Marta López se confirma como el gran fiasco de 'Supervivientes'

·5 min de lectura

Hay cosas que se ven venir a la legua y la expulsión de Marta López en Supervivientes era una de ellas. Y no por su currículum ciertamente penoso en esto de los realities, sino porque parece que no aprende de su paso por ellos. Su expulsión por partida doble en la misma noche, primero de la palapa y luego de la playa de los desterrados, dejó constancia de su poca conexión con la audiencia como superviviente del programa.

Es lo que suele pasar cuando se fuerzan las tuercas frente a las cámaras cuando no hace falta. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Cuando anunciaron que en el casting de Supervivientes se encontraba la colaboradora de Sálvame y su archienemiga Alexia Rivas, todos nos frotamos las manos. Eso prometía tensión y revelaciones tras haber sido las protagonistas de uno de los escándalos mediáticos de 2020. Sin embargo, nos hemos quedado con las ganas. La estancia en el barco encallado de la exreportera de Socialité y la partida de Marta a Cayo Paloma las separaba para siempre. Aunque tuvieron varios encontronazos en la preconvivencia, a mi modo de ver buscados por la exconcursante de Gran Hermano, su historia exprés se acabó con la expulsión de Marta.

Para qué nos vamos a engañar, la audiencia no ha conectado con Marta una vez más. Ni en las redes ni en la votación. Parece mentira que no haya aprendido nada de su desfile por los platós como colaboradora de realities ni de haber sido la primera expulsada de Gran Hermano 2. Entre sus discusiones de tono ridículo con una favorita de las redes como Melyssa, sus choques inexplicables con Tom, las supuestas provocaciones a Valeria y su cercanía mediática con Olga Moreno destilaron un aire de soberbia que no gustó a la audiencia. 

Irónicamente, en la gala del jueves se destacaba lo buena concursante que ha sido Marta, desde el presentador hasta su amiga Anabel Pantoja resaltaron el buen hacer de la expulsada durante su paso por la isla. Pero yo me pregunto, ¿qué programa vieron ellos? Por muy reportera dicharachera que haya querido ser sacando declaraciones a Olga Moreno, Marta se ha coronado como "la broncas" de la edición desde el día número uno. Somos conscientes de que allí se va a dar guerra y no a tumbarse debajo de una palmera, pero sus peleas eran demasiado rebuscadas. Sabía lo que había que hacer y lo hizo. Pero la operación le salió mal. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Para empezar, su alianza dizque sincera con su de repente íntima amiga Olga olía a chamusquina. No dudamos que forjaran una alianza probablemente genuina, pero a mí me parece mucha casualidad. Marta sabe que el tema de Rocío Carrasco está en boca que todos, así que le tocaba ejercer su papel de colaboradora a orillas del mar interrogando a la parte contraria. En realidad, tampoco le hizo mucha falta insistir pues la mujer de Antonio David llegó a la isla con muchas ganas de contar su versión.

Su unión con Olga, de alguna manera, le ha pasado factura, y con la que está cayendo en España a raíz de la serie documental de Rocío Carrasco, ese acercamiento no le ha beneficiado nada. 

Las lágrimas de ambas amigas en la despedida fueron sinceras y protagonizaron uno de los momentos más entrañables de las últimas galas, demostrando uno de los errores de Marta: que se equivocó al vivir más las historias de los demás que la suya propia. Sigo sin conocer a la verdadera Marta, la madraza de tres hijos, empresaria y mujer luchadora que señalan sus amigos. Esa es la versión que nos ha faltado y nos hubiera gustado descubrir más allá de las tramas televisivas. Se ha tomado su papel de colaboradora demasiado a pecho y se ha olvidado de ser ella misma. Era más de lo mismo pero al otro lado del charco.

Quizás, si hubiera convivido con Alexia Rivas en la isla hubiera podido sacar su faceta más personal y sincera al tratarse de una traición propia, una historia de la que fue protagonista. Pero la estrategia del programa las mantuvo separadas, quizás esperando a añadir más leña al fuego en otras etapas del concurso para no cocer todos los líos de golpe y corriendo. Pero la audiencia soberana cerró ese capítulo cuando ni siquiera había empezado todavía.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En resumen, si nos ponemos a recontar los pifostios que se han montado en Honduras, podemos confirmar que la gran mayoría han sido protagonizados por Marta. Además de su rififafe con Alexia al arranque del show, ha discutido con Valeria y con Melyssa, sus compañeras de isla. A la italiana la cataloga de intensa y mentirosa, a la ex de Tom de vaga. Tiene para todas. Con Tom y Gianmarco también tuvo sus broncas, pero más leves, arreglándolas como si hubiera pasado nada. Da la sensanción que le molestara que alguien del mismo género destaque más que ella. 

Después de ser expulsada de la palapa tuvo la oportunidad de enfrentarse a Palito y Lola, dos caras prácticamente nuevas en esto de la tele a las que podía haber arrasado. Aún así la echaron y con nota. Ni sus 20 años en televisión, ni ese prestigioso currículum que restregaba en la cara a Melyssa, le sirvieron para salvarse. Su paso por su tercer reality (también pasó por GH VIP sin pena ni gloria) vuelve a dejar mucho que desear. Ojalá tanto ella como sus compis de tele hagan un poquito de autocrítica y por fin reconozcan que no ha hecho un buen concurso. La reacción a su salida fue la de "no caigo bien". Siempre echando balones fuera.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Menos gritos, estrategias y montajes, y más transparencia, frescura y espontaneidad. Por si no ha quedado claro, eso es lo que los seguidores de realities buscamos. Para lo otro ya tenemos los platós de Sálvame and cía.

Más historias que te puedan interesar: