleno escándalo mediático. Después de todo ninguno de los dos tiene experiencia como creadores de contenido, ni son productores experimentados. Por su parte, Spotify les habría pagado $25 millones por un acuerdo similar para presentar y producir una serie de podcasts.

Pues bien, recientemente se dio a conocer que el primer proyecto que verá la luz de los duques de Sussex será una serie documental sobre los Juegos Invictus, una competición similar a los Paraolímpicos pero centrada en empleados y veteranos heridos, que fue fundada por el propio Harry en 2014. Se titulará Heart of Invictus y seguirá a los atletas durante sus preparativos para la próxima edición que tendrá lugar en Holanda en 2022.

Es decir, la idea parte de una competición creada por Harry mismo hace siete años y es similar al enfoque central de otras series deportivas centradas en el drama de sus protagonistas, como El último baile, Cheer o las cinco temporadas de Last Chance U, y mucho más al documental Crip Camp: A Disability Revolutionestrenado en 2020 en la misma plataforma que relata la historia de un campamento que animó a jóvenes discapacitados en los años 70 a convertirse en activistas por sus derechos.

Y es que por mucho que la idea otorgue visibilidad necesaria a los atletas, sus historias inspiracionales y sacrificios, no deja de llamar la atención que el enfoque permitirá que Harry se promocione como activista humanitario mientras dejan a un lado aportar originalidad alguna al acuerdo con Netflix.

Porque aunque Harry aparecerá en cámara, el peso de la serie recaerá en las historias de resistencia, superación y esperanza de sus atletas protagonistas. Sin embargo, viendo el furor provocado por la entrevista confesional que dieron a Oprah, cualquiera pensaría que Netflix podría haber esperado contenidos que se relacionen directamente con ellos como personajes mediáticos. Al menos, al principio. Es decir, la serie promete compartir historias que llegarán al corazón de los usuarios, pero su falta de originalidad dentro de un catálogo que ya cuenta con propuestas similares y la falta de implicación personal de Harry y Meghan como personajes en sí mismos genera curiosidad por conocer si habrá algún ejecutivo de Netflix decepcionado tras haber apostado tantos millones.

Ya lo dijeron en la entrevista de Oprah. Jamás habían pensado en colaborar con streamers hasta que un amigo les sugirió que estudiaran la idea. La familia real había dejado de pasarles dinero -o así confesó Harry- y estaban sobreviviendo en base a la herencia que le dejó la princesa Diana. Pero después de llegar a los acuerdos mencionados la vida de la pareja ahora es “maravillosa”. “No nos quejamos, nuestra vida es maravillosa ahora. Tengo una familia hermosa. Los perros están muy felices […] Necesitaba suficiente dinero para pagar seguridad para mantener a mi familia a salvo” dijo Harry.

En resumen, lo primero que llevará la pareja a Netflix es una serie sobre un proyecto que ya existe, con un enfoque que se vio varias veces y que no se antoja ni personal ni original. Porque más allá de la gran importancia que engloba una serie de este tipo, con historias de superación y supervivencia ante la adversidad que siempre serán necesarias y relevantes; el perfil humanitario de Harry ya lo vimos muchas veces durante sus años como príncipe activo de la Casa Real, no es algo precisamente nuevo.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente