Marta Hazas sobre trabajar con su pareja Javier Veiga: "Como eres otro personaje tiene su morbo"

Marta Hazas es una de las actrices españolas más versátiles ya que compagina sus trabajos en televisión, teatro y cine a la perfección. El pasado 13 de septiembre retomó su personaje de Clara en la segunda temporada de Velvet Colección y muy pronto tendrá un nuevo rol en Pequeñas coincidencias, serie creada por su marido Javier Veiga, que se estrenará en Amazon Prime Vídeo el próximo 7 de diciembre. Esto fue lo que nos contó a los medios congregados en el evento Upfront de Movistar+.

Marta Hazas (©Movistar+)

-¿Cómo valoras la segunda temporada de Velvet Colección?
Esta nueva temporada es muy redonda, como si hubiéramos hecho casi una película de James Bond en diez entregas, en diez capítulos de 50 minutos. Hay muchísimas aventuras, de pronto tengo un viaje a Irán. Es un poco más exótica la temporada. Y Mateo vuelve porque tiene que marcar territorio.

-A pesar de que en la serie tu personaje viaja a Irán, habéis rodado en Madrid. ¿Esto ha sido un aspecto negativo para ti o positivo por la comodidad que supone tener un plató fijo?
Como actriz es malo porque me hubiera encantado conocer Irán, que no lo conozco, o haberme tirado una temporada en Barcelona que me encanta. Como producción es muchísimo más fácil ubicar todo en un plató.

-La segunda temporada queda marcada por la incorporación de Andrés Velencoso como el villano de la serie. ¿Qué relación tiene con Clara, el personaje que interpretas?
Sin duda es una de las incorporaciones importantes de esta temporada y el personaje de Andrés, Omar, viene a las galerías queriendo hablar con un señor de bigote de toda la vida y se va a encontrar que, con la que tiene que hablar, es con la chica. Eso ya le va a fastidiar un poco. Él se encapricha con este personaje y obliga a que se tenga que ir a Irán a comprar las telas y digamos que mi personaje no es de piedra.

-¿Para Clara es más difícil luchar contra sus propios sentimientos o contra su profesión? Porque trabaja en una época en la que no era habitual que una mujer ostentara un cargo tan relevante en unas galerías.
Las dos cosas. Yo creo que lo bonito de este personaje a lo largo de las temporadas es cómo ha ido creciendo profesionalmente en un mundo que es de hombres y en las conversaciones con el personaje de Imanol (Arias) hay ese poso todo el rato. No te tratan de igual a igual en esa época. Y luego a nivel personal creo que era una época en la que las mujeres tenían que hacer muchas renuncias. El personaje de Mateo es muy moderno pero él sí puede anteponer su trabajo a su vida privada, en cambio no tolera tanto que Clara también dé prioridad a su profesión.

-¿Qué es lo que más te gusta de Clara?
Lo que más me gusta de este personaje es como está escrito. Estoy muy bien guionizada, nunca me espero hasta donde soy capaz de llegar. Me siento identificada en que es un personaje que cuando se le meten las cosas en la cabeza va a por ellas.

-¿Y qué sientes cuando estás interpretando a Clara?
A mí si me llegan a contar cuando vine a Madrid a estudiar interpretación, y cuando me ofrecieron este personaje de Clara, que era dependienta de unas galerías, que iba a tener esta evolución dentro de una serie tan bien escrita, tan bien hecha, y tan brutal hubiera dicho: “eso no me va a pasar”. Para mí ha sido algo que he ido viviendo paulatinamente pero que ahora echo la vista atrás y digo: “qué suerte he tenido”. Es un personaje y una producción en la que nunca he tenido un día de qué rollo venir a trabajar, siempre es ilusionante. Me gusta mucho las secuencias que me toca interpretar y trabajar en Bambú (Producciones) y Movistar+. Va a ser difícil encontrar otro personaje que me dé tanto como me ha dado Clara.

-¿Cuesta quitarse la piel de Clara?
No. Yo reseteo muy rápido cuando salgo de un plató. En cuanto me quitas las pestañas y el contoneo de caderas yo me quito el personaje. Eso sí, he aprendido a andar muy bien en tacones.

-¿Echas de menos a los actores y actrices que culminaron su andadura en Velvet?
No en el día a día porque la gente nueva que ha llegado es muy potente y sigue habiendo muchos compañeros. Luego también es verdad que, fuera en la vida, de los que te has hecho amigos los sigues viendo mucho. El cambio del primer Velvet a Velvet Colección fue un poco me han cambiado de clase en el instituto pero enseguida te adaptas y con ganas de volver a coincidir con ellos en la piel de otros personajes.

-Esta segunda temporada se ha emitido bajo demanda. ¿Crees que se pierde la magia de esperar una semana al capítulo siguiente?
Como espectadora ansiosa, que soy adicta a las series, me encanta que cuelguen todo porque me gusta pegarme unos maratones de lo que veo. Tal y como consumimos ahora ya todos televisión es un poco absurdo esperar a esto de semana a semana. Creo que eso ya va a quedar un poco para la emisión en abierto porque tú te organizas como lo quieres ver y tiene más sentido colgar todos los capítulos a la vez.

-¿Te apetece la internacionalización de tus trabajos?
Si me llegan proyectos fuera como los que estoy disfrutando aquí en España sin ninguna duda porque no hay nada más bonito que tu profesión te permita viajar, aprender otras disciplinas, conocer sitios y personas.

-Próximamente te veremos en Pequeñas coincidencias, serie creada por tu marido Javier Veiga. ¿Trabajar en pareja resulta fácil?
Como eres otro personaje tiene su morbo.

Para seguir leyendo:
Marta Hazas sobre Velvet Colección: “Clara y Mateo tienen que acabar juntos”
Diego Martín: “Uno empieza a ser consciente de que puede hacer comedia cuando los demás dicen que haces gracia”

Imagen: ©Movistar+