Mario Casas: "Instinto está rodada de una manera sensual y erótica aunque estén dos personas hablando en un coche"

Mario Casas regresa a la televisión y lo hace por todo lo alto, como protagonista del nuevo thriller erótico que se estrena el 10 de mayo en Movistar+. Se trata de Instinto, una apuesta arriesgada donde el intérprete da vida a Marco Mur a lo largo de una primera temporada de ocho episodios de 50 minutos de duración. Y esto fue lo que nos contó el gallego a los medios congregados en la presentación de la ficción.

Mario Casas (©Movistar+)

-¿Qué encontraste en Instinto para que decidieras aceptar el proyecto?
Teresa (Fernández-Valdés) me ofrece los dos primeros capítulos que estaban escritos y me hablaron que el proyecto tenía unos ocho. Y me contaron la biografía de la serie, cómo iba a desarrollarse después de esos dos, cómo iba a acabar, qué es lo que querían contar y cómo. Me gustó lo que me ofrecieron y por instinto decidí claramente hacer la serie.

-En la serie estás especialmente tenso. ¿Es lo que más te ha costado de construir a Marco Mur?
Sí, es una propuesta que hemos hecho. Es decir, el proponer un personaje de parque de atracciones hacia afuera, como el de Palmeras en la nieve o el de Tres metros sobre el cielo, ya lo había hecho. Me apetecía hacer un personaje que estaba completamente opaco, alguien que emocionalmente cuando es un niño vive algo muy fuerte y se bloquea. Es alguien que va a destiempo. El ser humano habla, contesta, afirma, niega, pero este tío no, está así y de repente le hablan, tarda, a veces suelta una bordería o alza más la voz. Un tío raro. Cuando llegas al último capítulo y se resuelve el thriller psicológico de Marco Mur, acaba la última secuencia de la serie y te quedas a cuadros. Entiendo que este tío sea así, es que no puede ser de otra manera. Si lo hubiese enfocado por un tío más carismático y empresario de éxito cuando llegas al final no entenderías el personaje. Mi madre, que la vio conmigo en Bambú (Producciones), cuando acabó me dijo: entiendo a este tío. Antes no.

-¿Has supuesto una carga emocional dura por tanto desarrollar a Marco Mur?
Mucho. Interpretar a este tío me ha costado mucho. Está en un sitio muy oscuro, es alguien que ha sufrido muchísimo y que sigue sufriendo, que está intentando buscar respuestas y no las encuentra. No tiene capacidad de tratar a su hermano, lo tiene en un centro, ha sido abandonado por su madre, no tiene padre. Es alguien con un sufrimiento interior brutal y es alguien que ha visto algo cuando era niño que le ha impactado. Ha intentado bloquear y borrar. Para mí, meterme ahí como actor todos los días era muy duro y físicamente tan rígido.

-¿Cuáles han sido tus referentes a la hora de preparar a Marco Mur?
Para mí, lo que hace Mickey Rourke en 9 semanas y media es jugar con su atractivo. Éste no tiene todavía la capacidad de hacer eso. Y Shame también en momentos. Instinto no es una serie gratuita, aunque se vende muy bien lo del sexo. Al final queremos atraer a un público y ojalá venga el máximo posible. Pero la serie cuando la ves son muchísimas más cosas: habla al final sobre las relaciones humanas, sobre cómo yo trato con mi hermano, y realmente lo tengo en un centro porque no soy capaz de mantener una relación con él, el cómo no sé ni tener una relación con mi socio de empresa. Instinto no es sólo un club, está rodada de una manera sensual y erótica aunque estén dos personas hablando en un coche porque hay bocas, respiraciones, miradas, piel. Es sensual en todos los sentidos.

-¿Cómo ha sido trabajar con tu hermano, Óscar Casas?
Con mi hermano lo que me costaba todo el tiempo era no empatizar con él. Hace una cosa tan bonita que yo, desde Mario, me dan unas ganas de jugar con él como actor y abrazarlo. Era muy complicado porque todo el rato lo evito y no quiero contacto con él. Nosotros somos completamente lo contrario y me daba cosa no poder jugar como actor con él desde otro sitio. Pero así son estos dos personajes y es lo bonito, ese conflicto emocional que tiene Marco Mur con su hermano. A lo mejor hay ahí algo emocional que le recuerda a su madre. Cuando aparece la madre es de las secuencias más potentes que tiene Marco Mur porque ahí ves el dolor que tiene, el choque de trenes y cómo la culpa de todo y, a lo mejor, no es tan culpable.

-¿Cómo valoras las escenas sexuales que tiene la serie? ¿Fue otro reto?
Ya cuando leo el guion es: Marco Mur corre, jadeo, planos de cómo jadea, se ducha, se masturba, desnudo en la casa, se cambia. Instinto es ese minuto y medio del principio. Sin tapujos. Sabía hacia dónde íbamos. Después dentro del club, la manera en que lo han dejado montado, es más idílico y fantasioso, más elegante. Es cierto que yo al principio cuando entré en el club hacía algo más sucio, más bruto, más soez y más oscuro sexualmente hablando. Alguien más ambiguo y con más aristas en el sexo. Hablo de cosas que se han evitado porque al final era el tono de una serie y lo que tú no puedes tener es un tío que ya de por sí, en el día a día, no empatizas como espectador, y en el club no puedes tener un tío que te caiga mal, y que tiene unas prácticas sexuales que van más allá, porque no te interesaría el viaje de Marco Mur. No es que se haya suavizado, porque tiene alta carga sexual, pero sí la ambigüedad que tal vez yo había hecho.

-¿Has aprendido algo de las secuencias sexuales?
Aprender no he aprendido nada. Me he visto en situaciones que, tal vez, no había vivido y no es que las haya vivido ahora al 100% pero lo he podido vivir al 25%, y algo más de juguetes que habían ahí encima y no sabía qué eran y ahora sí sé lo que son. Vivimos en una sociedad abierta y las diferentes prácticas sexuales todos sabemos cuáles son: la dominación, el atar… pero el vivirlas en práctica es distinto.

-¿Qué valoración haces de tu carrera y la llegada de nuevas plataformas?
He seguido mi instinto constantemente hasta el día de hoy. No me he planteado ahora voy a hacer cine, ahora voy a hacer televisión. Yo nací en la televisión y ahora no es que vuelva a la televisión es que la era cambia. Y cambia a lo digital. Ya el cine y la televisión están muy pegados, es lo mismo para mí la manera de preparar los personajes. Empiezan a haber guiones que tienen la misma calidad que en el cine. Lo más importante son los guionistas. Que haya grandes proyectos en este país se basa en eso y me parece que cada vez hay mejores guiones que se pueden llevar a televisión y no se quedan sólo en el cine.

Para seguir leyendo:
Mario Casas le hace la competencia a Christian Grey en el primer tráiler de Instinto
Mario Casas sube la temperatura como el nuevo Christian Grey

Imagen: ©Movistar+