Marta Riesco deja “El programa de Ana Rosa” y ficha por Emma García

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Marta Riesco lleva más de cinco meses apartada de la pequeña pantalla, pero ya prepara su vuelta. La periodista se pondrá frente a la cámara el próximo 1 de octubre en el nuevo programa de Emma García, que se emitirá los fines de semana en sustitución de “Ya es verano”, el espacio conducido por Frank Blanco y Verónica Dulanto. De esta manera, Marta deja, después de cinco años, a Ana Rosa Quintana, de la que ha dicho que ha sido su maestra y ha revelado lo que Ana Rosa le dijo a Marta: "Me dio un consejo: "Ponte el paraguas y que caiga. Ya dejará de llover".

Cuando Ana Rosa regrese a su programa en breve tras su batalla contra el cáncer, Marta habrá emprendido nuevos caminos. Marta era una de las reporteras más potentes de “El programa de Ana Rosa”, pero tras hacerse pública su relación con Antonio David Flores y “convertirse en personaje”, decidieron que dejara de hacer pantalla, aunque siguió trabajando para la productora en el departamento de nuevos proyectos. Tras sus vacaciones de verano, Riesco se incorporó a “Ya es verano” y ahora da el salto al nuevo espacio que ya está preparando Emma García.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Esta misma semana, Marta se ha sincerado para Diez Minutos donde ha hablado de su pasión por su trabajo y su admiración por la que durante estos últimos cinco años ha sido “su jefa”: “Siento que la productora me ha protegido muchísimo. De hecho, estoy súper agradecida a Unicorn porque de nos ser por ellos no sé lo que hubiera sido de mí”.

Photo credit: Telecinco
Photo credit: Telecinco

Y continua: “Una cosa que la gente no sabe es que dos días de que Ana Rosa contada que tenía cáncer, me llamó a su despacho para hablar de mi situación. Allí me dio muchos consejos. Yo le decía todo el rato: es que no puedo más. Y ella me animaba: “Claro que puedes”. Por eso me quedé impactada, cuando dos días después de aquello dio la noticia de su enfermedad. Entiendo que ella cuando habló conmigo, ya lo sabía, y sin embargo estuvo ahí y me escuchó hablando de temas que comparado con lo suyo no son nada. Me impactó su buen corazón porque sentí su abrazo más cálido. Le estoy súper agradecida. Yo la admiraba antes de empezar a trabajar con ella y después de conocerla, mucho más. Me parece una mujer increíble.”