Mascarillas de tomate para la piel: ¿sí o no?

·5 min de lectura
Photo credit: Arun Nevader
Photo credit: Arun Nevader

Cuando algo se pone de moda en las redes, lo hace hasta casi quemarse. Algo así ha pasado con el tomate, que ha experimentado su propio momento de gloria gracias a que las influencers se hacían eco en vídeos exprés como este de cómo el tomate es el ingrediente estrella de sus mascarillas caseras.

Esta fruta (no es una verdura) consumida de forma regular ayuda a nuestra salud reduciendo el colesterol o previniendo problemas cardiovasculares. También es ideal para incluir en tu dieta si quieres adelgazar y deshincharte. Pero, ¿y en la piel? ¿Cómo actúan? ¿Están equivocadas las influencers o por el contrario están haciendo lo que deberías hacer tú cuando termines de leer este artículo? Sigue leyendo…

Lo cierto es que el tomate es todo un ‘superalimento’. Tiene un porcentaje altísimo de nutrientes que, de forma tópica, pueden tener grandes beneficios. Es rico en vitamina C, A, E, B6 y proteínas, entre ellas, el licopeno, un carotenoide con efecto antioxidante que protege de los radicales libres.

Qué le puede pasar a tu cara si le añades tomate

Entre otras cosas, todas las vitaminas y propiedades del tomate ayudarán a regular la grasa de la piel.

También es efectivo para combatir las espinillas y granos y un perfecto “sellante” de poros dilatados, así como una potente solución para las manchas en la cara. Gracias a la acidez, aclara la piel e ilumina de forma natural las pieles opacas y apagadas.

El tomate también es un gran aliado para combatir los efectos del acné, gracias a sus propiedades antiinflamatorias.

Photo credit: Kathrin Ziegler
Photo credit: Kathrin Ziegler

Cómo hacer una mascarilla de tomate

Además, el tomate es un astringente natural que refresca la piel. Puedes aplicarlo creando una mascarilla casera con su jugo, triturándolo previamente y aplicándolo como cualquier otra mascarilla o puedes optar por poner rodajas sobre el rostro y frotarlas sobre la piel para que la pulpa actúe. Deja reposar unos 10-15 minutos y aclara con abundante agua.

Otra de las formas de usar el tomate sobre el rostro es la mezcla de la pulpa y el jugo de un limón, otro ingrediente común en las mascarillas caseras. Notarás el rostro más claro, luminoso y fresco.

Contraindicaciones del tomate en la piel

Sabemos de la acción astringente del tomate, incluso de su poder limpiador en tema de espinillas pero, ¿tiene algún contra? Lo cierto es que más allá de las contraindicaciones que tiene la ingesta del alimento, por ejemplo, que tomado en cantidades abundantes puede provocar problemas renales o diarreas (sobre todo si se toma crudo, por posible contaminación por salmonela), en la piel -no excepcionalmente sensible-, es un ingrediente estupendo.

Si en tu caso, tu piel es muy sensible, mejor evita su uso, ya que puede ser algo irritante. Además, conviene ser conscientes de si se tiene o no alergia a este alimento, para evitar rojeces.

Otros usos del tomate

Siguiendo con el tomate como tratamiento tópico, además de las famosas mascarillas que corren por la red social como la pólvora, hay quien usa el tomate como un limpiador corporal exfoliante, como fortalecedor del cabello e incluso como estimulante de la circulación.

Y si alguna vez te has quemado con el sol, quizás también hayas acudido al tomate como solución para calmar la piel enrojecida por las quemaduras solares, pues el tomate es un excelente calmante en estos casos.

Por cierto, si quieres añadir un extra de hidratación a tu mascarilla casera de tomate, añade un par de cucharadas de glicerina natural. ¡Verás qué maravilla!

5 mascarillas faciales para probar hoy mismo

Vale, llegados a este punto, las mascarillas faciales de tomate puede que te hayan conquistado. Pero antes de lanzarte a la licuadora a hacer tus propias mezclas sin control, hemos seleccionado para ti 5 mascarillas faciales de tomate, con sus mismos efectos y beneficios, pero ya listas para usar. Por cierto, un plus: ¡todas cuestan menos de 2 euros!

Mascarilla facial de tomate hidratante e iluminadora, de Dermal

Te presentamos la mascarilla 'It's Real Super Food Tomato Mask' de Dermal. Cuesta 1 € y ayuda a proteger de los radicales libres gracias a su poder antioxidante, además de regular la secreción de sebo, hidratar, aclarar e iluminar la piel y prevenir el envejecimiento.

Aplica la mascarilla sobre el rostro limpio, partiendo del centro de la cara y extiéndela ajustándola a su forma. Deja que actúe entre 15 y 20 minutos. Una vez retirada, esparce el líquido restante por todo el rostro hasta que se absorba por completo.

Mascarilla facial revitalizante de tomate, de Farmskin

Otra propuesta que además, va a ayudar a realzar la luminosidad del rostro en las pieles apagadas para un efecto radiante. Colma la piel de nutrientes y la deja suave y saludable.

Mascarilla facial de tomate, de SWLD

La mascarilla de SWLD de tomate ayuda a reducir arrugas, acelera la renovación de la piel y mejora su elasticidad gracias, además del tomate, a su alto contenido en vitamina B3, aclarando además las manchas de la edad. Aplica la mascarilla y deja actuar entre 15 y 20 minutos.

Mascarilla facial de tomate, de Milatte

Esta mascarilla se agota una y otra vez. Y no sólo porque cuesta 1 euro, sino porque es cómoda de usar (en formato celulosa impregnada con esencia de tomate) y por sus efectos hidratantes gracias a ingredientes como la vitamina A, K y licopeno.

Mascarilla facial de tomate, de Baroness

Otra propuesta ‘low’ de mascarilla facial de tomate en formato mask sheet que ayuda a fortalecer la piel, eliminar toxinas, blanquear el tono y aumentar su elasticidad. Una pasada.