Matthew Perry lo ha pasado tan mal que cree que podría emular perfectamente el papel de Joker

Cine 54
·4 min de lectura

A pesar del éxito de Friends, la vida de Matthew Perry sufrió tantos altibajos que el actor está convencido que podría haber interpretado uno de los personajes más perturbados del cine: nada menos que el Joker. Y no una versión de cómic cualquiera, sino la oscura, trastornada y peligrosa que dio vida Heath Ledger en El caballero oscuro.

Matthew Perry en una imagen promocional de Friends (Abaca, Gtres); Heath Ledger en El caballero oscuro (© TM &DC Comics.2008 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.)
Matthew Perry en una imagen promocional de Friends (Abaca, Gtres); Heath Ledger en El caballero oscuro (© TM &DC Comics.2008 Warner Bros. Entertainment Inc. All Rights Reserved.)

Heath Ledger ganó el Óscar póstumo en 2009 por su enrevesada e inolvidable interpretación en la segunda entrega de la trilogía de Christopher Nolan, casi un año después de fallecer en enero de 2008 a raíz de una sobredosis, sin llegar a disfrutar de los aplausos y elogios que llegaron meses más tarde cuando la película llegó a los cines. Fue después de ver la actuación de Ledger que surgieron rumores e historias que relacionaban la intensidad de su trabajo con sus propias batallas personales. Se llegó a decir que se había metido tanto en el papel que afloraron sus propios demonios internos, como el abuso de sustancias, e incluso se dio a conocer que Jack Nicholson le advirtió que tuviera cuidado con el personaje (vía Fox News).

Matthew Perry, que también quedó inmortalizado en el mundo del entretenimiento como el irónico Chandler en Friends, asegura que la actuación de Heath Ledger resuena tanto en él que está convencido que hubiera sido perfecto para el personaje.

Ya que estamos hablando de mi tema favorito, creo que podría haber hecho lo que hizo Heath Ledger en El caballero oscuro. Realmente comprendí lo que estaba haciendo” confesó el actor de 51 años en Twitter el pasado 19 de enero. Sin embargo, poco después borró el tuit, quizás por ser consciente de que su confesión despertaría la curiosidad mediática. Pero según medios como Metro, que llegaron a capturar la publicación a tiempo, varios usuarios le respondieron mostrándole apoyo, deseándole lo mejor y asegurándole que sus trabajos más oscuros, como en la serie Studio 60 on the Sunset Strip o El ala oeste de la Casa Blanca eran los mejores de su carrera.

Antes de morir, Ledger concedió varias entrevistas para hablar de su trabajo en la película de Batman, confesando que el papel del Joker había sido “física y mentalmente agotador” para él hasta el punto de que no estaba durmiendo lo suficiente (The New York Times). Incluso comentó a la misma publicación que su cuerpo estaba agotado pero su mente iba tan rápido que no lograba descansar, tomando pastillas para el insomnio.

El actor australiano analizó todos los cómics de DC que podían tener relación con el guion “y luego cerraba los ojos y meditaba al respecto (Empire) encerrado en una habitación de hotel de Londres en donde escribía un diario y experimentaba con voces con la intención de encontrar el tono y la risa perfecta.

Terminé recayendo en el reino de un psicópata, alguien con poca o cero conciencia de sus actos. Es un sociópata absoluto, un payaso de sangre fría, asesino en masa” dijo por entonces, mientras sus allegados y compañeros de trabajo confirmaban que durante aquella época le costaba mucho conciliar el sueño. La autopsia reveló que su muerte fue a consecuencia de una sobredosis accidental tras mezclar somníferos y medicamentos para tratar ansiedad y resfríos.

Por todo esto, que Matthew Perry mencione que comprende lo que Heath Ledger estaba haciendo con aquella interpretación inmediatamente nos recuerda su propia lucha interna. En pleno éxito de Friends, completó un programa para su adicción a la vicodina y años más tarde entró a un centro de rehabilitación para tratar sus problemas con el alcohol, anfetaminas y analgésicos. Sus adicciones cobraron tal protagonismo en su vida que no recuerda tres años de su trabajo en Friends. “Desde la temporada tres a la seis” dijo a BBC Radio 2.

Perry finalmente consiguió alcanzar la sobriedad cuando se dio cuenta que “temía que iba a morir el día siguiente”. Su batalla contra las sustancias y el alcoholismo probablemente le permitan comprender esa oscuridad que Heath Ledger plasmó ante las cámaras en El caballero oscuro. En la actualidad, Perry se mantiene sobrio y ha encontrado la estabilidad junto a su prometida, Molly Hurwitz. “Está más feliz que nunca” dijo una fuente a In Touch el pasado mes de noviembre. Al parecer, el programa que sigue de AA y su relación fueron clave para su recuperación. “Literalmente ella le dio algo por lo que vivir” sentenció la fuente.

Más historias que te pueden interesar: