Matt Damon: la rutina de entrenamiento y dieta que le convirtió en Jason Bourne

·3 min de lectura
Photo credit: Lionel Hahn - Getty Images
Photo credit: Lionel Hahn - Getty Images

Matt Damon es uno de los rostros más conocidos de Hollywood. Sin duda, aunque le pese porque reconoció odiarle, le reconocerás como Jason Bourne incluso más fácil que por su propio nombre. Vale, pero... ¿y la rutina de dieta y entrenamiento?

Damon se distingue por sus secuencias de acción y por el hecho de que él mismo realiza la mayoría de sus acrobacias. La transformación de Damon en un súper espía se produjo gracias a un régimen de entrenamiento metabólico de alta intensidad durante cuatro semanas, recomendado por el famoso entrenador Jason Walsh, propietario de Rise Nation de Los Ángeles.

El entrenamiento de Matt Damon para Jason Bourne se centró en todo su cuerpo en lugar de concentrarse en grupos musculares concretos. La ventaja de este entrenamiento es que al utilizar más músculos se produce una mayor demanda de oxígeno, lo que ayuda a quemar calorías. Así es como Damon pudo perder peso a la vez que construía músculo.

Inicialmente, Matt Damon comenzó su programa de ejercicios con el peso del cuerpo, que incluía lo siguiente: 3 series de 100 flexiones; 3 series de 25 flexiones cada una; 2 series de 25 sentadillas; 2 series de 25 sentadillas Pistol; 2 series de 25 saltos en cuclillas; 4 series de 25 abdominales.

Para preparar sus secuencias sin camiseta, realizó ejercicios de cardio. Damon utilizó la VersaClimber, que es la máquina favorita de Jason Walsh, ya que proporciona las ventajas del aeróbic y tonifica el cuerpo.

¿Y la dieta? Para su papel de Jason Bourne, Damon controlaba cuidadosamente su alimentación. A pesar del ejercicio extenuante, su límite diario de calorías era de 2.000. Proteínas animales magras, verduras, cereales integrales, frutos secos y bebidas proteicas constituían sus seis comidas diarias. Cuando llegaba el momento de filmar, recortaba como un luchador para estar lo más delgado y cincelado posible, mientras bebía mucha agua.

Desayuno

Damon consumía tres huevos duros, un vaso de leche y algunos bocadillos antes de su primer entrenamiento de Bourne. Después de su entrenamiento, tomaba la primera de sus dos bebidas proteicas diarias.

Comida

Damon solía comer pechugas de pollo o un corte magro de carne de vacuno para el almuerzo, junto con ensalada y grasas buenas procedentes del aguacate y el aceite de coco. Otra opción para él puede ser un sándwich de queso en pan integral.

Cena

Damon solía cenar pescado y verduras, siendo el salmón su favorito. Como no gastaba tantas calorías por la noche, la cena solía ser menos calórica que el almuerzo.

El entrenamiento de Damon con Jason Walsh es en gran parte responsable de su filosofía de ejercicio actual. Walsh fue el que más sorprendió a Damon de los doce entrenadores que tuvo. En lugar de pulirlo, Walsh utilizó técnicas de entrenamiento que ayudaron al actor a desarrollar un físico atlético, dándole movilidad, flexibilidad y fuerza general.

El secreto de la fuerza y la metamorfosis física de Damon es su voluntad de llevar sus entrenamientos al extremo, especialmente cuando tiene un objetivo específico en mente.