Mariah Carey 'no encajaba' en los estándares de belleza

Mariah Carey credit:Bang Showbiz
Mariah Carey credit:Bang Showbiz

Mariah Carey "no encajaba" en los ideales de belleza cuando era joven y desearía que su yo de 12 años hubiera conocido los beneficios del acondicionador de pelo.

La cantante admitió que su herencia birracial la diferenciaba de las otras personas a su alrededor mientras crecía en un pequeño pueblo de Long Island, en Nueva York, y que su familia no tenía dinero para gastar en cuidar su apariencia.

En un encuentro con la revista People, la superestrella de la música afirmó: "Fue entonces cuando aprendí que era definitivamente 'otra'. Hubiera sido genial ser realmente un camaleón, pero no tenía las herramientas para ello, es decir, no teníamos dinero. Para la gente de los barrios blancos donde vivíamos, estaba claro que yo era una mezcla. No era la niña que vivía en la casa de al lado, con el pelo largo y sedoso y las pecas. Era como, 'Oh, Dios mío, ella es lo que se supone que es la belleza'. Y yo no encajaba con eso. Tenía como tres camisas y mi pelo tenía textura, cariño".

Si la cantante de 'Hero' -que tiene los gemelos Moroccan y Monroe, de 11 años, con su ex marido Nick Cannon- pudiera dar algún consejo a su yo más joven, sería que ahorrara su dinero para comprar acondicionador y que se dejara las cejas en paz.

Al ser cuestionada por lo que le diría a su yo de 12 años, dijo: "'Ahorra tu dinero. Cómprate acondicionador y un peine, mójate el pelo, ponte el acondicionador y déjalo secar al aire. Estarás bien. Ah, y le hubiera dicho: 'Por favor, no te depiles las cejas. Nunca te va a quedar bien'".

Mariah ha plasmado sus experiencias infantiles en su nuevo libro para niños, 'La princesa de la Navidad', con un mensaje positivo en el centro de la historia.

"Se trata de sobrevivir a los matones que hacen que [la protagonista] se avergüence de quién es. Sobrevive y encuentra su destino. Su música la rescata. No es un príncipe azul el que llega. Ella salva su propio día".