Meghan Markle hace un guiño a Isabel II y su mítico bolso negro de asa corta

·2 min de lectura
Photo credit: WPA Pool - Getty Images
Photo credit: WPA Pool - Getty Images

Los días de luto por la muerte de Isabel II están dejando innumerables fotos para la hemeroteca de las mujeres de la familia real inglesa luciendo algunas de las joyas más preciadas de la monarca, una manera de homenajearla y llevarla presente a través de sus looks. Meghan Markle ha ido un paso más allá y no solo ha lucido los pendientes que Isabel II le regaló en 2018, sino que también ha escogido un bolso con el que ha evocado el estilo que la reina popularizó con su ya mítico e inseparable Launer.

La duquesa de Sussex acudió a la despedida a Isabel II en Westminster Hall luciendo un abrigo negro firmado por Givenchy que había estrenado en 2019, unos salones negros de la marca Paul Andrew y el bolso shopper Postal de Loewe. Este diseño de la firma española, de silueta estructurada, asa superior de inspiración retro y el anagrama de Loewe en relieve, inevitablemente recuerda al icónico bolso Launer que la reina lució asiduamente desde el comienzo de su reinado.

Photo credit: WPA Pool - Getty Images
Photo credit: WPA Pool - Getty Images

Fue en el año 1968 cuando el primer bolso de Launer, regalo de la Reina Madre, llegó a su armario. El modelo Traviata, un bolso de tamaño medio y estructura rígida con asa corta y el emblema con forma de cuerda en dorado como cierre, rápidamente se convirtió en el accesorio favorito de la Reina para complementar todo tipo de looks. Isabel II lo lucía en recepciones oficiales con sus recordados vestidos de flores y sus abrigos de colores a juego, pero también en eventos familiares, como el bautizo de su primer nieto, y en sus viajes privados.

Photo credit: Hulton Archive - Getty Images
Photo credit: Hulton Archive - Getty Images
Photo credit: Tim Graham - Getty Images
Photo credit: Tim Graham - Getty Images

Un diseño contemporáneo de líneas clásicas que Launer no ha dejado de elaborar a mano en todos estos años con pieles de primera calidad y cuentan con el sello de Garantía Real, distintivo exclusivo que solo tienen algunas empresas y que concedía la reina. Un bolso con el que la reina protagonizó un popular sketch con motivo de su Jubileo de Platino, en el que aparecía tomando el té con el famoso osito Paddington, y donde descubría que en ese icónico e inseparable bolso le cabía incluso su sándwich favorito de mermelada.

El bolso al que Isabel II fue fiel (y que cuesta 3.000 euros) se convirtió en una de sus señas de identidad, y Meghan Markle ha dejado claro con su look que no solo admiraba a Isabel II por su empatía y su sentido del humor, sino que también dejó huella en ella en cuestiones de estilo.