Meghan Markle y el príncipe Harry nos cuelan en su mansión de Beverly Hills

CARMEN RAYA | WOMAN.ES


Fantasía.

Está claro que la vida de los duques de Sussex ha dado un giro radical desde que decidiesen independizarse de la familia real británica. Temeroso de que la vida de su hijo, Archie, y de su mujer, Meghan Markle, se convirtiese en un infierno como el que vivió su madre, la princesa Diana de Gales, el príncipe Harry decidió dar un paso atrás en sus obligaciones 'reales'.

Una decisión que sorprendió a muchos, que otros entendieron, que unos tantos criticaron, pero que él tomó con paso firme sin querer mirar atrás. Así pues, y aunque las negociaciones no fueron fáciles, su familia apoyó esta nueva etapa de su vida y ahora disfrutan de un 'anonimato' en Los Ángeles (ciudad en la que residen actualmente) que antes no tenían. Aún así, los duques de Sussex siguen mostrando su faceta más solidaria durante la crisis del coronavirus. 

De ahí que durante una reciente vídeollamada que estaban manteniendo varios miembros de la 'Association of Teachers and Lecturers', Meghan Markle y el príncipe Harry hiciesen una aparición estelar. Efectivamente. La pareja se conectó a la vídeollamada desde una de las estancias de la mansión en la que se alojan en Beverly Hlls.

Los seguidores de la pareja están encantados con este momento porque les ha permitido ver una de las estancias de la mansión que les ha prestado el empresario Tyler Perry mientras encuentran una casa que quieran comprar. Se trata de una propiedad de 18 millones de dólares que cuenta con todo tipo de comodidades como piscina o pista de tenis. Además, está en las colinas de Beverly Hills y allí tienen toda la privacidad del mundo. 

Se dice, se comenta, se rumorea en Hollywood, que la pareja estaría muy interesada en adquirir una mansión en las colinas de Malibú, donde contarían con toda la privacidad que siempre han estado buscando. Puestos ya a mirar posibles adquisiciones, la pareja se habría enamorado de una 'casa' que cuenta con piscina, pista de tenis y cinco habitaciones.

Además, contarían con vecinos de la talla de Robert Downey Jr y Caitlyn Jenner y estarían a 30 minutos en coche de la casa de Doria, la madre de Meghan Markle. ¿El precio? Atentas porque dicha mansión costaría, aproximadamente, unos 7 millones de dólares.

Sí, lo sabemos, un poco caro para nuestros presupuestos, pero recordemos que ahora Meghan Markle y el príncipe Harry cuenta con la libertad de poder trabajar cuándo y dónde ellos quieran. De hecho, ya se rumoreó hace unas semanas que la pareja se embolsó unos 500.000 euros por una charla que dio el duque de Sussex durante una convención en Miami organizada por la compañía JP Morgan.