Marta Lozano: "A las jóvenes lo que les diría es que no dejaran los estudios"

Cuando alguien tiene un millón de seguidores en Instagram, es normal que hasta si se corta el pelo sea comentado. Pero ya si lo hace una de las mayores influencers de moda y belleza del país, es de lo más sonado. Así le ha ocurrido a Marta Lozano tras su último y mayor cambio de imagen.

Como compartió con su comunidad hace unos días, se cortó la melena —una de sus señas de identidad—, no solo para apostar por un bob intermedio, sino para sumarse a la visibilización de una importante causa junto a Llongueras que ha desvelado este martes: ese pelo lo donará al Proyecto Social Peluca Solidaria. Además, ha diseñado un pañuelo cuyos beneficios irán destinado a la Fundación GEICAM, Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama.

De esta manera, ha querido hacer un llamamiento a la importancia de la donación de pelo debido a la escasez de pelucas de pelo natural para las mujeres que padecen cáncer de mama —precisamente, el Día internacional contra esta enfermedad se celebra en unos días, el 19 de octubre—. También ha animado a las mujeres a que se autoexploren.

“Ha sido tanto boom en redes este corte porque nunca me había hecho nada, llevo melenón desde que tengo uso de razón”, cuenta la influencer este martes a El HuffPost. “Invito a que la gente coja una regla y mida cuánto son 40 centímetros, porque es mucho. ¡Es un cambio radical!”,

No tenía pensado cortarse tanto el pelo, pero tras conocer la propuesta se animó sin pensárselo demasiado: “Yo no sabía que había escasez de pelo y que era un problema real en este país. No me lo planteaba pero, si es para ayudar a gente que lo necesita... el pelo al final crece”.

En su opinión, los influencers tienen cierta responsabilidad social al poder ser un altavoz que escuchan tantas personas: “Creo que se hace poco, que deberíamos hacerlo mucho más. En mi caso, que me dedico a moda y lifestyle, al final estás publicando tus looks, enseñas las últimas tendencias... fenomenal, pero también tenemos un abanico muy grande de posibilidades de hacer campañas como ésta”.

[Los 'influencers'] somos un canal muy grande que puede dar visibilidad a problemas de esta sociedad y ayudar a gente, entonces ¿por qué no hacerlo?

“Somos un canal muy grande que puede dar visibilidad a problemas de esta sociedad y ayudar a gente, entonces ¿por qué no hacerlo?”, subraya.

Defiende además todo el trabajo que hay detrás de lo que se ve en redes sociales. “La gente lo critica mogollón, ‘los influencers, que no hacen nada...‘. Y yo lo entiendo, lo ves desde fuera y lo criticas y dices ‘es muy banal, es muy fácil, ganan mucho dinero de hacer nada’. Ok, si gano mucho dinero de hacer nada, ¿qué estás haciendo tú mal, que te levantas todos los días tan pronto? No es tan fácil, es supersacrificado, tienes que saber muy bien el objetivo que quieres, es muy fácil desviarte del camino... Es muy mental, una carrera de fondo”.

La 'influencer' Marta Lozano. (Photo: AURORA PASCUAL / EL HUFFPOST)
La 'influencer' Marta Lozano. (Photo: AURORA PASCUAL / EL HUFFPOST)

La 'influencer' Marta Lozano. (Photo: AURORA PASCUAL / EL HUFFPOST)

Lozano, cuya imagen está tan escrutada, admite también que tiene complejos e inseguridades “como todo el mundo”. “Siempre he sido partidaria desde pequeña de ‘si tú tienes cosas malas, también tienes cosas buenas’. ¿Por qué no potenciar las cosas buenas para que se vean menos las malas? Recuerdo amigas desde pequeñas que igual no eran tan guapas como otras pero con su actitud parecían pivones. La actitud hace muchísimo, creo que siempre hay que potenciar lo bueno que tenemos, para que lo malo se quede en un segundo plano, y también intentar mejorar lo malo”, argumenta.

Ser 'influencer' no es tan fácil, es supersacrificado, tienes que saber muy bien el objetivo que quieres... Es muy mental, una carrera de fondo

A todas esas jovencitas que la admiran en Instagram y quieren llegar a ser como ella, les daría un consejo que no tiene nada que ver con las redes sociales: “Lo que les diría es que no dejaran los estudios”.

“Yo por ejemplo empecé Publicidad, terminé estudiando Derecho. Mi mejor amiga, Teresa Andrés, estudió Enfermería y luego se sacó también International Business. Para ser influencer no hace falta que tengas un grado, ni tengas nada, pero cuando tienes que ofrecer algo a tu comunidad, cuantas más cosas sepas o más estés formada, más puedes ofrecer. Nunca te dejes eso, nunca sabes dónde te puede llevar la vida”, recomienda.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR