Marianne Faithfull, el icono sesentero que nos inspirará en 2023

marianne faithfull
Marianne Faithfull, el icono sesenteroJacques Haillot

Los años sesenta fueron transformadores para ámbitos tan diversos como la música (con la eclosión de grupos tan legendarios como The Rolling Stones o Los Beatles), la ciencia (la llegada del hombre a la luna en 1969) o la liberación femenina a través de la moda (la minifalda de Mary Quant y el uso del bikini sacudieron convencionalismos en aquellos años). En esa década, se fraguaron iconos eternos. Referentes de estilo a los que, sesenta años después, se vuelve la vista una y otra vez. Entre ellos, estaba Marianne Faithfull, una cantante y actriz británica que supo aprovechar la efervescencia de una época donde el hedonismo era una filosofía de vida y todo eran nuevos comienzos. El 29 de diciembre, la artista cumple 76 años convertida en una leyenda viva de la música y testigo privilegiado del swinging Londonmás inspirador. Además, la actriz Lucy Boynton está inmersa en el rodaje de la película biográfica que llevará la vida de Marianne Faithfull a la gran pantalla. La intérprete, que comparte cierto parecido con Marianne, tanto físico como a la hora de vestir, con esa estética años sesenta que no hubiera desentonado en el Londres de la época, también ha ejercido de productora ejecutiva. La cinta, titulada Faithfull, estará dirigida por Ian Bonhôte y se estrenará en algún punto de 2023, aunque por el momento no han trascendido muchos detalles. Eso sí, cuenta con el visto bueno de Marianne, quien conoció personalmente a Lucy Boynton en un desfile de Chloé hace un par de años. “Me miró de arriba a abajo y dijo ‘Sí, vale’”, ha contado la propia Boynton en una entrevista.

Musa del ‘Swinging London’

Marianne Faithfull era solo una adolescente cuando fue descubierta en una fiesta de los Rolling Stones. En tiempo récord, pasó de ser una desconocida a ser una figura popular en el mundo de la música, además de una musa del swinging London (como se denominó al movimiento cultural surgido en la capital británica en los sesenta). Su éxito musical fue de la mano de su adicción a las drogas. Pero comencemos por el principio. Marianne Faithfull nació en Londres el 29 de diciembre de 1946, en el barrio de Hampstead, una zona conocida por ser el epicentro de la actividad intelectual de la época. Pertenecía a una familia con lazos aristocráticos (su madre era la aristócrata austriaca Eva Von Sacher-Masoch y uno de sus antepasados, el escritor Leopold von Sacher-Masoch, de cuyo apellido se acuñó el término “masoquismo”), aunque la economía familiar no era muy boyante.

mike jagger y marianne faithfull
Mark and Colleen Hayward

Su nombre empezó a sonar en 1964, cuando lanzó su primera canción, As Tears Go By, escrita por unos casi desconocidos Mick Jagger y Keith Richards. Sus primeros álbumes tuvieron éxito comercial y su popularidad creció cuando dio el salto al cine, donde llegó a compartir plano con Alain Delon (en The Girl on a Motorcycle, 1968). En 1966, tras separarse de su primer marido y padre de su único hijo, inició un romance con Jagger, algo que condicionó para siempre su vida. Por un lado, la ruptura no fue fácil. Por otro, aquella relación fue un obstáculo para su carrera, ya que durante años se refirieron a ella como “la chica de Jagger”. Si quieres buscar en Internet imágenes de la pareja en aquellos años, podrás comprobar el magnetismo que irradiaban y cómo sus looks eran (y son) el epítome de lo cool. Eso sí, te advertimos que puedes estar horas obnubilada analizando los estilismos sesenteros de Faithfull.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El flequillo, ligeramente despeinado, y la melena rubia ceniza a la altura de los hombros, casi siempre suelta, subrayaba la imagen desenfadada de Faithfull, muy alejada de los elaborados y voluminosos recogidos yeyé que triunfaban también en aquellos años. Los minivestidos de aire boho, combinados con cinturón y botas altas, formaban parte habitual de su armario (y del de su amiga y musa Anita Pallenberg). Un look que sería reinterpretado décadas después por iconos como Kate Moss a su paso por el festival de Glastonbury. Los abrigos de pelo, los vestidos con cuello de bebé, el conjunto de traje masculino+boina con el que se subió al escenario de Sanremo en 1967, el dos piezas de chaqueta y minifalda, incluso los calcetines blancos hasta la rodilla… cualquier estilismo resulta actual a día de hoy.

Su accesorio recurrente era el más práctico. Por un lado, el sombrero de ala ancha (sí, el mismo que las zoettes y blogueras de comienzos de milenio convirtieron en objeto de deseo). Por otro, las gafas de sol de grandes lentes (muy parecidas a las que Chanel propone para Primavera 2023). Aquel complemento cubría buena parte de su rostro, pero cuando era fotografiada sin ellas, destacaban sus ojos azules, resaltados con un delineado negro (el favorito de Alexa Chung, otra brit estilosa).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.


Un armario actual incluso décadas después

marianne faithfull
Express

Y si en 2022 su estilo se percibe como novedoso, no hace falta tener mucha imaginación para calcular el impacto que su forma de vestir tuvo en el siglo pasado. Una vez más, la moda sirvió como vehículo con el que construir una identidad, la de artista independiente, urbanita, libre y liberada. Sin embargo, la popularidad de Faithfull pasó factura a la artista, que experimentó el lado trágico de la fama. En 1970, su mediática relación con Mick Jagger llegó a su fin, aunque la influencia de Faithfull en el grupo ha quedado para la posteridad en temas como You can’t always get what you want, supuestamente inspirado en ella. Los problemas personales de la británica se multiplicaron en aquellos años. Sus adicciones a las drogas se agravaron, lidió con la anorexia y llegó a dormir en la calle durante dos años, tal y como contó ella misma en su autobiografía publicada en 1994.

Afortunadamante, logró superar el bache y en 1979 su álbum Broken English volvió a situarla en el circuito musical. Desde entonces, ha compaginado la música con actuaciones puntuales en películas como María Antonieta (Sofia Coppola, 2006) o Irina Palm (Sam Garbarski, 2007).

La influencia de Marianne Faithfull en la moda puede que no fuera intencionada, pero sin duda ha logrado sobrevivir al paso del tiempo. En su colección de otoño-invierno 2017, Chloé, firma por aquel entonces capitaneada por Clare Waight Keller, imaginó un armario repleto de referencias a la musa del Swinging London. En 2014, Saint Laurent ya había recuperado su figura para una campaña que unió música y moda. En la actualidad, Faithfull es un rostro recurrente en las semanas de la moda más exclusivas, donde comparte primera fila con actrices como Lucy Boynton, la protagonista del biopic sobre su vida. Así se cierra el círculo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.