Massa busca colocar deuda a 2024 en la última licitación del mes: ¿el mercado apuesta al éxito o al fracaso?

El ministro de Economía Sergio Massa afrontará este miércoles 28 de septiembre un nuevo examen en el mercado de capitales local mediante la última licitación de deuda del Tesoro en la que buscará estirar los plazos de colocación con vencimientos posterior a las PASO del próximo año, y post recambio de mandato presidencial.

Con ese propósito, la secretaría de Finanzas aspira a atraer a los inversores con un bono del Tesoro en moneda dual que vence el 28 de febrero de 2024. La característica del bono dual es que brinda un rendimiento ajustado por inflación o por variación del dólar oficial, lo que más pague al momento de la fecha de vencimiento.

Los analistas prevén que la mayor demanda de este instrumento provendrá del sector público, pero consideran que está bien que Economía salga a testear el interés de los inversores privados por tomar deuda que vence dentro del próximo gobierno.

Economía ya había recurrido a la colocación de bonos duales cuando en agosto realizó un canje voluntario de la deuda en pesos por el cual se postergaron a 2023 vencimientos por $2 billones. Se trataba de compromisos de deuda que vencían entre agosto y octubre de este año.

De hecho, en Finanzas evalúan la posibilidad de efectuar un nuevo canje para despejar los vencimientos del último bimestre del año, donde en noviembre hay que cancelar obligaciones por $775.000 millones, y en diciembre otros $701.000 millones.

¿Cuál es el menú de la licitación?

Hay un clima de relativa calma cambiaria en septiembre dado que el Banco Central está acumulando reservas gracias a la mayor liquidación de divisas impulsada por el dólar soja a $200 que finaliza este viernes.

Economía testeará el interés del sector privado en tomar deuda que vence dentro del próximo gobierno
Economía testeará el interés del sector privado en tomar deuda que vence dentro del próximo gobierno

Economía testeará el interés del sector privado en tomar deuda que vence dentro del próximo gobierno

Con esta subasta, la cartera económica busca inicialmente fondos por $90.000 millones y el equivalente a u$s150 millones con el bono dual. Según indicó un informe de PPI debe cubrir vencimientos esta semana por $137.779 millones.

Para afrontar esta licitación Finanzas elaboró un menú de seis instrumentos de deuda.

Hay una Letra de Liquidez del Tesoro (LELITE)con vencimiento el 21 de octubre de 2022 que solo puede ser suscripta por Fondo Comunes de Inversión.

También ofrece una Letra del Tesoro a descuento a tasa fija (LEDE) con vencimiento el 28 de febrero de 2023 (S28F3), y la otra caduca el 31 de enero de 2023 (S31E3).

Dos Letras ajustadas por CER (LECER), que indexan por inflación, una caduca el 19 de mayo de 2023 (X19Y3), y la otra expira el 18 de septiembre de 2023 (X18S3).

Bono de la Nación Argentina en moneda dual con vencimiento el 28 de febrero de 2024 (TDF24), y un Bono del Tesoro en pesos que caduca el 23 de mayo de 2027 (BOTE 27) que es el que usan los bancos para integrar encajes.

En la licitación, se ofrece un bono dual que cubre de inflación o de un salto del dólar oficial
En la licitación, se ofrece un bono dual que cubre de inflación o de un salto del dólar oficial

En la licitación, se ofrece un bono dual que cubre de inflación o de un salto del dólar oficial

La recepción de las ofertas comenzará a las 10.00 horas de este miécoles y finalizará a las 15.00 horas.

Deuda en pesos: ¿qué evaluación hacen los analistas?

Javier Casabal, analista de Adcap Grupo Financiero remarcó que "sin duda la mayor sorpresa es la inclusión del bono dual" y recordó que "el Tesoro no coloca de deuda a 2024 desde mayo de este año, previo al sell-off de la deuda CER y ahora parece estar aprovechando una fecha con vencimientos pequeños para tantear la demanda genuina".

Por su parte, Pablo Repetto, jefe de Research de Aurum Valores sostuvo que "la estrategia de ir estirando plazos es de vital importancia para el Gobierno" aunque dijo que "no vemos al mercado interesado en convalidar esa necesidad del gobierno porque la demanda de activos en pesos de mediano plazo es considerada riesgosa, y las tasas con las que opera en el mercado secundario así lo demuestra".

Asimismo, Nery Persichini, analista de GMA Capital subrayó que "el Gobierno muestra los primeros intentos de cruzar el rubicón de vencimientos post PASO, y lo hace con vehículos que ofrecen un resguardo a los inversores, específicamente LECER y un nuevo bono dual a febrero de 2024" y estimó que "probablemente el mercado acompañe, liderados por las entidades públicas"

A su vez, el analista financiero Christian Buteler señaló que con esta licitación "intenta tantear si el mercado lo acepta, si hay demanda de instrumentos para esa fecha" y juzgó que para buscar colocar deuda después de las elecciones "me parece bien la elección de un bono dual porque lo cubre al inversor si se escapa la inflación o si se escapa el dólar".

"En algún momento hay que empezar a colocar deuda en 2024, cuánto antes empiece a tantear al mercado, y ver que recepción hay, mejor", resaltó Buteler quien cree que la demanda "en la gran mayoría va a ser del sector público, el mercado va a seguir buscando instrumento corto".

De igual diagnóstico, el analista Gustavo Ber opinó que "los instrumentos más largos, post PASO podrían recibir órdenes principalmente de organismos públicos, pero puede resultar prematuro para los inversores privados, especialmente en un contexto externo e interno de renovada cautela".

El mercado estima que la demanda del bono dual provendrá fundamentalmente del sector público
El mercado estima que la demanda del bono dual provendrá fundamentalmente del sector público

El mercado estima que la demanda del bono dual provendrá fundamentalmente del sector público

Asimismo, Lucio Garay Méndez, economista de Eco Go, comentó que "es interesante ver como el Tesoro retoma nuevamente la consigna de alargar plazos de la deuda, a diferencia de cuando intentó hacerlo a principio de año, esta vez está convalidando una suba de tasas, por lo que tiene mayores probabilidades de éxito"

"Es un primer test, y es importante que lo haga. Si esta licitación sale bien y no solo consigue rollear el 100%, sino también consigue financiamiento neto, entonces es una muy buena señal para la economía", enfatizó.

¿Qué perspectivas tiene el mercado?

Para Garay Méndez, "hoy los bonos duales están muy demandados, creo que va a haber una buena recepción de los mismos".

Por su parte, Fernando Baer, economista jefe de Quantum Finanzas, prevé que el bono dual "algún interés va a despertar, (colocar deuda a 2024) es justamente la prueba que hay que pasar por eso salieron con u$s150 millones para testear al mercado, habrá que ver si mucho es sector público o no, pero es la línea que de a poco hay que ir cruzando".

Repetto evaluó que "no nos parece demasiado atractivo el menú, creemos que la mayor parte de la demanda irá a la LEDES de febrero, y seguramente los bancos suscriban la de 2027 para encajes". Y juzgó que "el resto del menú luce demasiado riesgoso y largo para lo que busca el mercado".

En la misma linea, Ber prevé que "los instrumentos de corto plazo sería hacia donde continuará concentrándose la mayor demanda".

Para los analistas de PPI, "el Tesoro tiene espacio para atravesar la última prueba del mes sin demasiadas complicaciones" ya que en la primera licitación de deuda de septiembre consiguió un financiamiento neto de $228.004 millones.

Sobre las LECER que incluye el menú, en PPI piensa que "el Tesoro debe esforzarse con las tasas para generar demanda en este tramo de la curva de rendimientos".

Para algunos analistas, el Tesoro convalidará tasas más altas que en la anterior licitación, mientras que para otros no.
Para algunos analistas, el Tesoro convalidará tasas más altas que en la anterior licitación, mientras que para otros no.

Para algunos analistas, el Tesoro convalidará tasas más altas que en la anterior licitación, mientras que para otros no.

Por su parte, Casabal estimó "con respecto a tasas fijas, la Ledes de febrero 2023 debería salir con un precio en torno a $74, lo que implica una TNA mínima de 85% (para mantenerse como techo del corredor de tasas del BCRA)".

"Será otro test interesante respecto del apetito por tasas fijas en un plazo en el cual podría ocurrir algún tipo de salto cambiario", acotó.

Por su parte, Buteler dijo que "no creo que haya aumento de tasas en esta licitación".

Para Persichini, "esta licitación no representa un monto amenazante, aunque el Tesoro debería aprovechar para maximizar el colchón de financiamiento neto porque en el último trimestre del año vencen $ 1,8 billones".