Marta Harff, referente del mundo emprendedor: los secretos de una empresaria que vive reinventándose

Su nombre y apellido son sinónimos de mujer emprendedora. Ella conoce de reinventarse, de ser resiliente y de enfrentar los riesgos. Supo armar una empresa de cero, llevarla a la cima y volver a arrancar con un nuevo emprendimiento. Se trata de Marta Harff, creadora de Perfumum Bue.

Esta nueva empresa nació en 2007. "Quise realizar un nuevo emprendimiento que, en principio, girara todo alrededor del perfume, y lo nombré con el origen etimológico de la palabra", cuenta Harff.

Es que Per Fumum significa a través del humo en latín, y Bue por Buenos Aires. "Para representar que desde Buenos Aires podemos equipararnos a Paris, Roma y otras ciudades del mundo en esta materia", explica la emprendedora.

"Se trata de proponer un concepto totalmente nuevo de perfumación integral, con productos de primerísima calidad y presentaciones que son sustentables, ecológicas y funcionales económicamente: Bidones reciclados y recicables (de recarga), frascos reusables y optimización en el uso inteligente de los productos", detalla Harff, que siempre buscó en sus emprendimientos optimizar el uso de las materias primas.

Mujer y emprendedora

Para Marta Harff, el ser mujer no implica enfrentar "más dificultades que la propia capacidad y el proceso de aprendizaje que todo emprendimiento requiere en su etapa inicial. Justamente, emprender es una gran oportunidad para las mujeres capaces y capacitadas", advierte.

Lo cierto es que nada amedrenta a esta emprendedora, que ya logró que su marca tenga representación en Brasil, Chile y España.

Como emprendedora, Marta logró llevar su marca a otros países

"No fue mi objetivo inicial. Pero si tenés un concepto-store y es exitoso, las personas que viajan y buscan nuevos emprendimientos en su lugar de residencia piensan que pueden llevar adelante el proyecto tal como lo venimos haciendo en Argentina", describe, y así nacieron las franquicias.

Además, en el país tienen locales en Ciudad Autónoma de Buenos Aires, La Plata, Rosario y Córdoba. Incluso, ya están estudiando otras propuestas de franquicias en el mundo.

Emprendedora sin miedo

Si algo atravesó Marta durante sus años como emprendedora fueron crisis. Por eso, muchos la consultan sobre cuál es el secreto para enfrentarlas.

"No hay una regla general. En nuestro caso, la pandemia nos encontró armados para contactar a los clientes más directamente, por tenerlos fidelizados desde siempre y con sus datos. Como inicialmente nos comunicamos y solidarizamos, nos encontramos con una respuesta solicitando nuestros productos, que tuvieron un rol protagónico en las casas", cuenta Harff.

Por otro lado, también sabe lo que es operar en un mercado inflacionario. "Es especialmente frustrante, sobre todo cuando ya pasaste varias veces en tu trayectoria con las mismas piedras", se lamenta.

"La Inflación hay que explicarla: primero y principal saber que no es culpa nuestra, es resultado de una mala política económica. Me voy anticipando en dar la información correcta sobre lo que significa aumentar los precios cuando muchos costos están atados a insumos importados, y cuando todos los proveedores aumentan", aclara.

La inflación es un factor de estres para emprendedores y sus equipos.

Y agrega: "los franquiciados y el equipo de venta se resiste a los aumentos porque los estresa el tener que enfrentar al cliente con mayores precios. Por eso, hacemos comparaciones de precios de la competencia y se los damos a conocer. Anticipamos que es posible que nos falten determinados productos, pero no aumentamos por anticipado para cubrirnos. No especulamos con la inflación, la sufrimos como todos".

Consejo de una mujer emprendedora

A su vez, reconoce que es "muy gratificante ser considerada como inspiradora, pionera y referente. Y es también una gran responsabilidad. Sigo trabajando, tratando de dirigir y transmitir mis conocimientos especialmente a mi equipo de trabajo, con el ejemplo, con la dedicación, poniendo la capacidad y la calidad como valores que no se negocian", dice.

"Emprender en la Argentina es un doble desafío. Al riesgo de toda primera etapa de aprendizaje, que consiste en equivocarse al menor costo posible, la incertidumbre que genera el proceso inflacionario complica y representa un mayor peligro. Pero, puedo decir que hay que saber cuánto se puede aguantar perdiendo y, por supuesto, estar dispuesto a asumir el riesgo", concluye Harff.