Me niego a creer que guardaremos 'Operación Triunfo' en el cajón del olvido

·5 min de lectura

Si hay un programa de la televisión que me ha hecho vibrar a lo largo del tiempo ese es Operación Triunfo (OT). Han pasado más de dos décadas desde aquel 2001 en el que la Academia abrió sus puertas por primera vez y lo cierto es que mis buenas sensaciones no han mutado con el paso de las ediciones.

A pesar de los cambios experimentados con los años este talent show musical, en el que un conjunto de jóvenes demuestra su talento cantando en directo en una gala semanal, tiene elementos suficientes para emocionarnos de nuevo. Por eso, como fiel seguidora, considero que no se puede meter en el cajón del olvido justo ahora que el portal FórmulaTV ha anunciado en exclusiva que Televisión Española (TVE) no renueva el icónico formato.

©RTVE
©RTVE

No concibo un futuro sin Operación Triunfo. Así de simple, así de claro. Si bien soy consciente de que no se ha repetido el fenómeno de la primera edición, aquella que ganó Rosa López, sí que hay otras entregas que nos dejaron un bonito recuerdo y que incluso supusieron una revolución televisiva como la emitida en 2017 que dio la victoria a Amaia Romero. Es lo que tiene este programa que, antes o después, conecta con unos espectadores leales que de alguna manera vemos reflejados nuestros propios sueños (¿quién no tiene uno por cumplir?) en los anhelos de los concursantes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pese a que los televidentes no respaldamos como se esperaba la última edición emitida, la de 2020, la realidad es que en el año del estallido de la pandemia del coronavirus Operación Triunfo invadió las conversaciones de la sobremesa en Twitter. Un detalle que me parece muy significativo especialmente ahora que la cadena pública se ha desentendido del formato. Y es que después de meses de espera, con Gestmusic manteniendo las instalaciones de la Academia en el Parc Audiovisual de Catalunya hasta conocer la decisión definitiva, TVE se ha decantado por no renovar el concurso.

En otras palabras, TVE ha liberado a la marca OT. Ya no va a emitir otra edición, dejando al concurso libre para saltar a otra cadena o plataforma de streaming. La primera pregunta tras conocer este movimiento es inevitable: ¿Es hora de decirle adiós definitivamente a un programa que nos ha dado tanto? Bajo mi punto de vista la respuesta es un no rotundo. Es más, me ha sorprendido la decisión de la cadena pública de desprenderse del único tesoro del género talent show que albergaba para enfrentarse a la competencia ahora que atraviesa sus horas más bajas. Pero esa es otra historia.

Tras el anuncio de FórmulaTV, y asumiendo que Operación Triunfo merece una nueva vida televisiva, se me acumulan las cuestiones: ¿Dónde podría aterrizar este emblemático programa que ha sido escuela de tantos artistas que hoy suenan en las radiofórmulas? ¿Quién podría presentar con la misma soltura que Roberto Leal? Y algo todavía más importante: ¿tiene futuro en la televisión en abierto cuando tanto Antena 3 como Telecinco ya tienen sus propios talent shows?

Veamos. Soy de las que opina que Operación Triunfo no se puede marchar por la puerta de atrás y que por eso la televisión tradicional tiene una oportunidad de las de ahora o nunca. Este programa nos ha dado mucho, desde servir como plataforma para seleccionar al representante de España en el Festival de Eurovisión durante varios años hasta cumplir la función de entretener e incluso conseguir que potentes mensajes traspasen la pantalla. Algo que se pudo apreciar a raíz de que el concurso resurgiera en la era de las redes sociales y los concursantes exhibieran preocupaciones generacionales.

En este marco, Operación Triunfo venía ofreciendo en los últimos años lecciones magistrales en materias de tolerancia y libertad. Es decir, el formato se alejaba de aquel arranque más rancio en el que la pérdida de peso de Rosa López se convertía en un espectáculo televisivo para dar paso a imágenes que ya son historia de la pequeña pantalla como ese día en el que Marina besó a su novio transexual en pleno prime time o esa otra ocasión en la que Alfred visibilizó el drama de los refugiados.

©RTVE
©RTVE

O sea, Operación Triunfo tiene potencial suficiente para seguir haciendo las delicias del público. Aunque ya comenté mis ganas de que el concurso fiche a una mujer presentadora no me atrevo a hacer una quiniela sobre qué rostro televisivo podría sustituir a Roberto Leal. De todos modos, sí hay algo que quiero subrayar y es que, para mí, este emblemático programa tiene perfectamente cabida en Telecinco. La realidad es que ahora mismo la cadena de Fuencarral no tiene ningún talent show en emisión (Idol Kids 2 fue recolocado y finalmente retirado de la parrilla hace unas semanas) y los realities parecen agotados a juzgar por el batacazo de audiencias de la segunda edición de Secret Story. Podría aprovechar esta oportunidad de oro.

Al fin y al cabo, aunque Operación Triunfo emitió la primera, la segunda y la tercera edición en TVE, entre 2001 y 2004, desde la cuarta entrega hasta la octava el programa se emitió en Telecinco. Es decir, desde 2005 hasta 2011 se retransmitió en la cadena de Fuencarral con Jesús Vázquez como presentador y posteriormente con Pilar Rubio. Precisamente la temporada que presentó la jueza de El Desafío 2 se cerró precipitadamente tras surcar discretas audiencias. De ahí que causara tanto impacto que seis años después el concurso regresara a su casa original, entre 2017 y 2020.

Con todo lo expuesto, deseo que Operación Triunfo resurja de sus cenizas porque el espíritu de un programa tan simbólico no se puede perder así como así. Después de todo, ya hubo un día en el que creímos despedirnos para siempre del formato y acabó regresando a nuestras vidas. Se le puede dar una vuelta de tuerca, estoy de acuerdo, pero no le metamos en el baúl de los recuerdos todavía.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente