Mario Casas debuta en la dirección con un homenaje al cine 'quinqui'

·2 min de lectura
Mario Casas credit:Bang Showbiz
Mario Casas credit:Bang Showbiz

El actor Mario Casas, antaño ídolo juvenil y ganador de un premio Goya, ha anunciado que debutará en la dirección el próximo mes de octubre, dando comienzo al rodaje de 'Mi soledad tiene alas' en la ciudad de Barcelona. Como ha explicado el intérprete en conversación con la revista ICON, su hermano Óscar Casas protagonizará esta historia inspirada en el cine 'quinqui' que, a finales de los años 70 y principios de los 80, retrataba la precaria vida de los más jóvenes en los barrios periféricos de las grandes urbes españolas.

La trama, escrita por la reputada guionista Deborah Francois, narra las desventuras de un grupo de delincuentes que se ganan la vida asaltando joyerías y que no tienen más remedio que huir a Madrid cuando la situación se les vuelve adversa. Salvando las distancias con su propia historia vital, el intérprete ha señalado en su entrevista que la historia reflejará el día a día de los mismos distritos en los que él se crio, áreas muy alejadas de la belleza y la modernidad que caracterizan el centro de la ciudad condal.

Además de los referentes anteriormente citados, Mario ha revelado que su primer proyecto como realizador seguirá los pasos de cintas de principios de siglo como 'El Bola', '7 Vírgenes' y 'Barrio', que pretendían concienciar sobre los factores económicos, políticos y sociales que explicaban en buena medida la inseguridad ciudadana y la proliferación de crímenes en el seno de las capas más desfavorecidas de la sociedad. Asimismo, en su ópera prima como director, el artista reivindicará la cultura del grafiti, la expresión artística por excelencia en estos entornos.

Esta es la segunda colaboración profesional de Mario y Óscar Casas. Los dos intérpretes trabajaron codo con codo en la serie 'Instinto', de la plataforma Movistar+, y ahora experimentarán por primera vez la relación tan particular que existe entre un actor protagonista y su director, en la que, a buen seguro, jugará un papel muy positivo su inmejorable dinámica fraternal, marcada por la confianza mutua y su ya demostrada compenetración.