Kim Kardashian ha conseguido todo en la vida menos ser un referente feminista

·6 min de lectura
Photo credit: NBC - Getty Images
Photo credit: NBC - Getty Images

Hay quien opina que Kim Kardashian es la primera ‘influencer’, casi que inventó el término. O quizá fue su madre, Kris Jenner, la ‘momanager’ más famosa del mundo, quien lo creara para ella. Como sea, la segunda de las Kardashian ha logrado un éxito abrumador en la telerrealidad y en las redes sociales, además de transformarse en una poderosísima empresaria. Lo único que no ha conseguido es ser vista como un referente feminista, al menos hasta la fecha. Ni toda su inteligencia y su éxito la han librado de liarla parda cuando se trata de feminismo. Te contamos sus mayores errores.

Lo cierto es que en la vida de Kim todo ha salido rodado, incluso en condiciones que, al menos ‘a priori’, podrían haber sido poco favorables para ella. Tras hacerse mediática por su amistad con Paris Hilton, protagonizó con 27 años el ‘reality’ televisivo ‘Keeping up with the Kardashians y logró que una infame cinta de vídeo porno con su entonces pareja, el cantante Jay D, que se filtró al público, se convirtiera en una aliada para hacerla mundialmente famosa, además de hacerle ganar una indemnización millonaria.

‘From lost to the river’, debió de pensar la estrella de la telerrealidad, y, desde entonces, no ha dudado en utilizar su cuerpo y su cabeza para ser una auténtica ‘queen’ del siglo XXI, en la que su numerosa familia ejerce el papel de su corte. A día de hoy, Kim Kardashian es una ultra ‘influencer’ y, sobre todo, una empoderada empresaria con un olfato increíble, que han logrado que sus empresas hayan llegado a estar valoradas en más de mil millones de dólares.

Photo credit: Raymond Hall - Getty Images
Photo credit: Raymond Hall - Getty Images

Aunque, durante un montón de años, ocupó la primera plaza en solitario del reinado en Instagram, ya no es la más seguida en la red social. La han adelantado Cristinano Ronaldo, la primera persona que ha superado los 400 millones de seguidores –ya va por 460–, y su hermana Kylie Jenner, con 353, Kim sigue apareciendo en el Top 10 mundial gracias a sus 320 millones de fieles. Sin embargo, ella sigue siendo oro para los medios. Sus palabras son seguidas por masas de fieles, hasta cuando regaña a sus hijos. Kim interesa, siempre. Si cuelga un ‘post’, casi que sube la Bolsa. Y ella lo sabe y lo utiliza.

No se sabe quién persigue a quién, si Kim a la polémica o la polémica a ella, pero lo cierto es que desde los inicios de su carrera, la controversia la ha acompañado. Sin embargo, más que dificultarle el camino, quizá haya sido el lubricante de su descomunal éxito, pero también le ha pasado factura en plan feminista.

Kim Kardashian, desnuda el Día de la Mujer

El 8 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Una fecha para reivindicar. Solo a Kim Kardashian se le puede ocurrir que es el momento perfecto para subir una foto desnuda, en plan ‘no tengo nada que ponerme’ y acompañarlo de un HAPPY #INTERNATIONALWOMENSDAY. Corría el año 2016 y las críticas no se hicieron esperar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

La criticaron desde usuarias de las redes sociales indignadas, a famosas como Pink, Chloe Grace Moretz, Sharon Osbourne o Rebel Wilson, a las que desde entonces ha convertido en sus archienemigas. E incluso el presentador Piers Morgan se marcó un 'mansplaining' de libro al decir que “defender el feminismo con fotos en 'topless' es ridículo”. Sin embargo, también hubo otras ‘celebrities’, como Miley Cyrus, que subieron fotos desnudas en solidaridad con la Kardashian.

Kimoji, sus ‘emojis empoderados’

Dos años después, Kim volvió a la carga en su peculiar lucha por la igualdad. En esta ocasión, a la diosa de la telerrealidad se le ocurrió aprovechar la moda de los ‘emojis’ para crear los suyos propios, unos ‘emojis empoderados’ tipo ‘girl power’, para descargar con mensajes de su propia App, que había lanzado en 2015.

Los lanzó el Día Internacional de la Mujer, en color rosa y con mensajes tipo "mi cuerpo, mi elección”, recibieron sin embargo un aluvión de críticas por ser bastante superficiales y muy sexualizados. Eso sí, ella ganó una pasta. Se dijo que más de tres millones de dólares.

No a ‘free the nipple’

Harta de las críticas sobre su forma de entender el feminismo, la ‘influencer’ estalló en un foro de blogueras al que asistió poco tiempo después. “No me considero feminista”, dijo y prosiguió explicándose, “No me gustan las etiquetas. Simplemente hago lo que me hace feliz”.

Sin embargo, también recalcó que lucha por conseguir que “las mujeres tengan confianza. Me encanta apoyar a otras mujeres”. Pero, tras esas bonitas palabras, volvió a liarla. “No soy una chica ‘free the nipple’”, dijo en referencia al movimiento para liberar los pezones femeninos, censurados en la mayoría de las redes sociales y que su hermana Kendall no ha dudado en seguir. ¿Mostrar el culo sí, pero reivindicar libertad para nuestros pezones no? Una vez más, Kim demostró que sus ideas sobre feminismo están un poco espesas.

No soy feminista... o quizá sí

Tras otra ráfaga de críticas, la celebrity publicó una larga carta en sus redes sociales titulada ‘Por qué no me considero feminista’. En ella, explicaba sus razones para no etiquetarse en el movimiento por la igualdad. Sin embargo y por mucho que tratara de hacer ver que quería desvincularse de él, posteriormente, en una entrevista con Harper's Bazaar Arabia, reconoció que se siente feminista y que, incluso, hace por el movimiento “mucho más que personas que dicen serlo”, explicó, para acabar confesando que “siento en el alma que soy feminista”.

Mientras, aunque no sabemos a ciencia cierta si ha progresado en ese feminismo suyo, lo que sí ha hecho es seguir formándose. Además de ser una de las empresarias más importantes del mundo, Kim estudia Derecho y ha realizado campañas para promover la reinserción de las personas que han salido de la cárcel y los derechos de la gente presa, como ’90 Days to Freedom’, una iniciativa para liberar a los delincuentes no violentos de drogas de cadena perpetua. Incluso ha asegurado que cuando acabe su carrera y monte un bufete de abogados, les dará trabajo para dar ejemplo.

Photo credit: Stefanie Keenan - Getty Images
Photo credit: Stefanie Keenan - Getty Images

Además, en su firma de belleza, SKKN, que se acaba de lanzar, está intentando promover una belleza con cierta ética, con frascos rellenables. Quizá todo se trate de marketing –ya hay quien habla de ‘greenwashing’–, o quizá quiere de verdad ayudar a promover un cambio, algo que podría hacer dada su enorme influencia mediática. Ella asegura que le preocupa el futuro. No en vano, es madre de cuatro hijos, dos de ellos por cierto nacidos por gestación subrogada de vientres de alquiler, algo que también le granjeó críticas, pese a que explicó que lo hacía por cuestión de salud.

Lo cierto es que, pese a todo esto y pese a no haber demostrado en ningún momento demasiado conocimiento de lo que es el movimiento feminista, hay que recordar las palabras de otra mujer icónica del siglo XXI y, ella sí, referente de la lucha por la igualdad, Emma Watson que, cuando la criticaron por salir en un semi topless en una revista de moda y la tildaron de hipócrita y de seguir el modelo de mujer designado por el patriarcado, respondió: "El feminismo no es un palo con el que golpear a otra mujer. Es libertad, liberación, igualdad”. Y reclamó su derecho a decidir. Del mismo modo que Kim Kardashian reivindica el suyo a hacer de su culo y sus curvas su bandera sin tener que avergonzarse por ello.

VÍDEO: Pete Davidson se hace un tatuaje en homenaje a su primer beso con Kim Kardashian

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente