Marisa Martín Blázquez y la importancia de sus mensajes en Instagram

Anna Sanchez
·5 min de lectura
Marisa Martín Blázquez: honesta y valiente en su Instagram (@marisamartinblazquez)
Marisa Martín Blázquez: honesta y valiente en su Instagram (@marisamartinblazquez)

Las redes sociales son un arma poderosa y, aunque muchas famosas las usan solo para colgar fotos de sus looks, sus comidas y sus vacaciones de lujo, la periodista Marisa Martín Blázquez va mucho más allá.

La que fue esposa de Antonio Montero durante 25 años usa su perfil de Instagram como su ventana al mundo para hablar de temas trascendentales que la afectan. En el IG de Marisa podemos encontrar desde fotografías banales de su rutina en el gimnasio hasta mensajes mucho más profundos como sus poesías o, recientemente, la confesión de su enfermedad.

Marisa, como todos los rostros populares de la televisión, también tiene sus haters pero ella les responde con una educación que, como dice Montero, “les deja desarmados”. Normalmente abundan los comentarios sobre su físico, sobre si su ojo está más abajo que el otro, sobre si se ha operado mal la cara etc. y por eso ella ha querido poner fin a estas informaciones erróneas.

La colaboradora de ‘El Programa de Ana Rosa’ ha contado de un modo honesto y valiente que está enferma y que vive medicada. Mensajes como éste son muy necesarios en redes sociales por parte de personajes públicos, ya no para callar a los haters, sino para dar visibilidad a distintas patologías y ayudar así a otros pacientes que las puedan padecer además de enseñar a la gente a no juzgar.

Marisa empezó su texto con un “ Hoy he decido contaros algo mío y muy íntimo” y siguió haciendo alusión a las críticas: “Hay mucha gente que en mis RRSS, y sin conocimiento de causa, hace sorna y burla acerca de algo que se ve en mi cara. Me dicen que deje de operarme, que qué me he hecho en la cara. Incluso, si googleas mi nombre, una de las primeras cosas que encuentras es “Marisa M-B, ojo”.

Compartiendo con sus seguidores la parcela más privada de su salud, Marisa explicó: “Síntomas de cómo se manifiesta la Miastenia Gravis, enfermedad que me diagnosticaron cuando tenía 23 años y con la que convivo llevándonos ambas relativamente bien. Nos respetamos e intentamos no fastidiarnos. A veces, viene a atacarme, y me provoca grandes crisis que venzo con paciencia y haciéndole poco caso. Es cuando más se refleja en mi rostro y cuando más, “las buenas personas” me atacan por el tema físico.”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“La Miastenia Gravis es una enfermedad neuromuscular autoinmune y crónica, caracterizada por grados variables de debilidad de los músculos esqueléticos (los voluntarios) del cuerpo. La denominación proviene del latín y el griego, y significa literalmente «debilidad muscular grave».”

La periodista ha seguido relatando todos los síntomas que su dolencia le provoca de un modo instructivo y llegando a personas que quizá desconocen dicha enfermedad incluso teniendo los síntomas.

El modo que tiene Marisa de escribir desde el respeto y la calma en sus redes sociales se refleja completamente en la opinión que sus compañeros televisivos tienen de ella y es que colaboradores como Kiko Matamoros han asegurado que es de las mejores compañeras que ha tenido en su carrera.

Definen a Marisa como una mujer luchadora, independiente, fuerte y muy sensible, que se preocupa por los demás y que “nunca falla mandando un whatsApp cuando más lo necesitas” según han dicho varias compañeras de ‘Sálvame’.

Esta mujer empoderada también quiso compartir su feminismo en el 8-M escribiendo un texto donde argumenta porqué ella se considera feminista, es decir, defensora de la igualdad de derecho entre hombres y mujeres.

Su texto, que ha encantado a sus seguidores, empezaba: “Soy feminista porque creo que el feminismo es la defensa del principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. Soy feminista porque mi madre y mi padre me enseñaron a ser libre, luchadora e independiente económicamente. También a que ningún hombre podría ser jamás, y por el hecho de serlo, dueño de mi destino.

Marisa proseguía: “Soy feminista porque me inculcaron formarme académicamente y crecer como persona para sumar en la sociedad en la que me tocara vivir. Soy feminista porque no creo en las desigualdades de ningún tipo y porque creo en las capacidades del ser humano sin clasificarnos en géneros. Soy feminista porque nadie va a silenciar mi voz ni la de ninguna mujer.”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Soy feminista porque debo de agradecer a todas las mujeres que me precedieron que, teniendo todo en contra, consiguieron imposibles y nos legaron su lucha y estamos obligadas a continuarla. Soy feminista porque hay muchos, muchos hombres que también lo son y luchan a nuestro lado y con nosotras. Soy feminista por mi hija y por mi hijo. No les puedo dejar un testamento vacuo y basado en las desigualdades.”

Y terminaba con un mensaje claro: “Soy feminista porque nadie, en su sano juicio, puede dejar de serlo.”

Este es otro ejemplo de cómo Marisa Martín Blázquez hace que su Instagram, una herramienta que puede ser superficial o profunda según quien la use, es un pozo de conocimiento y librepensamiento que escasea en redes sociales.

Es un gusto ver como ella se expone sin miedo a mostrarse como es, implicándose en los movimientos sociales que la mueven por dentro y compartiendo a su vez la parte más vulnerable y sensible de sí misma. La fortaleza y la madurez que de muestra Marisa son, sin duda, su mejor arma contra los haters y convierten su Instagram en un auténtico tesoro para sus seguidores.

Más historias que te pueden interesar

Marisa Martín-Blázquez desvela que está enamorada

Marisa Martín Blázquez contesta a las críticas sobre su físico

La periodista Marisa Martín Blázquez hace pública la enfermedad neuromuscular que padece