'Marianne', la serie de terror puro que te dejará sin poder dormir

PUNTUACIÓN: 95/100

¿Has oído hablar de Marianne? ¿La viste nombrada en redes sociales o alguien te dijo que lo pasó de miedo viendo el primer episodio en Netflix? Pues sí, la nueva serie de terror de la plataforma streaming no tiene nada que envidiarle a la antología más popular del género, American Horror Story, más bien al contrario dado el bodrio que tuvimos que soportar en sus últimas temporadas. El furor es real, tan real como el fantasma que acecha la historia. Marianne es una joyita imperdible que todo amante del género no puede perderse. Eso sí, lo de hacerlo con la luz apagada quizás es mejor dejarlo para otra serie un poco más light. Y aquí te cuento por qué.

(Crédito: Emmanuel Guimier; Netflix)

Que el cine de terror está viviendo su mejor momento, no cabe ninguna duda. Y lo dice una servidora que pasó tardes de sábado visitando las estanterías del género en el videoclub del barrio en los 90 porque la cartelera solo ofrecía un puñado de propuestas comerciales al año (alabado Wes Craven). Pero unas tres décadas más tarde, las cosas han cambiado. Las historias de terror nos llegan por todos los rincones posibles. Las series se han sumado a la moda y ¡hasta los Oscar le han dado su merecido lugar!

Netflix tiene un catálogo extenso dedicado a las películas y series de terror, poblado de tantos clásicos como de producciones propias. Como es el caso de sus adaptaciones de algunas novelas de Stephen King, la original La perfección o la aterradora El apóstol. En el caso de las series comenzaron de a poco, para luego traernos Hemlock Grove, La maldición de Hill House, Chambers y ahora, Marianne. Y de más está decir que están adoptando un doctorado en esto de asustarnos a través de cualquier pantalla.

Marianne es una serie francesa de producción propia que cuenta con ocho episodios. Se estrenó el 13 de septiembre, y como buen fenómeno, fue ganando adeptos gracias al boca a boca. Existe algo en el lenguaje francés que siempre da un toque de perversidad sofisticada al género, como vimos en Alta tensión (2003) o Martyrs (2008) y tantas otras. Y aquí lo consigue aun más al mezclar la musicalidad del lenguaje con voces profundas y un ambiente que recrea tanto misterio como suspense.

(Crédito: Emmanuel Guimier; Netflix)

La serie, protagonizada por Victoire Du Bois, se centra en una exitosa escritora de novelas de terror que consigue deshacerse de sus pesadillas cuando traslada el personaje de sus sueños a las páginas de sus libros. Pero ese monstruo que la acechaba existe en la vida real y reaparece para atormentarla a ella y su pueblo. Se trata de un espíritu malévolo que se hace llamar como el título de la serie que la obliga a seguir escribiendo.

Desde el primer episodio, Marianne consigue ponerte los pelos de punta. El suspense está desde el principio, con monstruos acechando cada vez que la protagonista se queda dormida y momentos que atacan al espectador de repente con toda la voracidad de un director dispuesto a asustarte.

Además del idioma, existe otro elemento que la hace aterradora y es la encarnación del demonio protagonista en una anciana. No es la primera vez que el género recurre a los abuelos para transformarlos en verdaderos monstruos de cine. Lo vimos en The taking of Deborah Logan (2014), La visita (2015), Mercy (2016) y tantas otras. Pero en esta ocasión, suben el listón gracias a la actuación siniestra y espeluznante de Mireille Herbstmeyer, una intérprete más conocida en el circuito teatral francés que verdaderamente consigue ponernos los pelos de punta.

(Crédito: Emmanuel Guimier; Netflix)

Si no hay nada más siniestro que una abuela endemoniada en una historia de terror, la serie expande aún más su poder de convocatoria aterradora al poner a niños suicidas por culpa del mal y unos padres desnudos que desaparecen caminando hacia la luz con el cuerpo llenos de cicatrices.

Marianne crea tensión en el ambiente, y lo transmite, convirtiéndose en el tipo de serie que no puedes devorar de repente (al menos que el cuerpo te lo permita). Sino que más bien es para disfrutar de un capítulo a la vez, dejando que el terror inunde nuestro espacio para darnos un merecido respiro antes de ver otro.

Exorcismos, posesiones, maldiciones, drama personal, suspense y terror. Todo se mezcla en esta historia aterradora que consigue mantener la tensión de principio a fin. Marianne es la serie que hace realidad nuestras peores pesadillas, y todo con una abuela con unos ojos y sonrisa malvada que, sin dudas, jamás olvidaremos.

Si todo estos detalles te suenan es porque Marianne bebe directamente del estilo de Stephen King. Es la serie que él hubiera escrito en otra vida. La diferencia: no transcurre en los 80 ni en Maine. Marianne es puro homenaje al género, sin ahondarse en tramas personales más allá de lo que presenta, sino exponer una historia exclusivamente aterradora.

¿Querías más terror? Pues ya no tienes excusa.

Para seguir leyendo:

Tráiler | En la hierba alta, la película de Stephen King que aterrorizará a los usuarios de Netflix

Crítica de 'IT: Capítulo 2': Pennywise protagoniza una secuela a la altura, plagada de sustos, larga pero satisfactoria

Crítica: 'Infierno bajo el agua', un festín de terror y suspense con caimanes al acecho

La casa real que inspiró a Expediente Warren sigue embrujada