'Masterchef 8': un gallo y un pollito en la final

Por Ignacio Herruzo Martínez
Photo credit: MOEH ATITAR

From Diez Minutos

'MasterChef 8' ha celebrado este lunes la semifinal, en cuya primera prueba Ana se ha convertido en la primera finalista definitiva y que ha deparado la lucha entre Andy, Iván, Alberto y Luna por las otras dos plazas después de que José Mari se despidiera del concurso por sorpresa en la prueba de eliminación.

En la primera prueba, celebrada en las cocinas de 'Masterchef' y donde los aspirantes debían cocinar un plato con estrella Michelín de Jordi Cruz, los tres jueces del programa, ayudados por cuatro de los mejores críticos gastronómicos de nuestro país, eligieron a Ana como la mejor de la prueba, por lo que se hizo con la primera chaquetilla del duelo final, que en esta edición será a tres bandas y no a dos como suele ser habitual.

A la gran final han llegado Ana (Madrid, 24 años), Andy (Madrid, 26 años), Luna (Lanzarote, 29 años), Alberto (Barcelona, 31 años) e Iván (A Coruña, 38 años). Los cuatro últimos lucharán el próximo lunes en los dos primeros retos por un par de plazas en el combate final, que será un duelo a tres en esta ocasión. La primera chaquetilla de ese combate tiene dueña: se la ganó Ana, la más joven de los 16 que iniciaron el concurso al elaborar un plató tres estrellas Michelin de Jordi Cruz.

La expulsión de Jose Mari

Los postres han regresado a las cocinas de Masterchef 8 para la última prueba de la semifinal. Iván, Alberto, Luna y José Mari se han enfrentado a este último reto en el que han tenido que emular un postre de Pol Contreras, repostero en El Portal de Echaurren de Francis Paniego.

Pol Contreras advirtió que había que ser metódico, que los aspirantes tenían que medirlo todo muy bien Iván hizo un postre extraordinario: "No me creo que sea mío", admitió el que empezó siendo apodado como "El rey del mar"; los jueces corroboraron su buena mano y le dieron un 9 sobre 10. Alberto hizo un gran trabajo, "muy bien ejecutado y preciso", en palabras de Samantha Vallejo-Nágera. "Menudo caos el cocinado", juzgó la chef la labor de Luna, que aún así consiguió sacar el postre. José María, que utilizó su pin de la inmunidad la semana pasada, hizo un plato con errores más graves y se quedó a las puertas de la final.