¿Ha ayudado Masterchef Celebrity a mejorar la imagen de Anabel Alonso tras sus polémicas tuiteras?

Masterchef Celebrity 4 ha decidido que Anabel Alonso cuelgue el delantal en la novena gala emitida en Televisión Española. La actriz se ha ido por la puerta de atrás tras un enfrentamiento con Tamara Falcó, aunque su vuelta al programa tras participar en la segunda edición ha servido para meterse al público en el bolsillo y, sobre todo, para alejarse de las continuas controversias en las que se ve involucrada.

(©RTVE)

Anabel Alonso participó en la segunda edición del talent culinario y, tras convertirse en la octava expulsada, los espectadores se quedaron con ganas de que regresara a los fogones. Su vuelta en la cuarta edición junto a Boris Izaguirre, como concursantes de pleno derecho tras ocupar las plazas de Elena Furiase y Marta Torné, ha servido para confirmar que guarda el buen humor también en las cocinas y es que la maestra de las ocurrencias, a pesar de que su marcha se haya visto empañada por un enfrentamiento con Tamara Falcó en Florida Retiro (Madrid).

Y es que las dos concursantes han protagonizado una acalorada discusión en mitad de una de las pruebas de exteriores más estresantes del programa gastronómico. La tensión ha dado paso a unos reproches que han volado como cuchillos ya que la humorista ha asegurado que era la capitana y que se merecía un respeto.

Pero, dejando aparcada esta bronca, Anabel Alonso se ha convertido en una de las aspirantes que ha protagonizado los momentos más divertidos de la edición y que, sin dudas, ha revitalizado el concurso. ¿Porque a quién, si no es a ella, se le ocurriría meter  la cabeza en el agua para coger una langosta? La propia participante ha afirmado que se ha marchado con un buen sabor de boca, quitándose la espinita que se le quedó durante su primera oportunidad en el talent show culinario donde su complicidad con Bibiana Fernández le valió el mote conjunto de “Las retales”. Su paso por el programa ha servido precisamente para confirmar que es uno de los rostros mediáticos más aclamados y, sobre todo, para poner distancia a las continuas polémicas en las que se ve rodeada.

Porque no cabe duda que la de Baracaldo triunfa con sus interpretaciones en la pequeña pantalla, desde aquel recordado papel de Diana Freire en 7 vidas al más reciente como Benigna Castro en Amar es para siempre. Eso sí, respecto a sus opiniones públicas es otro cantar ya que en numerosas ocasiones divide a los espectadores con sus palabras.

Su última polémica ha sido el enfrentamiento con Fran Rivera en Espejo públicoLa intérprete no ha tenido reparo en posicionarse en contra del torero después de la controversia surgida en el programa de Antena 3 por el vídeo sexual de la trabajadora de Iveco que se suicidó después de que la grabación se difundiera sin su consentimiento. En este contexto, el colaborador afirmo que los hombres son incapaces de tener un material así y no difundirlo. Demostrando que no tiene pelos en la lengua, la actriz se ha mostrado indignada una vez más por dicha generalización aunque el encontronazo ha vuelto a producirse después de que el matador de toros le haya culpado de, con su mensaje en Twitter, meterle en la lista de hombres machistas.

Pero más allá de este rifirrafe cara a cara, parece que Anabel Alonso está abonada a la polémica virtual. La dobladora de Dory se ha convertido en uno de los personajes públicos que más la lía en redes sociales a la hora de sacar punta a la actualidad. Todavía se recuerda su tuit, con chiste incluido, tras el ingreso hospitalario de Albert Rivera por gastroenteritis el pasado mes de julio que provocó el rechazo de buen número de dirigentes de Ciudadanos como Noemí de la Calle, Patricia Reys o Juan Carlos Girauta que respondió con otro tuit diciendo: “¿Cuánta basura puede albergar en la mente y en el alma un artista fracasado?

Más, recientemente, la también presentadora de televisión recibió otro vendaval de críticas por burlarse de Rocío Monasterio y su currículo. La actriz de 54 años se mofó de la portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid tras conocerse que había falseado la fecha en la que terminó arquitectura y que habría firmado planos antes de tener el título.

La actriz siempre se ha caracterizado por su actitud combativa digitalmente, haciendo de Twitter su particular espacio para expresar su descontento con opiniones mordaces que a veces la ponen contra las cuerdas. Es una tuitera activa que da su criterio sin complejos sobre los temas más relevantes y que, desde luego, no se refugia en el anonimato sino en la ironía a golpe de mensaje. Es, en otras palabras, el azote de muchos políticos con su humor ácido.

¿Seguirá viviendo a base de zascas tras su participación en Masterchef Celebrity 4 o correrá un tupido velo para que los espectadores se queden con la imagen más amable y jovial que ha ofrecido en el programa? Apostamos más por lo primero que por lo segundo, porque Anabel Alonso sólo hay una.

Para seguir leyendo:
¿Tiene Masterchef los jueces más exigentes de la televisión?
Críticas a Masterchef Celebrity por mostrar otra edición más a los aspirantes despellejando animales

Imagen: ©RTVE