Marta Ortiz, la invitada top en la boda de Alex Rivière con vestido negro

marta ortiz
La invitada más ideal de la boda de Alex RivièreCarlos Alvarez - Getty Images

La directora creativa española Alex Rivière ha sido una de las grandes protagonistas del fin de semana gracias a su boda con el empresario Christian Sieber en la idílica Venecia. Una cita a la que no han faltado un bueno número de celebrities y socialités, amigas de Rivière, que han competido en elegancia con la novia. Todas ellas son la perfecta inspiración para la invitada de otoño, pero si hay que quedarse con una la modelo Marta Ortiz está entre nuestras favoritas para haber escogido un look elegante y sofisticado con un sencillo vestido negro con el detalle más especial.

La modelo ha elegido un vestido largo negro de satén, con un patrón que marca la figura y realza si silueta, pero sin duda el gran atractivo del vestido es su escote, que evoca los bikinis halter, muy pronunciado y anudado al cuello, dejando los hombros desnudos y demostrando que una elección minimalista con un patrón impecable siempre es una buena opción para un look de invitada.

La modelo española, que paseó por las ciudad de los canales en taxi acuático e inmortalizó el momento para su feed de Instagram, también acertó de pleno con su look beauty y con los accesorios. Marta cambió su habitual media melena rizada por un moño bajo con raya al medio y acabado pulido. Unas gafas de sol vintage de su madre daban el toque old Hollywood al estilismo, en el que no faltaban las joyas.

El dorado, en contraste con el negro, fue el color elegido para un llamativo collar de eslabones que acaparaba todo el protagonismo junto a unos pendientes cortos, una pulsera rígida y un anillo con una piedra preciosa en el dedo corazón. Sin duda, un estilismo perfecto para inspirarse que demuestra que el vestido negro hace tiempo que dejó de ser un color prohibido para las invitadas y se presenta como la alternativa para aquellas que prefieren evitar los estampados y los colores vivos, apostando por un outfit atemporal que comparte protagonismo con los accesorios.