Mario Casas, el eterno olvidado de los Premios Goya (otra vez)

A sus 32 años, Mario Casas se ha convertido en uno de los rostros más habituales del cine español llevando nuestra industria a otros territorios como China (donde arrasó con Contratiempo). Y este año tenía un papel que finalmente lo acercaba a los preciados premios de la Academia de Cine. Muchos dimos por sentada su nominación tras ver la dedicación física y personal que le dio a su personaje superviviente del Holocausto en El fotógrafo de Mauthausen. Pero no. Otra vez lo pasaron por alto.

Mario Casas en ‘El fotógrafo de Mauthausen’ (Crédito: cortesía de Filmax)

A pesar de perder casi 14 kilos para el personaje y ser aplaudido por la crítica; y de tratarse de una época que siempre atrae la atención de las temporadas de premios, Mario Casas se quedó fuera de las nominaciones de la 33 edición de los Premios Goya. En su lugar, la categoría de Mejor Actor está poblada por pesos pesados como Javier Gutiérrez (Campeones), Antonio de la Torre (El reino), Javier Bardem (Todos lo saben) y José Coronado (Tu hijo).

[RELACIONADO: Premios Goya: ‘El Reino’ y ‘Campeones’ lideran con 13 y 11 nominaciones]

En defensa de la Academia debo decir que no era un año fácil para elegir a solo cuatro candidatos. El 2018 ha sido un buen año para el cine español con magnñificas propuestas, tanto en el sector de las grandes producciones como de menor presupuesto. La buena noticia es que este año hay variedad de géneros, producciones y temáticas. Y las mujeres por fin pisan más fuerte.

Si bien los cuatro cineastas nominados a Mejor Director son hombres, la categoría de Mejor Director Novel cuenta con cuatro promesas femeninas: Andrea Jaurrieta (Ana de día), Arantxa Echevarría (Carmen y Lola) y Celia Rico (Viaje al cuarto de una madre), acompañadas por César y José Esteban Alenda (Sin fin).

[TE INTERESA: Mario Casas se hace hombre: el ex ídolo juvenil entra al selecto club de los grandes protagonistas]

Pero volviendo a Mario, estoy segura de que si los Goya nominaran a cinco candidatos como hacen los Globos de Oro y los Oscar, él habría sido el quinto. No quisiera pensar mal y que la Academia sigue sin tomarlo en serio tras ver su labor en su última película o Bajo la piel de lobo.

Afortunadamente, El fotógrafo de Mauthausen consiguió nominaciones en apartados más técnicos como Mejor Dirección de Producción, Dirección Artística, Vestuario y Maquillaje y Peluquería.

Por su trabajo solo tiene una nominación a los Premios Gaudí y, en sus 13 años de carrera jamás ha estado nominado a los Goya. Ni siquiera por Bajo la piel de lobo. Pobre. Era hora y ésta era su mejor oportunidad de conseguirlo.

Las redes incluso se han percatado de su ausencia provocando todo tipo de comentarios:

Y tú ¿también crees que se lo merecía?

Todavía le quedan años de carrera por delante ¡a ver con qué nos sorprende próximamente!