Los médicos explican por qué no se 'cura' la migraña

La migraña es la enfermedad neurológica más prevalente en España. Prueba de ello es que más de cinco millones de personas la padecen en nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

El dolor, de carácter pulsátil, es de intensidad moderada o severa, se localiza habitualmente en un único lado de la cabeza, y puede ir asociado a náuseas y/o vómitos, fotofobia y/o fonofobia (hipersensibilidad a la luz/sonido). (Foto: Getty)

Además de su alta prevalencia, esta enfermedad neurológica limitante también puede cronificarse. En España 1,5 millones de personas padecen migraña crónica y, al año, cerca de un 3 por ciento de los pacientes con migraña episódica pasan a padecer migraña crónica.

Las personas que sufren migraña están limitadas en todas las esferas de su vida: presentan entre un 30 y un 50 por ciento de dificultades en su entorno laboral, familiar y social. Y es que la mayoría de la gente no consulta por su enfermedad hasta que el dolor se cronifica.

De hecho, quienes padecen migraña tienen que soportar un dolor de cabeza intenso más de 15 días al mes, lo que les empuja a automedicarse con analgésicos sin receta y en muchas ocasiones le impide acudir al trabajo o a eventos sociales y familiares.

Por este motivo y para evitar que se cronifique, los expertos han resaltado la importancia del tratamiento individualizado. De este modo el especialista podrá realizar un diagnóstico precoz, algo fundamental para avanzar hacia un tratamiento adecuado y evitar así la automedicación o la falta de adherencia.

La migraña puede causar episodios de aura, lo que en la gran mayoría de los casos significa que la verdadera migraña está por comenzar. Puede tratarse de estrellas o coloridas líneas en zig-zag que parpadean en la esquina de un ojo, mientras que la visión del túnel oscurece la mayor parte de la vista. (Foto: Getty)

Cuanto más le cuentes al médico mejor

“La migraña se diagnostica escuchando y haciendo una buena historia clínica, ha explicado la doctora Mercedes Otero, miembro del Grupo Cefaleas de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG). Pero, muchas veces, el médico de familia no tiene tiempo”.

Además, “la gran mayoría de pacientes no acuden al neurólogo porque piensan que la cefalea es algo normal, ya que lo han vivido en la familia, y por lo tanto no reciben el tratamiento que deberían”, añade el Dr. Jesús Porta-Etessam, vicepresidente de la SEN y jefe de sección de Neurología y coordinador de la Unidad de Cefaleas del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

El neurólogo alerta de que la cefalea, que se caracteriza por ser un dolor de cabeza intenso y persistente que va acompañado de sensación de pesadez, puede ser un síntoma de otra enfermedad más grave como un tumor cerebral. Para ello, se han de establecer criterios de alarma, como la cefalea explosiva (notar un estallido en la cabeza), antecedentes de cáncer o inmunodepresión, o bien sufrir deficiencia neurológica focal.

“En ocasiones los pacientes no son capaces de identificar los síntomas, como es el caso de la migraña atípica, que presenta una sintomatología diferente que lleva a la confusión. Un dolor de cara, de un diente, alteraciones visuales prolongadas o dolor corporal son ejemplos de un cuadro distinto a la migraña pero que comparten el mismo origen”, añade.

Identificarla cuanto antes

La migraña suele aparecer en la pubertad, afectando principalmente al grupo de edad comprendido entre los 35 y 45 años, aunque puede manifestarse también en personas mucho más jóvenes o incluso en niños. Debido a que tiene un marcado factor hereditario puede detectarse a partir de los 10 años.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo el 40 por ciento de las personas que sufren migrañas están correctamente diagnosticadas por un profesional sanitario.

Aunque “el paciente no se va a morir de migraña, sí que hay un menoscabo importantísimo en su calidad de vida. Por lo que merece toda nuestra atención y dedicación”, insiste la Dra. Otero. De hecho, el 74 por ciento de los pacientes con migraña sufren náuseas y vómitos.

Consecuencias ante un retraso de diagnóstico
Ante una patología tan prevalente como la migraña, que afecta al 18 por ciento de las mujeres, los profesionales coinciden en la importancia del diagnóstico precoz.

En este sentido, el Dr. Porta-Etessam, comenta que el motivo básico para realizar un diagnóstico precoz de migraña es que la automedicación lleva a los pacientes hacia la cronificación de la enfermedad.

“En los pacientes que sufren cefalea y no la tratan adecuadamente, este dolor de cabeza puede pasar a ser diario y, por ello, acabar abusando de analgésicos con todos los efectos secundarios que esto conlleva: hipertensión, problemas de estómago, etc. De tal manera que es fundamental un tratamiento adecuado y a medida”, subraya.

Tratamiento a medida

Para lograrlo, se deben tener en cuenta las características personales de cada individuo para poder determinar el mejor tratamiento.

Según el neurólogo, conocer aspectos como la profesión, aficiones o género, va a permitir que el paciente tenga una mejor calidad de vida. “Si hace deporte, evitar aquellos tratamientos que afecten el rendimiento físico; si acostumbra a hablar en público, no incluir fármacos que pueden producir una alteración en el lenguaje; si tiene un trabajo cognitivo obviar aquellos fármacos que produzcan una alteración de la memoria y comprensión”, aconseja.

¿Crees que la migraña es una enfermedad infradiagnosticada e insuficientemente tratada y reconocida?

Más historias que pueden interesarte:

Migraña: nuevo tratamiento para el desorden neurológico más extendido

Por qué la migraña es tres veces más común en mujeres que en hombres

Dolores de cabeza: una solución para cada tipo

Cuidado con lo que comes si eres propenso a las migrañas