El médico culpó a la menopausia de su malestar, pero su corazón no iba bien

La falta de aliento, el cambio de peso y la fatiga se suelen asociar a la menopausia, https://es.vida-estilo.ya...    pero inicialmente no se deben descartar otras patologías ya que también podrían estar indicando un problema mayor como insuficiencia cardíaca, que en sus primeras etapas causa síntomas similares. (Foto: Getty)
La falta de aliento, el cambio de peso y la fatiga se suelen asociar a la menopausia, pero inicialmente no se deben descartar otras patologías ya que también podrían estar indicando un problema mayor como insuficiencia cardíaca, que en sus primeras etapas causa síntomas similares. (Foto: Getty)

La historia de hoy corrobora algo que sabemos desde hace tiempo pero que aún está en proceso: la necesidad imperiosa de cambiar el concepto que tenemos de la menopausia y su relación con la salud (aquí nos incluyo a todos, también a algunos profesionales médicos).

Me ha llamado la atención el testimonio de Tannie y por eso lo quiero compartir. Esta mujer de Texas, (Houston) trabajaba como oficial judicial y dirigía un negocio de planificación de bodas y eventos. Un día empezó a encontrase mal y decidió consultar al médico.

Ella misma ha contado que se cansaba con facilidad, tenía dificultades para respirar y para dormir, aumentó de peso y sus piernas se hincharon, según recoge blackdoctor.org. Tras realizarle las pruebas habituales, su médico de cabecera asoció estos síntomas a la menopausia. Entonces concertó una cita con su ginecólogo, quien estuvo de acuerdo: era la menopausia y "no profundizó más"..

Así que Tannie siguió con su vida. Sin embargo, al cabo del tiempo seguía sin poder respirar con normalidad y presintió que algo no iba bien. Cuando fue a Urgencias pensando que podría tener una infección de las vías respiratorias superiores, le hicieron una radiografía de tórax y la ingresaron porque tenía "líquido alrededor de mi corazón".

Al parecer esto habría provocado que una parte de su corazón operara al 12 por ciento cuando cualquier valor por debajo del 30 se considera grave. Estuvo cinco días ingresada durante los cuales perdió 15 kilos “Esa es la cantidad de líquido que me extrajeron”, explica Tannie que salió del hospital con cuatro tallas menos.

Justo antes de darle el alta, los médicos pensaron que debía ver al cardiólogo. Esa fue la primera vez que un cardiólogo la examinó y fue entonces cuando Tannie recibió el diagnóstico: tenía insuficiencia cardíaca congestiva familiar.

La insuficiencia cardíaca, a veces llamada “insuficiencia cardíaca congestiva (ICC)”, es una enfermedad crónica que en la mayoría de los casos no tiene curación. Se produce cuando el músculo del corazón no bombea sangre tan bien como debería hacerlo, porque su miocardio no puede contraerse muy bien. Cuando esto sucede, la sangre a menudo retrocede y el líquido se puede acumular en los pulmones, lo que causa falta de aliento.

La afección puede afectar únicamente al lado derecho (que promueve la acumulación de líquido en los tejidos periféricos y el abdomen) o al lado izquierdo del corazón (que causa disnea y fatiga); aunque ambos lados del corazón también pueden estar comprometidos. Por eso hay distintos tipos de insuficiencia cardíaca: sistólica o insuficiencia cardíaca con una fracción de eyección reducida (HFrEF, por sus siglas en inglés), la de Tannie.

Estos pacientes pasan a veces de estar “sanos” a tener una enfermedad invalidante, por lo que el impacto a nivel emocional y social puede ser muy importante. Y... ¿por qué se puede confundir con la menopausia?

En sus primeras etapas los síntomas puede ser similares ya que causa fatiga, debilidad, falta de aliento o dificultades para respirar e hinchazón en piernas, en los tobillos o en los pies, según apunta la Clínica Mayo. Precisamente esos son algunos de los síntomas que se asocian a la menopausia y que presentaba Tannie cuando acudió al médico por primera vez.

De hecho el aumento de peso muy rápido es típico en este periodo de la vida de la mujer debido a la retención de líquidos. Por eso los médicos pensaron que se debía a la menopausia y no al líquido acumulado en los pulmones. Sin embargo, casos como este, relevan que la hinchazón de piernas (o de otras partes del cuerpo como los tobillos) no siempre tiene que ver con causas hormonales, sino que podría ser un aviso de que el corazón no funciona tan bien como debería.

Por eso es tan necesario que las personas del entorno y la familia comprendan y conozcan la insuficiencia cardíaca, sus síntomas y las limitaciones a las que esta enfermedad va a ver sometido el paciente desde ese momento: disnea, astenia, hospitalizaciones repetidas…

"El síntoma universal de la insuficiencia cardiaca es la disnea o sensación de falta de aire", explica el doctor Juan José Gavira Gómez, de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), "que se pone de manifiesto durante el ejercicio físico o, en casos más graves, en reposo (disnea de reposo), con la posición de decúbito o de forma brusca por la noche. Otros síntomas muy sugestivos de insuficiencia cardiaca son los edemas o hinchazón exagerada en tobillos y/o espinillas (conocida como región pretibial) y la sensación de hinchazón abdominal" .

Y es que "a medida que el bombeo del corazón se vuelve menos eficaz, la sangre puede acumularse en otras zonas del cuerpo. El líquido se acumula en los pulmones, el hígado, el tracto gastrointestinal, al igual que en los brazos y las piernas", tal y como recoge este artículo de la enciclopedia médica Medlineplus. Esto es lo que se denomina 'insuficiencia cardíaca congestiva'.

Al final la la insuficiencia cardiaca puede acabar produciendo múltiples síntomas y hacer que el paciente deje de salir a la calle o de realizar su actividad diaria habitual.

Es justo lo que le ocurrió a Tannie ya que después del diagnóstico, tuvo que renunciar a su trabajo y cerrar su negocio para concentrarse en su salud. Tenía que usar un chaleco salvavidas porque estaba “sujeta a un paro cardíaco repentino”. Su vida cambió por completo ya que vio mermada su capacidad física. La enfermedad hizo que todo le costará más, y empezará a tener limitaciones debido a las consecuencias de la enfermedad: artrosis, pérdida de masa muscular, etc.

En estos casos, además del tratamiento profesional, es importante que las personas cercanas ayuden al enfermo a acostumbrarse a las limitaciones físicas que pueda presentar. Es normal que el paciente experimente sentimientos de frustración, ansiedad, depresión y otras alteraciones del estado de ánimo.

Con una adecuada rehabilitación cardiaca, si es preciso, y ejercicio físico frecuente y progresivo se podrá recuperar, al menos en parte (en algunos casos totalmente), la capacidad física que tenía previamente. Y es que debido a las hospitalizaciones largas que a veces provoca la insuficiencia cardíaca, se puede incluso perder la capacidad de realizar actividades básicas de la vida diaria como asearse, comer sólo o vestirse. Por eso, la familia o el cuidador principal debe esforzarse en procurar una recuperación física lenta pero progresiva.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Kourtney Kardashian ha entrado en la menopausia debido a su tratamiento de fertilidad

La cara buena del polen: sirve para aliviar los sofocos de la menopausia

La ventaja (para el corazón) de tener ciclos menstruales largos

Así te avisan los ojos de que estás entrando en la menopausia