Meghan Markle, como pez en el agua en su regreso a Reino Unido

·2 min de lectura
Meghan Markle credit:Bang Showbiz
Meghan Markle credit:Bang Showbiz

El regreso del príncipe Harry y su esposa Meghan Markle a Reino Unido este lunes causó gran expectativa. Tres meses después de asistir al Jubileo de Platino de la reina Isabel II, los duques de Sussex volvieron al país para asistir al One Young World Summit, un evento de carácter benéfico que reúne en Manchester a jóvenes líderes procedentes de distintas partes del mundo.

Durante la cumbre, Meghan Markle tuvo un papel protagonista al encargarse del discurso de apertura en el que dijo que "es muy agradable estar de vuelta en el Reino Unido", frente a más de 2.000 asistentes al evento que se realizó en el Bridgewater Hall de Manchester.

En la misiva, sin bromas, la duquesa de Sussex afirmó que estaba "encantada" de que Harry pudiera acompañarla este año, ya que la organización era "una parte integral" de su vida antes de que lo conociera y que ahora era un "privilegio" reunirse de nuevo con él a su lado y "en suelo británico".

Meghan también habló sobre cómo su vida había "cambiado radicalmente en 2019" y que su visión del mundo se ha "ampliado exponencialmente" tras ver a "la comunidad mundial a través de los ojos de mi hijo, Archie".

"Me preguntaba cómo es el mundo que lo adoptaría y qué podíamos hacer, qué podía hacer yo para mejorarlo", señaló quien fuera actriz.

La ex estrella de 'Suits' dijo a los asistentes, formados por jóvenes delegados de más de 190 países, que ellos son "el futuro, pero también el presente, que impulsa el cambio positivo y necesario en todo el mundo".

La pareja había viajado en tren desde Londres unas horas antes antes de llegar al lugar de celebración en un BMW 4x4 desde el cercano hotel Kimpton, y se marchó rápidamente, casi inmediatamente después del discurso de Meghan y de una rápida ronda de selfies.

Fueron vistos tomando el tren de regreso a casa desde la estación de Manchester Piccadilly, para después volver a Frogmore Cottage en Windsor y hacer su próxima parada en un evento de los Juegos Invictus en Dusseldorf.