1 / 16

La Navidad de los LeBarón tras perder a varios familiares por las guerras de los cárteles de la droga

En la imagen, las tumbas de Rhonita Miller y cuatro de sus hijos en un cementerio de Colonia LeBarón (México). El pasado 4 de noviembre fueron asesinados por asaltantes desconocidos junto a otras dos mujeres y otros dos niños cuando viajaban en furgoneta por la frontera de los estados de Sonora y Chihuahua, al norte del país. (Foto: Alexandre Meneghini / Reuters).

FOTOS | Así fue la Navidad de los LeBarón tras perder a varios familiares por las guerras de los cárteles de la droga

El pasado 4 de noviembre unos hombres armados atacaron una furgoneta en la que viajaban tres mujeres y sus 14 hijos en la frontera de los estados mexicanos de Sonora y Chihuahua, al norte del país. Iban a encontrarse con familiares, pero nunca llegaron a su destino. Las madres murieron, así como seis de los niños. Otros pasaron varias horas heridos en mitad de la nada antes de ser rescatados o encontrados. Todos pertenecían al clan de los LeBarón.

Esta familia se instaló en México a principios del siglo pasado huyendo de la prohibición de la poligamia instaurada en el seno de la iglesia mormona décadas antes. El abuelo del actual patriarca, Adrián, fundó el pueblo de Colonia LeBarón en 1941 y, desde entonces, denuncian que los grupos de crimen organizado han sido una amenaza para sus actividades agrícolas.

Desde la masacre, Adrián LeBarón lucha por llevar ante la justicia a los responsables. Se ha reunido con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien tras su encuentro pidió ayuda a Estados Unidos y al FBI para colaborar en la investigación. Varios sospechosos han sido detenidos y se cree que un cártel pudo confundir la furgoneta con la de una banda rival.

El patriarca del clan perdió a su hija Rhonita Miller, de 30 años, en el asalto y a cuatro de sus nietos, dos de ellos de tan solo unos meses. Ahora la familia, rota por el dolor, ha celebrado su primera Navidad desde la masacre recordando a los seres queridos.

Más historias que te pueden interesar: