Martin Scorsese advierte de cómo Netflix y el streaming están acabando con el arte del cine

Cine 54
·4 min de lectura

Martin Scorsese no tiene pelos en la lengua y después de arremeter contra las películas de superhéroes diciendo que "eran parques de atracciones" y "no eran cine", ahora ataca de nuevo. Esta vez su opinión disconforme recae en el streaming acusando a la industria de devaluar el arte del cine en un mero contenido a raíz del poderío de las plataformas online.

En un ensayo acusa a las plataformas streaming de apoderarse de la experiencia cinematográfica, “tal y como Amazon se apoderó de las tiendas físicas”.

(John Shearer; Gtres)
(John Shearer; Gtres)

El director de 78 años desató toda su furia cinematográfica en un extenso ensayo dedicado a Federico Fellini y publicado en la edición de marzo de la revista Harper’s Bazar. Titulado ‘Il Maestro’, el texto recurre al legado del cineasta italiano para cuestionar por qué la magia del cine se está perdiendo entre el tsunami de contenido que los estudios y compañías streaming estrenan.

Scorsese deja a un lado las hipocresías y reconoce que es uno de los muchos que se ha beneficiado de los streamers -como fue el caso de El irlandés con Netflix y más recientemente Killers of the flower moon con Apple- pero detalla con certeza que “el arte del cine está siendo sistemáticamente devaluado, marginado, degradado y reducido a su más bajo común denominador”. Ser un mero contenido.

A continuación, el director explica que el significado de la palabra “contenido” únicamente se utilizaba en discusiones sobre cine en niveles serios, contrastándose y midiéndose contra la “forma”. Sin embargo, añade que “gradualmente fue utilizándose cada vez más entre personas que lideraban medios, la mayoría no sabía nada de la historia de la forma del arte o no les importaba lo suficiente para pensar que deberían”.

Según Scorsese, la palabra ‘contenido’ se convirtió en un término que definía todas las imágenes en movimiento, desde “una película de David Lean al vídeo de un gato, una publicidad de la Super Bowl, una secuela de superhéroes, un episodio de una serie. Ya no se relacionaba con la experiencia teatral del cine pero con el visionado casero en plataformas streaming que han llegado a apoderarse de la experiencia cinematográfica, tal y como Amazon se apoderó de las tiendas físicas”.

El director de Toro Salvaje cree que estamos viviendo una situación que presenta todos los ‘contenidos’ al mismo nivel, “que suena democrático, pero no lo es” y critica el uso de algoritmos que sugieren otras series y películas como los que aparecen en los perfiles de Netflix. Si más visionado es ‘sugerido’ con algoritmos basados en lo que ya viste, y las sugerencias están basadas solamente en el tema o género, entonces ¿qué le hace al arte del cine?”

Ser selectivo no es antidemocrático o elitista -es un acto de generosidad porque estás compartiendo lo que amas y lo que te ha inspirado-” añade haciendo referencia a otras plataformas estadounidenses como MUBI que seleccionan los ‘contenidos’ que destacan en lugar de recurrir a algoritmos. Según Scorsese, dichas calculaciones matemáticas “tratan al espectador como un consumidor y nada más”.

A lo largo del ensayo se puede leer a un director contundente pero preocupado con el futuro del cine, ese arte al que dedicó toda su vida y al que continua sirviendo como influencia constante para otros cineastas. Escribe que el cine y la importancia que tiene en nuestra cultura ha cambiado y habla directamente a los cinéfilos al decirles que no pueden depender de que el negocio cuide del cine, tal y como está en estos momentos.

Define que la industria ahora “es un negocio de entretenimiento visual masivo” que pone su énfasis “en la palabra negocio” con un valor que solo “está determinado por la cantidad de dinero que se obtendrá de una propiedad determinada”, llevando a que clásicos legendarios de la historia del cine ahora naden dentro de los servicios online. Y destaca títulos como Sunrise, La Strada y 2001. “Los que conocemos el cine y su historia tenemos que compartir nuestro amor y nuestro conocimiento con la mayor cantidad de gente posible. Y tenemos que dejar muy claro a los actuales propietarios legales de estas películas que representan mucho, mucho más que una mera propiedad para ser explotada y luego encerrada. Se encuentran entre los mayores tesoros de nuestra cultura y deben ser tratados en consecuencia ".

Scorsese concluye preguntándose si deberíamos refinar nuestras nociones de qué es cine y sugiere comenzar por Federico Fellini. “Se pueden decir muchas cosas de las películas de Fellini, pero hay una cosa innegable: son cine”.

Más historias que te pueden interesar: