Meghan Markle y el look casual con calzado plano que siempre funciona

·2 min de lectura
Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images
Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images

Meghan Markle continúa siendo la auténtica protagonista de los Invictus Games que se están celebrando en Países Bajos. Hacía dos años que la duquesa de Sussex no pisaba suelo europeo y todos sus estilismos están siendo analizados al milímetro. Consciente de ello, la esposa del príncipe Harry está luciendo sus mejores galas, incluso en sus estilismos más casuales.

Muy sonriente y relajada, Meghan Markle y el príncipe Harry acudían a un evento organizado por la marca de coches Land Rover en el marco de los Invictus Games y la duquesa de Sussex apostaba por una combinación efectiva al 100%, a la par que cómoda.

Unos vaqueros con corte al tobillo de MOUSSY (que ella se encargó de doblar un par de centímetros más), una camiseta blanca básica, una americana crop con botones dorados de Celine y las míticas bailarinas bicolor de Chanel le bastaron a Meghan para deslumbrar.

Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images
Photo credit: Max Mumby/Indigo - Getty Images

En cuanto a los accesorios, Meghan apostó por unas gafas estilo aviador de Linda Farrow y un shoulder bag mini de Celine.

Horas después, Meghan se subía al escenario de la inauguración de los Invictus Games para presentar a su marido el príncipe Harry, quien ofreció un emotivo discurso. "La persona que va a entrar a continuación es una persona a la que quiero muchísimo. Y sé que vosotros también", decía la duquesa de Sussex.

Sorprendentemente, ambos se fundían en un cariñoso beso tras esta introducción. Un gesto de cariño que seguramente no habríamos visto si siguiesen vinculados a la familia real británica como miembros senior.

Photo credit: Karwai Tang - Getty Images
Photo credit: Karwai Tang - Getty Images

Parada en Londres antes de aterrizar en los Países Bajos

Aunque la Casa Real británica no quería que se filtrase la noticia, el periódico Daily Mail publicaba el encuentro que había mantenido el príncipe Harry con su abuela, la reina Isabel II, y con su padre, el príncipe Carlos, en el castillo de Windsor. Es decir, que los duques de Sussex hacían una parada técnica en Londres antes de desplazarse hasta los Invictus Games.

Sin Archie y sin Lilibet, poco más se sabe de una visita exprés que pretendía limar asperezas con la familia real británica después de la polémica entrevista que los duques de Sussex concedieron a Oprah. Al haber viajado sin sus hijos, la reina Isabel II ha perdido la oportunidad de conocer, de momento, a su nieta, Lilibet, quien además le debe su nombre a su abuela.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente