Mariano Alameda: de su fama ‘Al Salir de Clase’ a profesor de yoga anónimo

·3 min de lectura
3 May 2006. Madrid (Spain). Dress rehersal at the Valle Inclan Theatre of about the play 'De repente el ultimo verano', by Tennessee Williams with stage design by Richard Cenier and direction by Jose Luis Saiz. In the image, the actor Mariano Alameda in a scene.  (Photo by Quim Llenas/Cover/Getty Images)
Mariano Alameda fue actor de fama nacional y ahora se dedica al yoga (Photo by Quim Llenas/Cover/Getty Images)

La década de los años noventa estuvo televisivamente marcada por una serie coral protagonizada, entre otros, por el actor Mariano Alameda. La ficción que muchos treintañeros todavía recordamos se llamaba ‘Al Salir de Clase’.

En la serie Mariano Alameda daba vida al personaje de Iñigo, un guaneras con el pelo “a capa” como se llevaba en aquel entonces que quizá hoy nos parecería un horror pero que, en aquel momento, estaba muy de moda.

Él mismo admite que le ha costado décadas quitarse el nombre de Iñigo de cara al gran público y es que, si bien después de la serie hizo algunas ficciones y obras de teatro, el personaje le perseguía sin cesar hasta que dijo basta.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Hace ahora 12 años que Mariano Alameda dejó la profesión de actor que tanta fama le reportó y es que el camino hacia la sanación interior y la paz mental y espiritual, le cautivó de tal manera que abrió su propio centro de yoga y terapias.

Según cuenta a ‘El País’ estaba en India en el año 2000 meditando al amanecer del río Ganges cuando unos turistas españoles le gritaron “Iñigo, ¡es Iñigo!” entonces supo que no bastaba con haberse ido de viaje a la otra punta del planeta: "Me cabreé mucho y me di cuenta de que no bastaba con cambiar de escenario, con huir; tenía que cambiar por dentro”.

Actualmente el guaneras de los noventa ha dado paso a un hombre maduro que se dedica por completo a Nagual, su academia de yoga y actividades asociadas que tiene como objetivo la difusión de prácticas y técnicas útiles para alcanzar el autoconocimiento, el desarrollo personal y, en consecuencia, la satisfacción vital.

Además de dirigir el centro, Mariano imparte clases tanto presenciales como online, según la página web. Y, además de esa vocación vital hacia el yoga y la espiritualidad, el exactor también ha publicado un hermoso libro de ilustraciones.

Es de la editorial Kyrie y se llama “Las enseñanzas del perro Zen” en este libro encontramos ilustraciones con ‘poemas cortos’ de estilo japonés llamados haiku que narran las grandes enseñanzas de Zen quien, según Alameda, le enseñó a ser él mismo, a vivir el presente, ser auténtico y perder el miedo a morir.

Lo cierto es que todo aquel que conviva con un animal sabe que estas valiosas lecciones de vida nos las dan de un modo natural y es hermoso que Alameda haya conectado a ese nivel profundo con Zen durante los 16 años de vida de su querido compañero de vida. Además, también demuestra una fuerte conexión consigo mismo debido a su búsqueda personal y a su profesión.

Es curioso como, aunque llevemos tantos años sin verle en la ficción, al ver su rostro es inevitable acordarnos de ese joven Iñigo y estoy segura de que, aunque desde la distancia y la calma que supone vivir alejado de la cresta de la ola mediática, él también guarda un gran recuerdo para ese personaje en su corazón.

Te puede interesar...