Nadie fuera de Mediaset se explica qué está pasando con Paz Padilla

·6 min de lectura

Ya estamos prácticamente en la cuenta atrás del 2021 y las principales cadenas de televisión se han lanzado a anunciar qué presentadores serán los encargados de despedir este año con la audiencia. Así, mientras que El Televisero ha dado la exclusiva de que Cristina Pedroche y Alberto Chicote se tomarán otra vez las uvas con los espectadores Antena 3, Mediaset ha comunicado a bombo y platillo que Paz Padilla y Carlos Sobera cumplirán este cometido en simulcast para todos los canales del grupo audiovisual (excepto Boing).

Y si hay algo que llama la atención de este anuncio es la puesta en escena de Paz Padilla para la noche del 31 de diciembre cuando parece que las altas esferas han escuchado los ruegos de los internautas pidiendo apartar a la gaditana de Sálvame. De un tiempo a esta parte la influencia de la presentadora se ha desinflado precisamente por su ausencia en el magacín de Telecinco y, sobre todo, por su estrepitoso fracaso en el concurso A simple vista que se ha convertido en un regalo envenenado de Mediaset a la humorista.

©Mediaset
©Mediaset

Justo cuando Paz Padilla acaba de decir “hasta luego” a su aventura más emocionante fuera de los focos, representar El humor de mi vida en el madrileño teatro Capitol, y mientras se prepara para iniciar una gira por los principales teatros de nuestro país, ha recibido un presente de Mediaset. El grupo audiovisual de Paolo Vasile le ha elegido, junto a Carlos Sobera, para presentar las Campanadas desde Vejer de la Frontera (Cádiz).

Se trata de la segunda vez que ambos presentadores se ponen al frente de la célebre retransmisión para Mediaset dado que Paz Padilla ya asumió este papel junto a Jesús Vázquez en la Nochevieja de 2019 y Carlos Sobera se despidió delante de las cámaras de la última noche de 2016 con Lara Álvarez y sus compañeros de First Dates Lidia Torrent, Matías Roure y Yulia Demóss.

Sin embargo, y aunque se entiende que Mediaset confía en Carlos Sobera porque ha sido uno de los presentadores con más presencia televisiva de este 2021, el fichaje de Paz Padilla puede chirriar más porque da la sensación de que por un lado Mediaset no quiere soltar de la mano a la gaditana pero, por otro lado, no deja de ponerle trabas.

En 2020 la tragedia se cebó con la humorista ya que el 11 de febrero falleció a los 91 años su madre Lola y, apenas unos meses después, el 18 de julio del mismo año, Paz Padilla recibió otro golpe personal tras la muerte de su marido Antonio Juan Vidal a los 53 años a causa de un cáncer cerebral. Tras la doble desgracia, la gaditana ha intentado refugiarse en el trabajo pero ni Mediaset ni el público de Sálvame se lo ha puesto fácil puesto que la audiencia se ha pasado los últimos tiempos criticando las meteduras de pata de la presentadora así como su discurso público sobre la aceptación de la muerte.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Que Paz Padilla se convirtiera en Trending topic de Twitter tarde sí y tarde también por sus salidas de tono en Sálvame invitó a los espectadores a creer que Mediaset la apartaría de la primera línea televisiva en cuanto tuviera la ocasión. Sin embargo, el pasado mes de julio la humorista, vinculada al grupo audiovisual de Paolo Vasile desde 2009, renovó su contrato de larga duración para mantenerse unida a la compañía en diferentes proyectos de entretenimiento.

Una renovación que, no obstante, se produjo en un contexto muy curioso y que ya ponía de manifiesto la aparente contradicción de Mediaset con Paz Padilla. Y no solo porque esta firma de contrato se produjera casi a la par que el momento en que Risto Mejide hundía el mensaje biodescodificador de su compañera sino porque, apenas un mes antes, la propia humorista había dejado en evidencia a la cadena que le da de comer en Mi casa es la tuya. Y es que en la entrevista con Bertín Osborne la andaluza tocó su polémico despido de Got Talent España.

“Dejé de trabajar Bertín y sí que me pasó factura dejar de trabajar. Me lo han dicho. Ha sido algo que me ha hecho mucho daño. Me llegaron a decir que yo no estuve al cien por cien y yo dije: no estuve al cien por cien para ustedes pero estuve al cien por cien con mi marido que era el que me necesitaba", expresó sobre el programa en el que había permanecido durante tres temporadas

A pesar del impacto que causaron las palabras de la presentadora de 52 años, y que en tal mal lugar dejaban a Mediaset, la compañía quiso remendar cualquier daño ocasionado y puso a Paz Padilla al frente de la segunda edición de La última cena con la posible intención de recalcar su confianza ciega en la también actriz. Claro que al poco de terminar este proyecto, por el que la gaditana recibió unos cuantos palos de la audiencia, el grupo audiovisual de Paolo Vasile le fue apartado discretamente de Sálvame, justificando un nuevo cometido para la andaluza.

Y es que Paz Padilla es la encargada de presentar el nuevo concurso de Cuatro, A simple vista, que ha desembarcado en las mañanas de la cadena para sustituir el hueco dejado por Los teloneros tras su estrepitoso fracaso. Si bien podría asumirse que Mediaset ha dado a la humorista una nueva oportunidad con este nuevo formato, se antoja más bien como el marrón del siglo porque la compañía sabe que en esa franja matinal es muy difícil que un programa cuaje.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

En efecto, A simple vista no ha arrancado con buen pie su andadura en Cuatro y es ahora Paz Padilla la que sufre el revés de una audiencia tan baja. Porque la intensa promoción de Mediaset no ha surtido efecto y este programa ni mucho menos ha servido para impulsar la franja de 14:00 a 15:00 horas de Cuatro. Aunque los resultados se pueden considerar ligeramente superiores a los de su predecesor (anotó en su estreno un irrisorio 3,6% de cuota de pantalla y reunió a 326.000 espectadores), la realidad es que el formato presentado por la gaditana se queda lejos de las expectativas y todo apunta a que no tendrá mucho recorrido por delante.

Como se apuntaba al principio, Mediaset acaba de anunciar que Paz Padilla, acompañada de Carlos Sobera, tomará el relevo de Sandra Barneda y Christian Gálvez, que el pasado año se tomaron las uvas con los espectadores desde Gran Canaria. No obstante, este nombramiento sigue resultando contradictorio puesto que hace unos días se anunciaba que la humorista no será la encargada de conducir las tradicionales galas de Navidad de Telecinco.

Este 2021 la cadena de Fuencarral va a recuperar las galas de Navidad que hasta 2016, cuando Telecinco emitió la última de ellas, hacían un guiño a la presentadora titulándose La noche de Paz. Sin embargo, para este año, la humorista causa baja ya que no será la encargada de liderar el especial puesto que este rol ahora competerá a Lara Álvarez y a Joaquín Prat.

En resumen, Mediaset lo mismo pone a Paz Padilla como presentadora de las Campanadas que le reserva un anuncio agridulce a la vuelta de la esquina.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente