Médicos advierten del peligro de tomar ‘megadosis’ de vitamina D para prevenir el COVID-19

Un nuevo artículo del British Medical Journal sugiere que la vitamina D es un elemento “esencial” del sistema inmunológico, pero que las dosis altas pueden ser peligrosas (Foto: Getty Images).

En un artículo publicado en el British Medical Journal este mes, 21 expertos del Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos concluyeron que si bien la vitamina D es “esencial para una buena salud” (especialmente para los huesos y los músculos) y puede reforzar el sistema inmunológico, también puede ser peligrosa en dosis altas.

“Mucha gente tiene niveles bajos de vitamina D en sangre, especialmente en invierno o cuando se pasa mucho tiempo en interiores, porque la luz del sol es la fuente principal de vitamina D para la mayoría de la gente”, escriben los autores. “Tomar un suplemento diario y comer alimentos que proporcionen vitamina D es especialmente importante para aquellas personas que estén confinadas con exposición limitada al sol”. Alimentos con alto contenido de vitamina D son los pescados grasos (como el salmón o el atún), los champiñones, la leche enriquecida, el yogur y los huevos.

Leer: La vitamina D podría ser esencial para enfrentar el COVID-19, según el hallazgo de un nuevo estudio

Pero unas altas dosis de esta vitamina ‒a lo que los autores se refieren como “megadosis”‒ son muy peligrosas.

El artículo aparece justo después de que un estudio sugiriera que la deficiencia de vitamina D podía estar vinculada con el alto índice de mortalidad de las personas con COVID-19, pero el informe advierte que no se deben comenzar a tomar esas megadosis. “La propagación continuada del nuevo SARS-CoV-2 virus y de la enfermedad COVID-19 causada por este virus SARS-CoV-2, ha dado pie a afirmaciones según las cuales hay que hacer que todo el mundo tome dosis altas de suplementos de vitamina D”, escriben los autores. “Estas afirmaciones no se fundamentan en ningún estudio relevante hasta ahora, sino que se basan en especulaciones sobre presuntos mecanismos”.

Los autores señalan que atestar el cuerpo de vitamina D puede ser tóxico e insiste en que no hay pruebas de que hacerlo prevenga del coronavirus. “No existen evidencias científicas sólidas que demuestren que las ingestas muy altas (por ejemplo, megasuplementos) de vitamina D sean beneficiosas para prevenir o tratar la COVID-19”, dice el informe. “Sí existen riesgos probados para la salud de ingerir vitamina D en exceso, especialmente para aquellas personas que tengan otros problemas de salud como unas funciones renales reducidas”.

Leer: Poiquilodermia: la razón por la nunca debes rociar perfume (o aftershave) en tu piel antes de salir al sol

Amesh D. Adalja, experto en enfermedades infecciosas y académico principal del Centro para la Salud Sanitaria de la Universidad Johns Hopkins, dice que la deficiencia de vitamina D es frecuente en Estados Unidos, especialmente entre personas negras, pero coincide en que tomar grandes dosis a ciegas puede ser peligroso. “La vitamina D es un medicamento, es una droga, así que puede tener efectos adversos”, explica Adalja a Yahoo Life. “Cuando tienes una intoxicación aguda, puedes tener muchos problemas diferentes, incluidos vómitos; puede ocurrir todo tipo de cosas”.

La toxicidad de la vitamina D ‒a la que se ha referido oficialmente Mayo Clinic como hipervitaminosis D‒ ocurre raramente, pero puede provocar “una acumulación de calcio en la sangre (hipercalcemia), que puede causar náuseas y vómitos, debilidad y micción frecuente”. Se ha probado que la enfermedad puede ser más peligrosa para aquellas personas con problemas hepáticos o renales, lo cual, según Adalja, puede conducir a un “umbral más bajo para una sobredosis”.

En una entrevista anterior sobre el tema con Yahoo Life, la colaboradora médica, doctora Kavita Patel, dijo que es importante estar atentos a los posibles peligros, pero añade que las sobredosis de vitamina D son muy poco comunes. “El riesgo es bastante bajo, especialmente si tus riñones funcionan bien”, dice Patel. “La vitamina D no es la mejor opción para todo el mundo, pero si tus riñones funcionan con normalidad, entonces tu cuerpo debería poder procesarla y expulsarla a través de la orina”.

Leer: Frutas y vegetales que ayudan a retrasar el envejecimiento y te embellecen

Mayo Clinic señala que está comprobado que “tomar 60 000 unidades internacionales (UI) de vitamina D al día durante varios meses” provoca toxicidad, pero en Estados Unidos, las recomendaciones actuales son solo una pequeña parte de esto. La Oficina de Suplementos Dietéticos de los Institutos Nacionales de Salud recomienda 660 UI de vitamina D al día para la mayoría de gente, 400 UI para los menores de 2 años y 800 UI para los mayores de 70 años. Los autores del BMJ escriben que en internet se recomiendan dosis altas ‒hasta 10 000 UI al día‒, pero “advierten con insistencia del peligro de dosis más altas a 4000 UI al día”.

Y aunque no se ha determinado que exista una vinculación entre la COVID-19 y la vitamina D, sigue habiendo investigaciones que sugieren que el suplemento podría ayudar con la función inmunológica. Un amplio metaanálisis publicado por la Universidad de Harvard en 2017, por ejemplo, descubrió que tomar vitamina D puede ayudar a prevenir infecciones respiratorias graves, como la gripe, especialmente en aquellas personas que tengan deficiencia de vitamina D.

El doctor Karl Z. Nadolsky Jr., endocrinólogo y profesor asistente de medicina en la Universidad Estatal de Michigan, dice que lo recomienda para algunos pacientes. “A menudo le digo a la gente que me parece que puede estar en riesgo (hemisferio norte, con poca luz, riesgo de enfermedades de los huesos, etc.) que tomen 1000 unidades internacionales”, explica Nadolsky a Yahoo Life. “Este artículo de BMJ dicta muchas guías apropiadas para eso e insiste en evitar las sobredosis manteniendo la ingesta a 4000 unidades internacionales diarias. Las dosis más altas de 1000 unidades internacionales no deberían ser necesarias para la mayoría de la gente con una absorción normal”.

Adalja dice que aquellas personas que no estén seguras de cómo proceder deberían hablar con su médico para que les hagan una prueba que analice sus niveles de vitamina D. “Tienes que evitar la deficiencia de vitamina D, pero no quieres una sobredosis de vitamina D”, dice Adalja. Al igual que los autores de BMJ, añade que además de los suplementos y los alimentos ricos en vitamina D pueden ser muy beneficiosos. “La luz solar es importante porque ayuda a sintetizar el principio activo de la vitamina D en tu cuerpo”, dice Adalja. “Así que la exposición al sol ayuda a mantener unos niveles más altos de vitamina D”.

Abby Haglage