Marwan Abu-Tahoun: Soy apátrida de la poesía por no seguir ninguna corriente

·4 min de lectura

Ceuta, 5 jun (EFE).- El cantautor, compositor y poeta español Marwan Abu-Tahoun, considerado uno de los más destacados representantes de la llamada poesía urbana, ha reconocido que se siente un "apátrida" a nivel literario por "no seguir ninguna corriente".

Marwan Abu-Tahoun (Madrid, 1979), hijo de un palestino y una española, ha realizado esta reflexión en una entrevista con Efe en Ceuta, donde se encuentra para presentar su cuarto poemario, "Una mujer en la garganta".

El madrileño ha dejado claro que está en un momento "muy bueno" por su "madurez como artista": "Tanto mi último disco como mi último libro siento que es lo mejor que he hecho; hay una evolución importante en cuanto a la lírica y el disco está mucho más elaborado, con más profundidad y con más calidad tanto en la producción como en los arreglos, las letras y las armonías".

"Tengo mucho margen de mejora y cada vez me salen mejor las cosas", ha manifestado Marwan Abu-Tahoun para comentar que escribe canciones y poemas porque tiene "una necesidad de comunicar", y ha añadido: "Nunca decido lo que haré ya que empecé a hacer canciones en el 1998 y me dí cuenta de que tenían una gran tradición poética".

El artista se dice seguir la línea de "cantautores como Serrat, Sabina, Jorge Drexler o Pedro Guerra, que son todos poetas en sí": "Sigo esa tradición, por lo que escribir canciones y poemas no me ha costado trabajo aunque sí es cierto que al principio me volqué más en la música".

MEZCLA CON RESULTADO

Y el resultado de la "mezcla" le ha dado buenos resultados porque, ha explicado, tiene "mucho público" en sus conciertos, cifras de ventas "muy buenas" y, sobre todo, recibe "cariño de mucha gente y eso es un regalo" para quien, a priori, hace cosas "que no son muy comerciales" como escribir poesía y canciones de autor.

De la poesía ha dicho que es un género "muy de minorías pero, al calor de las redes, se ha enganchado un público joven y ahora se ha multiplicado. Cada vez hay más recitales de poesía, se lee mucho más, y goza de buena salud la poesía en España".

Desde su primer disco, "Trapecista" (2008), ha publicado otros cuatro hasta llegar a "El viejo boxeador", que sacó en plena pandemia. "La canción de autor en los 70 y en los 90 tuvo un gran auge, luego tuvo un periodo valle y ahora estamos otra vez en las cumbres con artistas como Drexler, Rozalén, El Kanka ... hay muchos cantautores que han salido de los pequeños bares y ahora están llenando estadios".

Por esta circunstancia, Marwan Abu-Tahoun se considera un "afortunado porque poder vivir de lo que amas es lo mejor". "Cuando empecé a componer en el 98 quería compartir mis canciones y que emocionasen, por lo que ser reconocido es muy bonito. Poder recorrer el mundo gracias a eso es impagable".

ACOGIDA

Tras debutar en lo literario con el poemario "Apunte sobre mi paso por el invierno", ha señalado que no ha sido muy bien acogido por una parte del mundo poético quizás porque no se mueve en ninguna corriente literaria.

"No soy ningún solitario pero este mundo me resulta un poco extraño y por eso muchas veces me siento fuera y eso se refleja en mi faceta poética", ha explicado.

Su apuesta es buscar "emociones, un mensaje de paz, decir que no somos perfectos y tratando de tender puentes para romper la desigualdad entre hombres y mujeres, razas o clases sociales porque estamos en un momento de la historia donde cada vez las diferencias son más grandes".

Su próximo proyecto lo tiene claro: "Estoy preparando unos duetos de mi último disco y quiero girar porque saqué un disco en pandemia y ahora voy a viajar".

Su primera visita a Ceuta se produce en un momento difícil por la crisis migratoria. "Lo he seguido de cerca por los medios de comunicación, el tema de la inmigración lo he vivido con mi padre y me gustaría lanzar un mensaje de que no es admisible hacer política con vidas humanas ni hacer política basada en la confrontación, el chantaje o las amenazas".

"Es una desgracia humana lo que ha pasado, me rompen el corazón estas cosas; y entrar tantas personas es un caos pero hay que dar una respuesta acorde a la magnitud de la situación y haciendo valer los derechos humanos", ha concluido.

Rafael Peña

(c) Agencia EFE