'Matrix Resurrections' envuelve a Warner en una guerra judicial caprichosa

·3 min de lectura

Matrix Resurrections se convirtió en uno de los fracasos de taquilla más sonados del 2021. Con un presupuesto estimado en 190 millones de euros, esta cuarta entrega de la saga creada por las hermanas Wachowski en 1999 tan solo fue capaz de recaudar 272,6 millones en todo el mundo, datos que se quedaron lejos de rentabilizar su inversión. El fracaso podría encontrar su explicación en muchos factores, como podría ser el estrenarse tan pegada a un bombazo de taquilla como fue Spider-Man No Way Home, pero la razón más lógica sería su debut simultáneo en cines y en HBO Max.

Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss en el póster de 'Matrix Resurrections' (Foto: Warner Bros)
Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss en el póster de 'Matrix Resurrections' (Foto: Warner Bros)

La estrategia de Warner de estrenar sus películas de 2021 en salas y en su plataforma de streaming por el Covid-19 trajo mucha polémica desde su anuncio. Oliendo el desastre económico que podría suponer para la taquilla, algunas productoras con las que el estudio de Hollywood trabajó en la realización de sus títulos se mostraron muy disconformes. Fue el caso de Legendary, responsable de Godzilla vs Kong o Dune, que incluso llegó a amenazar a Warner con vender su cinta de monstruos a Netflix en caso de no cerrar un acuerdo que beneficiara a amabas partes.

Warner trató de poner remedio al asunto y negoció con los directores, talents y productoras una remuneración adicional para compensar el estreno en HBO Max. Esta compensación evitó demandas y quejas durante el pasado 2021, sin embargo, tras el fracaso de Matrix Resurrections, la productora Village Roadshow, otra de las responsables de la franquicia de las Wachowski, se ha lanzado a los juzgados por no estar de acuerdo por las condiciones impuestas por Warner y por los daños económicos ocasionados.

Village Roadshow no se anduvo con rodeos y, la semana pasada, presentó una demanda en el Tribunal Superior de Los Ángeles aludiendo a un incumplimiento de contrato y a “los esfuerzos coordinados deliberados y consistentes de Warner Bros para destripar el valor significativo de la propiedad intelectual de Village Roadshow”, según informaron medios como Deadline.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Y desde Warner no se quedaron callados. Este lunes 14 de febrero han emitido un comunicado (también vía Deadline) señalando que “las acciones de Village han sido engañosas y esta disputa es igualmente artificial”. El estudio de Hollywood cuenta que “Village estaba feliz de tener su nombre en los créditos, viajó a la premiere mundial en San Francisco y se presentó ante los medios como productores de la película”. Además, según Warner, la productora “ahora ha incumplido su obligación contractual de pagar su parte del coste de la película”.

La explicación de Warner es lógica, ya que durante todo el 2021 cerraron acuerdos con sus socios para compensar las perdidas en taquilla que supondría el estreno simultáneo en streaming. Además, dado que la estrategia de Warner se conocía desde finales de 2020, que la demanda de Village Roadshow llegue justo después del fracaso de Matrix Resurrections y no antes deja entrever una posición caprichosa por su parte. Y así lo matiza también la propia Warner Bros en su comunicado.

“Llegamos a acuerdos mutuamente aceptables en todas las películas de nuestra lista de 2021 para proporcionar una compensación adicional a los talents y a nuestros socios a la luz de nuestra estrategia de lanzamiento de estrenos simultáneos durante la pandemia del Covid-19”, explicaban. “La única excepción fue Village, que se negó a cumplir su compromiso de pagar su parte de los costos de producción, rechazando la oportunidad que les ofrecimos de eliminar el riesgo de cualquier desempeño financiero deficiente”.

No obstante, esta disputa entre ambas productoras puede ser perjudicial para las dos partes. Warner Bros y Village Roadshow llevan trabajando juntas 25 años, y esta última ha pagado más de 4.500 millones de dólares para la producción y distribución de casi 100 películas. Durante todo este tiempo, no ha habido enredo legal alguno y han realizado cintas muy reconocidas y exitosas para el público como Joker, Mad Max: Furia en la carretera, Matrix, la saga Ocean’s, cintas de animación como Happy Feet o La LEGO Película, títulos familiares como Charlie y la fábrica de chocolate, filmes de terror como La casa de cera, aclamadas películas como Mystic River, entre muchas otras.

Y no parece que vayan a resolverlo de forma amistosa sin pasar por los juzgados. Desde Warner explican que el proceder de Village no es “su forma de hacer negocios” y que “ciertamente no son socios confiables”, mientras que los abogados de Village han enviado al Tribunal de Los Ángeles una petición para agilizar la demanda en los juzgados. “Village Roadshow solicita respetuosamente que el Tribunal agilice esta acción, otorgando permiso a Village Roadshow para presentar una Moción de orden judicial preliminar, levantando parcialmente la suspensión del litigio complejo con respecto a la Moción y programando todas las sesiones informativas, el descubrimiento acelerado y las audiencias”, escribían. Y es que todo este caso parece que va a traer cola y dar mucho que hablar.

Más historias que te pueden interesar: