'Masterchef' pone en bandeja la venganza a José por el bullying recibido

·4 min de lectura

La última entrega emitida de MasterChef 9, que ha alcanzado el 15.8% de cuota de pantalla y ha reunido a 1.702.000 espectadores de media, ha quedado marcada por la última llamada de atención de Ofelia que ha acabado en perdón tras la reprochable actitud de la aspirante en la prueba de exteriores. Y es que la gallega ha mostrado delante de las cámaras su peor versión ante el miedo al delantal negro. El programa de Televisión Española (TVE) también ha destacado por la expulsión de Toni, un abandono de lo más llamativo si tenemos en cuenta que se ha producido tras la venganza de José por el bullying recibido desde su llegada.

Ofelia siempre se convierte en el centro de todas las miradas y en la última entrega emitida en La 1 no iba a ser menos, protagonizando una nueva bronca en cocinas durante la prueba de exteriores que ha tenido lugar en el Comité Olímpico Español (COE) donde RTVE ha iniciado la promoción de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Si bien la gallega ha acaparado el interés de la audiencia lo más curioso es que José se ha erigido como el protagonista indirecto, ganándose los aplausos y el reconocimiento del jurado por su templanza con la aspirante durante el reto. Y es que el cardiólogo no ha perdido los nervios en ningún momento a pesar del nivel de tensión brutal que se ha respirado en el ambiente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Y todo porque María, tras conseguir el delantal dorado, ha ejercido como capitana de los dos equipos provocando la inquina de Ofelia que ha vuelto a las andadas poniéndose a gritar. Si bien Fran ha tenido que decirle varias veces que, por favor, se callara el que mejor ha aguantado los malos modos de la aspirante gallega que, todo sea dicho, se ha disculpado antes de la tercera prueba, ha sido José. Una mesura que ha tenido recompensa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Si bien el murciano no ha sido el que mejor ha cocinado, MasterChef ha dejado que actúe el karma con el jurado valorando positivamente su continencia frente a Ofelia. “Ha dado equilibrio, estabilidad y ha sacado procesos importantes. Ha sacado elaboraciones y hablando lo justo, sin dar una voz. Y, cuando hablabas, era para hacer, por lo menos, de pegamento para unir al equipo”, ha destacado Pepe Rodríguez mientras que, seguidamente, el aspirante de reserva ha reconocido que “no ha sido fácil porque aguantar lo que había ahí montado”.

Precisamente el ser el mejor a José le ha permitido decidir en la prueba de eliminación, un reto en el que se enfrentan de dos en dos concursantes y, como siempre, los primeros tienen más oportunidades para cocinar y poder quedarse en el concurso. Es decir, cuando al cardiólogo le han elegido como el mejor de la prueba ha podido elegir a quien quería para favorecerle o no en el final. Y, como bien ha explicado ante las cámaras, “no tengo ninguna duda de que tengo que deshacerme tanto de Toni como de Arnau si quiero seguir vivo aquí”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Lo cierto es que hasta Pepe Rodríguez se ha dado cuenta de la aversión que Arnau y Tony sienten por su compañero: “Estáis muy picados, ¿eh? Se os va de las manos. Un poquito irrespetuosos”. En efecto, el desembarco del cardiólogo en el talent culinario con la competición tan avanzada ha provocado una auténtica revolución, al extremo de que estos dos compañeros manifiestan, siempre que pueden, su animadversión hacia el joven médico. Es más, a veces los aspirantes están más pendientes de lo que hace el sanitario de 34 años que de su propio cometido. Porque, esa es otra, José ha destacado tanto dentro como fuera del formato no solo por su trabajo como profesional de la salud sino también por ser un chico atractivo y musculoso que ha generado suspicacias.

Sin ir más lejos, antes de celebrarse la última prueba el comercial de grifos ha aventurado que Meri tendría que colgar el delantal pese a que su deseo es otro: “Al final aquí todos queremos ganar y el día de hoy es duro porque los que estamos aquí estamos luchando con uñas y dientes y hoy se va alguien que va a doler. Luego está mi estrategia, que está haciendo aguas como el postre, y la encabeza aquí mi amigo José.

Pero José, después de sentir las mofas en sus propias carnes, ha aprovechado la oportunidad que le ha brindado Masterchef eligiendo a Meri como la primera en aceptar el reto a dos. “Teniendo a estos dos maromos picándose todo el día con él, ¿qué querían? Yo como lo cuido, hago deporte con él, estudio con él. Si no me lo hacía sí que me hacía pupita”, ha reconocido la concursante que, a su vez, ha seleccionado a la de Tomelloso (que los jueces han mandado a la prueba de eliminación por no gestionar bien las dos capitanías) para enfrentarse a ella en la elaboración de un curry de verduras.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con todo, María ha ganado el reto y, después, Meri ha elegido a Toni a quien ha vencido. Y aquí llega el detalle más relevante y es que, al final, se han enfrentado Tony y Arnau que son justo los dos que, constantemente, hacen alusiones de mal gusto sobre derrotar a José. Un duelo en esta décima gala que ha perdido el jugador profesional de póquer quien se ha convertido en el expulsado de la noche tras recibir una cucharada de su propia medicina.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©RTVE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente